Desarrollo de la Velocidad Máxima vs Acondicionamiento, Un Enfoque Sistemático.


Por: Matt Van Dyke y Cal Dietz.

Todos los entrenadores deben entender y tener la capacidad de distinguir entre la aplicación de ejercicios destinados a desarrollar la velocidad versus aumentar los niveles de acondicionamiento de sus atletas. Para realmente mejorar la velocidad de un atleta, se debe completar un trabajo de alta calidad en todo momento. Una parte importante de este trabajo de alta calidad incluye el requisito que el descanso sea suficiente para permitir una recuperación completa del cuerpo y el sistema nervioso antes de comenzar la siguiente repetición. Cada vez que un deportista no recibe el tiempo suficiente para recuperarse correctamente de una ejercitación específica, esa ejercitación se convierte en una herramienta de acondicionamiento. En el mundo del deporte competitivo, es absolutamente necesario desarrollar la velocidad máxima y los niveles de acondicionamiento, pero hay que entender las diferencias entre entrenamiento para cada una de estas cualidades.


Entrenamiento de la Velocidad.

El entrenamiento del desarrollo de velocidad en su forma más simple requiere de una cosa, VELOCIDAD. Con el fin de mejorar la velocidad máxima de un atleta, éste debe estar corriendo en la parte superior o cerca de las velocidades tope. El entrenamiento de la velocidad máxima es la actividad más exigente sobre el sistema nervioso y es por esto que requiere de tiempos de descanso completo entre las repeticiones, de modo de permitir que se alcancen velocidades sostenidas y máximas. Los tiempos de descanso completo entre cada repetición permiten al atleta repetir ejercitaciones de velocidad máxima de alta calidad. Si no se permiten tiempos de descanso adecuados, los atletas son simplemente entrenados para correr rápidamente bajo condiciones de cansancio y no para mejorar realmente la velocidad máxima.

Si a toda una sesión de entrenamiento es destinada al entrenamiento de la velocidad, es importante brindar adecuados tiempos de descanso. Sin embargo, si un entrenamiento de pesas u otra sesión de entrenamiento también se completa, es importante implementar el entrenamiento de desarrollo de la velocidad en el momento adecuado dentro de la sesión de entrenamiento. Debido a la alta exigencia neural del sprint, la velocidad máxima debe ser entrenada mientras el atleta está fresco, por lo general temprano en la sesión de entrenamiento después de que el calentamiento se haya completado. Este es el período de tiempo en que un atleta tiene la mayor capacidad para adaptarse al entrenamiento.

Los ejercicios de agilidad también pueden utilizarse para entrenar el desarrollo de la velocidad, ya que la capacidad de cambiar direcciones es vital en el rendimiento deportivo. Los ejercicios de agilidad son una de las maneras más eficaces para mejorar las habilidades de cambio de dirección. Los driles con conos deben ser entrenados mediante una mecánica adecuada de corte, con un solo pie, trabajando el borde apropiado del pie, trabajando todos los driles en línea recta sin pérdida de movimiento, etcétera. Driles simples con conos pueden llegar a ser grandes herramientas de entrenamiento de desarrollo de la velocidad al tiempo cuando los tiempos de trabajo se corresponden a la jornada de entrenamiento y ratios de trabajo-descanso son establecidos adecuadamente.

Yo establezco el tiempo de trabajo de mis repeticiones de desarrollo de la velocidad basado en el tiempo de entrenamiento del día. Utilizo series cronometradas estrictamente en la sala de pesas basado en el sistema ondulado modificado. Este método me permite controlar cada serie basado en el tiempo, en lugar de las repeticiones, lo que aumenta la cantidad de trabajo que cada atleta completa por serie. Programar los tiempos de entrenamiento justo por encima, justo por debajo y en los tiempos de competencia, optimiza la transferencia del entrenamiento para cada deporte individual. Por ejemplo, si mis atletas están terminando una sesión de entrenamiento de 5 segundos, cada repetición completada en la sala de pesas será de 5 segundos. Entonces puedo aplicar este método por tiempo a mi entrenamiento de desarrollo de la agilidad-velocidad y hacer cada rep de 5 segundos de duración. Esto empuja la adaptación del cuerpo de la misma manera para toda la sesión de entrenamiento.

La siguiente tabla proporciona ejemplos de tiempos que he utilizado para mejorar las habilidades de agilidad y velocidad máxima de mis deportistas. Recuerde que estas son sólo recomendaciones generales; los atletas pueden necesitar un mayor tiempo de descanso y más o menos repeticiones dependiendo de su capacidad para recuperarse del trabajo de alta intensidad.


Mejorar los Niveles de Acondicionamiento.

Ahora que se entienden los métodos para mejorar la velocidad máxima, el aspecto del acondicionamiento se vuelve relativamente simple. Cada vez que no se le permite una recuperación completa entre series a un atleta, la ejercitación se convierte en una herramienta de acondicionamiento. El acondicionamiento se utiliza para preparar a un atleta para la competencia real. Un ejemplo fácil de la necesidad de acondicionamiento es un receptor durante una unidad de 10 juego en un partido de fútbol americano. Si sólo entrenó según el modelo de desarrollo de la velocidad anteriormente citado previo a un juego, él puede ser el jugador más rápido en el campo, para el primer juego. Después de ese primer juego, se ralentizará sustancialmente, puesto que él no tiene capacidad de recuperación entre repeticiones de alta intensidad. Su cuerpo no fue entrenado en un aspecto de acondicionamiento, por lo que no está preparado para competir realmente en el deporte del fútbol americano, el que requiere de esfuerzos máximo, con tiempos de descanso de recuperación menores que completos.

Sin embargo, vamos a llevar al acondicionamiento un paso más allá. El acondicionamiento debe ser mucho más que simplemente cansar a un atleta, darles menos que una recuperación completa y hacer que completen otro sprint. El propósito del acondicionamiento debe siempre ser el de preparar a un atleta para la siguiente fase de su programa, ya sea entrenar en la sala de pesas, en el campo de práctica para un campamento de pretemporada o en la temporada de competición. Sus métodos de acondicionamiento pueden ser tan específicos como usted quiera que sean, incluso dentro del mismo deporte. El total de yardas cubiertas durante un juego de fútbol americano es completamente diferente entre el receptor abierto de nuestro ejemplo anterior y un liniero ofensivo del mismo equipo, a pesar de que están ejecutando la misma jugada ofensiva. Si el acondicionamiento está programado y es completado correctamente, habrá una necesidad mucho menor de acondicionamiento, si es necesario, durante el campamento de pretemporada o la temporada de competición.

El acondicionamiento se puede lograr a través de métodos distintos a la carrera. Levantamientos de pesas a ritmos altos, así como el entrenamiento intervalado, impulsarán las cualidades de adaptación del acondicionamiento con la misma eficacia que la carrera, especialmente si se utiliza la misma relación trabajo-descanso para preparar a los atletas para su próxima fase. El acondicionamiento siempre debe completarse al final de una sesión de entrenamiento si es una adaptación deseada en esa fase específica de entrenamiento. Completar el acondicionamiento al final del entrenamiento asegura que el aprendizaje de las habilidades no se vea obstaculizado, lo que debería ser el objetivo final para entrenadores y atletas.

El acondicionamiento es a menudo uno de los mayores problemas entre los entrenadores fuerza y  los entrenadores deportivos durante el período de competición. Como se indicó anteriormente, si el acondicionamiento es programado y ejecutado correctamente antes del campamento de pretemporada o el período de competencia, los atletas estarán preparados desde un punto de vista del acondicionamiento para esa fase de pretemporada o competitiva. Una vez que comienza la fase, la herramienta de acondicionamiento utilizada es la práctica en sí misma, por lo que uno puede enfocarse en preparar a los atletas con las habilidades necesarias para la competencia. Esta es la herramienta de entrenamiento más específica que tiene un entrenador deportivo. No hay manera de preparar mejor a un atleta que con una práctica que tenga un guion adecuado y que prepare al atleta para el ritmo y el volumen específico de su posición, que se experimenta en las distintas situaciones de juego. Dicho esto, no estoy sugiriendo que yo tenga la capacidad de hacer lo que un entrenador deportivo hace en cuanto a programación. Soy responsable de preparar a los atletas para los rigores del campo de entrenamiento o práctica. Una vez que comienza el campamento de entrenamiento o la práctica, los atletas deben recibir el acondicionamiento a través de prácticas debidamente programadas. Esto se debe a que, simplemente, es el modelo de acondicionamiento más específico y transferible disponible: su evento deportivo real.

El aspecto final de armar un programa de acondicionamiento completo es la consideración del tiempo. No solo el tiempo de acondicionamiento, sino también los tiempos de descanso permitidos. Las repeticiones programadas que coinciden con ese día de entrenamiento específico deben usarse para optimizar las adaptaciones dentro de cada atleta. El razonamiento para esto se detalla más arriba en la sección de entrenamiento del desarrollo de velocidad. Si se desea más volumen, se deben agregar más repeticiones al programa, no más distancias. Esto refuerza el concepto de mantener la especificidad del entrenamiento lo más alta posible. Los tiempos de descanso deben considerarse cuidadosamente y deben coincidir con el objetivo de cada fase de entrenamiento. Asegúrese de anticipar lo que la próxima fase requerirá del atleta, ya que el objetivo siempre es preparar de manera óptima a cada atleta para la siguiente fase. Si la próxima fase es el campamento, no solo es importante la cantidad total de metros, sino también los metros cubiertos en diferentes rangos de intensidad. Y, por supuesto, los tiempos de descanso entre las repeticiones deben ser considerados.

El acondicionamiento siempre debe tener un propósito. Cualquier tío promedio puede hacer que un atleta se canse. El enfoque clave como entrenador es conducir a las adaptaciones deseadas dentro de sus atletas. El acondicionamiento se debe utilizar para determinar la capacidad de un atleta para completar movimientos de alta velocidad con tiempos de recuperación inferiores al completo. Estos tiempos de descanso más cortos, junto con series cronometradas justo arriba, justo debajo y justo en los tiempos de juego, preparan a los atletas para los rigores específicos de la competencia. La forma óptima de acondicionar es, en realidad, completar el evento.

Para ver los cambios fisiológicos específicos y profundos observados en los atletas debido a los diferentes métodos de acondicionamiento, haga clic aquí (En inglés).


Acerca del Autor.

Matt Van Dyke es el Director Asociado de Rendimiento Deportivo de la Universidad de Denver. En Denver, Matt es responsable del diseño y la implementación de entrenamientos de velocidad, fuerza, acondicionamiento y ejercicios de movilidad para lacrosse masculino, esquí alpino, voleibol, tenis y natación.

Antes de su cargo en la Universidad de Denver Matt fue el Director Adjunto de Fuerza y Acondicionamiento de Deportes Olímpicos de la Universidad de Minnesota. Durante su permanencia en Minnesota, Matt fue el responsable de la programación para el rendimiento de los hombres y de las mujeres en hockey, béisbol, atletismo, y el equipo de golf de las mujeres.

Previo a su cargo en la Universidad de Minnesota Matt completó su Graduación en Ayudantía como entrenador de fuerza y acondicionamiento con varios equipos en la St. Cloud State University, donde obtuvo su Maestría en Ciencias en fisiología del ejercicio y nutrición en mayo del 2015.

Antes de su puesto como GA en St. Cloud State, Matt sirvió como entrenador pasante con el staff Olímpico de Fuerza y Acondicionamiento del Estado de Iowa en el verano de 2012, con el staff de Fuerza y Acondicionamiento del Estado de Iowa bajo Yancy McKnight en la primavera de 2013, y más recientemente con el staff Olímpico de Fuerza y Acondicionamiento de la Universidad de Minnesota bajo Cal Dietz en los veranos de 2013 y 2014.

Matt se presentó en el 2015 en la Conferencia Nacional CSCCa con "Advanced Triphasic Training Methods" y se ha presentado tanto en 2014 y 2015 en la Clínica de Rendimiento Deportivo de Minnesota, es un co-autor de "Triphasic Training, A High School Strength and Conditioning Manual" y "Balance of Power" en el número de septiembre de 2014 de Training and Conditioning, y tiene artículos en xlathlete.com, al mismo tiempo que la escribe para su sitio web profesional vandykestrength.com.
Matt fue miembro del equipo de fútbol americano del estado de Iowa durante 4 años como receptor abierto, donde obtuvo un Gran XII Segundo Equipo Honores Académicos para las temporadas 2011 y 2012.

Matt tiene una certificación de la Asociación de Entrenadores de Fuerza y Acondicionamiento Colegiados (SCCC). Obtuvo su licenciatura en ciencias del ejercicio en la Universidad Estatal de Iowa en diciembre de 2012.

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Imagen de Portada por Johann Schwarz vía Flickr: https://www.flickr.com/photos/blacksportsphotos/6939132856/

This article has 2 Comments

  1. MUY BUENO ESE REPORTAJE, YA QUE HABLA DE LO ESPECIFICO QUE DEBE SER UN ENTRENAMIENTO Y NO DE LA CANTIDAD DEL MISMO CUANDO SE CREE QUE LO ESTA HACIENDO MUY ESPECIFICAMENTE..

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *