El Caso Para el Entrenamiento de Engrasar la Ranura Para el Salto.


¿Así que quiere mejorar su capacidad de salto? En primer lugar, hágase fuerte y simétrico. Luego comience a "engrasar la ranura" (ELR) con todo tipo de saltos.


La Obsesión de los Saltadores de Clase Mundial.

El que habla es Víctor Lonsky, destacado entrenador de la URSS que preparó una escuela completa de saltadores de altura de élite en una pequeña ciudad:

“En nuestro gimnasio no hay ningún objeto que no pueda utilizarse para saltar. ¿Aparatos de gimnasia?, muy buenos. Uno puede saltar sobre el caballo con arcos, la barra de equilibrio, las barras paralelas, las barras de parada. ¿Un aro de baloncesto?, también funciona. Usted puede hacer competiciones en tocar con la mano el tablero o la red con los niños más pequeños y con una pierna para los mayores. Hace algunos años una foto de Brumel pateando un aro de baloncesto hizo su viaje alrededor del mundo. Entonces me pareció fantástico, imposible… pero hoy en día muchos de mis muchachos hacen este ejercicio.

… Sin importar qué volumen de saltos se realice en las sesiones de entrenamiento, incluso en las diarias, es insuficiente para la preparación de un saltador. Sentí esto intuitivamente durante mucho tiempo. Y ahora puedo comprobarlo con cálculos. Incluso para un gran talento es imposible convertirse en un saltador de élite sin un volumen, muy grande, de saltos. No quiero asustar a nadie, pero 100.000 saltos es el mínimo necesario. Y estos son sólo los saltos deportivos; los saltos de asistencia no están incluidos en este número, a pesar de que no son menos importantes para alcanzar el éxito. Un saltador principiante debe saltar varias horas al día, además de su entrenamiento [formal]”.

La leyenda Soviética del salto de altura Valery Brumel.

Si no tiene en sus miras el oro olímpico, 100.000 saltos son una exageración, pero el principio de ELR se mantiene. Lonsky continúa:

“Ni una sola oportunidad para saltar debería perderse durante el día. Soy feliz cuando escucho que mis muchachos no suben caminando las escaleras sino que van saltando de a varios escalones, saltan sobre las cercas en lugar de treparlas, asustan a sus madres saltando por encima de las sogas de ropa colgada y, hasta cuando se van a dormir, saltan en la cama. A veces tengo que fingir que no apruebo tal comportamiento, especialmente en lugares públicos, pero los niños y yo sabemos que no hay ninguna otra manera. Un niño no llega a ser un saltador hasta que le agarra la "fiebre del salto", un picor en las plantas de sus pies. Y no sólo se trata de amontonar varios mil saltos. Debo estar convencido de que están obsesionados con los saltos, que no piensan en nada más, de que están desarrollando un fanatismo que resulta una necesidad para un saltador, o cualquier otro atleta. Una vez vi a uno de mis atletas saltando sobre un charco. Él aceleró, empujó con fuerza hacia arriba, y.… cayó justo en medio del charco. Sus amigos y transeúntes se rieron y yo sonreí también. Húmedo y avergonzado, el muchacho era demasiado cómico. Sin embargo, nadie a excepción de mí se dio cuenta de que en el momento del salto se olvidó totalmente del charco. Él no hizo un salto de longitud; hizo un salto de altura. Él saltó sobre una barra imaginaria y aterrizó como si sólo hubiese alcanzado una altura. No estaba pensando acerca de la lluvia reciente o el charco sino sobre el salto. Yo no debía preocuparse por su futuro en el deporte".

El entrenador de salto de altura Victor Lonsky en el centro. Y no, el caballero de la derecha no es Yul Brynner.

El Prof. Nikolay Ozolin, uno de los mayores científicos del deporte soviético y un ex plusmarquista de la USSR en el salto con pértiga, favorece una práctica tradicional larga y muchas mini-prácticas, algunas tan cortas como de 5 minutos:

"Recuerdo el ejemplo vivo del atleta japonés Chuhei Nambu quien, en preparación para los Juegos Olímpicos, durante todo el día, además de la práctica principal, utilizaba cada minuto libre para hacer rebotes elásticos y saltos, caminando hacia la escuela, de camino a casa, estando con amigos, etcétera. Esto le ayudó a establecer el récord mundial de salto de longitud. Mucho más tarde, en una conversación personal, él me dijo que todo esto realmente le había ayudado a hacer de sus piernas, como él decía, "resortes de acero". Cuando le pregunté, si él no se cansaba con semejante multitud de saltos, me contestó que no, explicando que entre cada sesión de 5-10 minutos de ejercicios de salto hacía pausas lo suficientemente largas como para recuperarse. Ve, esta es la esencia de la fragmentación efectiva de las sesiones de entrenamiento: suficiente recuperación entre ellas".

Chuhei Nambu, famoso saltador japonés de largo y triple.


Cómo Llevar a Cabo su Entrenamiento de Salto ELR.

En sus sesiones ELR, haga uso de todo tipo de saltos, a excepción de los saltos en profundidad, saltos de altura y otros saltos particularmente estresantes para el sistema músculo-esquelético. Los atletas serios de potencia deben hacer este tipo de saltos solamente en sus sesiones de entrenamiento, supervisados por entrenadores profesionales. Todos los demás no tienen nada que hacer ellos.

Usted tiene un montón de otros saltos para elegir: salto en largo de pie, salto vertical de pie, saltos largos y verticales con carrera previa, salto vertical a tocar la rama de un árbol, sentadillas con salto, saltos a una sola pierna: la lista es interminable.

Investigue los saltos estilo parkour, no del tipo loco que podrían ponerlo en un hospital, sino del tipo que llama a aterrizajes muy precisos. En un estudio realizado por Rewzon, saltadores en largo no saltaron sus máximos en entrenamiento, sino que fueron mandados a saltar distintas distancias sub-máximas con precisión en el aterrizaje sobre puntos especificados. ¡Los sujetos "generalizaron" sus habilidades y mejoraron sus saltos máximos! El investigador que realizó el estudio encontró que practicar sobre una amplia gama de parámetros es mucho más eficaz que la simple repetición de la tarea con parámetros fijos. Como el investigador de aprendizaje motor, Dr. Schmidt, dice la práctica variable enseña "mucho… más que los movimientos específicos efectivamente practicados".

Por supuesto, existe el voleibol y el baloncesto. Lonsky comenta que, "el baloncesto es más que uno de mis juegos favoritos. Es un 'sparring' absolutamente imprescindible para un saltador… En él encontré una reserva adicional pero absolutamente esencial de salto. Además [estos saltos] no se perciben como un exceso de carga porque [la carga] es enmascarada por la alta emocionalidad del juego…"

Pero antes de saltar, recuerde que primero debe ser fuerte.

Antes de saltar, hágase fuerte. El curso sfl de barra le enseñará cómo.

 

Acerca del Autor.

Pavel Tsatsouline (nacido el 23 de agosto 1969 en Minsk, URSS) es un instructor de acondicionamiento físico de la ex Unión Soviética involucrado en el campo de las artes marciales y la condición física que popularizó la utilización de las pesas rusas (kettlebell) en los Estados Unidos y, podríamos decir, casi en el mundo entero.

Escribió numerosos libros, entre los que se encuentran los excelentes “Power to The People”, “Beyond Bodybuilding”, “Kettlebell Simple and Sinister” y “Easy Strength”, en colaboración con Dan John.

Desde el 2012 maneja su propia escuela “Strong First”, desde donde predica la importancia de la fuerza como base para todas las demás capacidades físicas.

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Imagen de Portada por shortCHINESEguy  vía Flickr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *