El Modelo Del Gobernador Central. Parte 2.

Una Revisión al Revolucionario Modelo de Rendimiento del Profesor Noakes.

Parte 2: Integrando el Power Running al Gobernador Central.

5019709470_b8c4e4d7f0_b
Imagen por Micheal O. Foley via Flickr

Introducción.

En la Parte 1 de esta revisión hemos establecido la base para el Modelo del Gobernador Central, a saber, que el rendimiento del ejercicio es controlado en forma central, por el cerebro. En su esencia, el modelo del gobernador central sostiene que el cerebro controla continuamente todos los sistemas del cuerpo y utiliza los datos para calcular la velocidad máxima a la que el ejercicio puede realizarse mientras que preserva y protege al cuerpo de un daño irreparable o la muerte.

En el artículo "Muscles Limit Performance" elaboré el caso de que los músculos ejercen la mayor influencia en el rendimiento. En ese artículo cité dos estudios de investigación que han encontrado que el rendimiento de la carrera de distancia se podría predecir con precisión por, tanto carreras de velocidad como eventos de salto. Específicamente estos estudios encontraron que los tiempos de sprint en 20m fueron un mejor predictor del rendimiento en los 5k que el VO2máx, y que el sprint en 50m, 300m y el rendimiento en multisaltos pliométricos eran excelentes predictores del rendimiento de carrera en los 10 k. De hecho, el rendimiento en los multisaltos pliométricos fue un mejor predictor del rendimiento de 10k que el VO2 máx y fue tan bueno o mejor para predecir el rendimiento que el umbral de lactato (el multisalto pliométrico es similar al triple salto, excepto que se realiza desde la posición de parado en lugar de un inicio en carrera).

Utilizando estos dos estudios argumenté que a pesar de que los sprints y saltos son eventos anaeróbicos, su capacidad sorprendentemente potente para predecir el rendimiento de larga distancia indica que lo que limita el rendimiento en las carreras de velocidad y los saltos, debe limitar también el rendimiento en pruebas de resistencia. Afirmé que debido a que la contractilidad del músculo es el único factor común entre las carreras de velocidad, los saltos y las carreras de larga distancia, estos estudios apoyan mi argumento de que la contractilidad del músculo limita el rendimiento de, tanto las carreras de velocidad, como las de resistencia.

La pregunta que surge entonces es: ¿invalida el modelo del gobernador central, mi modelo de rendimiento power running? ¿Si el cerebro controla centralmente la tasa de activación de las fibras musculares, no sugiere esto entonces que el gobernador central anula cualquier influencia que la contractilidad del músculo tiene sobre el rendimiento? ¿O como mínimo, que la contractilidad del músculo es secundaria al control central, por lo menos en términos del factor de influencia principal de rendimiento en el ejercicio? Vamos a explorar estas cuestiones con más detalle.


Integración de la Potencia Muscular y el Gobernador Central.

Para responder a estas preguntas permítame utilizar la siguiente analogía. No es una analogía perfecta, pero es lo suficientemente cercana como para hacer mi punto.

Imaginemos que tenemos dos motocicletas, una con un motor de 125 centímetros cúbicos (cc) y la otra con un motor de 250 centímetros cúbicos (cc). Ambos motores tienen gobernadores que impiden que los motores alcancen revoluciones excesivas y se destruyan a sí mismos. Sin un gobernador, el motor de 125cc alcanza un máximo de 30 caballos de fuerza (hp). Debido a una mayor capacidad que el de 125cc, el motor de 250cc alcanza un máximo de 40 caballos de fuerza (hp) sin un gobernador. Sin embargo, ya que ambos motores tienen gobernadores, se les impide alcanzar los máximos caballos de fuerza. El gobernador en el motor de 125cc es establecido de modo que el pico de potencia está en 25 y en el motor de 250cc el gobernador habilita 35 caballos de fuerza.

Los fabricantes de motocicletas establecen el gobernador en niveles muy conservadores antes de entregar las motos para el consumidor; de ahí la razón de la 125cc produzca solamente 25 caballos y la de 250cc apenas 35 CV, a pesar de que son capaces de 30 CV y 40 CV respectivamente. Con un poco de conocimiento y unas cuantas herramientas usted puede modificar el gobernador de cada moto para que cada uno llegue mucho más cerca de alcanzar su pico de caballos de fuerza. Con algunas modificaciones en sus gobernadores, las motos alcanzarían unos 28 CV y 38 CV respectivamente. Por supuesto, si quitó el gobernador de la moto de 125cc lograría su máximo de 30 caballos de fuerza y la moto de 250cc lograría su máximo de 40 CV.

A pesar de ser capaz de modificar el gobernador no puede hacer que el motor de 125cc produzca los mismos 40 caballos de fuerza que produce el motor de 250cc. No importa los cambios que realicemos al gobernador del motor de 125cc, el motor no va a producir 40 caballos de fuerza. De hecho, debido a sus características inherentes de diseño, incluso si se le ha extraído el gobernador al motor de 125cc no va a producir 40 caballos de fuerza. Con extensas modificaciones en el motor el motor de 125cc producirá como máximo alrededor de 35 caballos de fuerza y luego, la vida útil del motor se verá seriamente reducida debido a la inmensa tensión generada para producir esa cantidad de caballos de fuerza. Debido a su mayor ventaja en capacidad, el motor de 250cc siempre será capaz de producir más potencia que el motor de 125cc.

Aunque usted puede modificar el gobernador a fin de permitir que el motor trabaje más cerca de su máximo actual, en última instancia, ir mucho más rápido requerirá modificaciones del motor. Aumente el desplazamiento del motor de 125cc a 150cc o, por ejemplo a 200cc y al instante tendrá más caballos de fuerza y una motocicleta más rápida.

¿Cómo se relaciona esto con nuestro cuerpo? La motocicleta es el análogo a nuestros cuerpos: nuestros músculos son la versión humana de un motor de motocicleta y el gobernador central de nuestro cuerpo sirve el mismo propósito que el gobernador de la motocicleta. Nuestros músculos producen la potencia, mientras que el gobernador central garantiza que nuestros músculos no trabajen tan duro como para llegar a resultar dañados de forma permanente. Y, al igual que el gobernador en la motocicleta, el gobernador central humano es fijado por la fábrica a un nivel conservador. Y al igual que con el gobernador de la motocicleta, con el conocimiento adecuado y las herramientas adecuadas el gobernador central humano puede ser re-ajustado a un nivel superior.

Esta es, pues, la integración del modelo de la potencia muscular y el modelo del gobernador central. Sus músculos son el motor de su cuerpo y hay una cantidad máxima de energía que pueden producir. El gobernador central regula la potencia de salida, evitando que los músculos trabajen en su nivel máximo durante períodos prolongados, con el fin de proteger el cuerpo contra un daño permanente o la muerte. El gobernador central regula la potencia de salida de manera que la tarea sea completada en la forma más rápida y eficiente, manteniendo una reserva de capacidad física y mental. El gobernador central no puede hacer que los músculos produzcan más energía de la que los músculos son capaces: sólo puede regular la potencia de salida disponible.

Estos dos modelos fisiológicos (potencia muscular y gobernador central) no están en conflicto y el modelo del gobernador central no invalida al modelo de la potencia muscular. En su lugar, son complementarios, trabajan juntos para maximizar la eficiencia, manteniendo la homeostasis. De hecho, incluso el Profesor Noakes aborda el tema de la integración del modelo de la potencia muscular y el modelo del gobernador central.

Antes de proponer su modelo del gobernador central, el Prof. Noakes cree que la potencia muscular juega un papel primordial en el rendimiento. En la edición de 1991 de su libro, Lore of Running, el Prof. Noakes escribe: "Mi sesgo personal es que la tasa de transporte de oxígeno no es el factor crítico para determinar el rendimiento del ejercicio. Más bien, sugiero que los mejores atletas tienen músculos con contractilidad superiores…"(1) Aún más definitivamente, escribe, "El factor muscular determina el rendimiento de carrera a cualquier distancia". (2)

Las creencias del Prof. Noakes sobre el papel de los músculos en el rendimiento de resistencia se modificaron con la introducción del modelo del gobernador central. En la edición actualizada del 2003 de su libro, Lore of Running, el Prof. Noakes introduce por primera vez a la comunidad de las carreras de resistencia su nueva formulación del modelo del gobernador central. Articula la integración de la potencia muscular y el gobernador central de esta manera: "Yo interpreto estos resultados para indicar que los factores musculares y nerviosos (cerebrales) contribuyen al rendimiento de la carrera a cualquier distancia". (3) El Profesor Noakes ha modificado claramente sus creencias acerca del papel de la potencia muscular en el rendimiento e integró el modelo de la potencia muscular a su modelo del gobernador central.


Implicaciones en el Entrenamiento.

¿Cuáles son las implicaciones prácticas de la integración de estos dos modelos? En primer lugar, con el fin de rendir al máximo su entrenamiento necesitará mejorar tanto la potencia total de los músculos como re-establecer su gobernador central, de modo que permita una mayor potencia de salida antes de empezar.

Para aumentar la potencia muscular, recuerde nuestra fórmula de potencia de la serie "power running".

Potencia = fuerza + velocidad de contracción + resistencia a la fatiga muscular + forma física metabólica

Podemos sustituir "gobernador central" por el término "aptitud metabólica" en nuestra fórmula de potencia, ya que son básicamente la misma cosa, dejándola con lo siguiente:

Potencia = fuerza + velocidad de contracción + resistencia a la fatiga muscular + gobernador central

Mejore cualquiera de los tres primeros factores: la fuerza muscular, la velocidad de contracción de la fibra muscular, la resistencia a la fatiga muscular, y la potencia de salida total de los músculos aumentará. Usando nuestro ejemplo de la motocicleta, un incremento en cualquiera de estos tres factores se traducirá en un aumento en la potencia total de los músculos. Revise la serie " power running " y "muscle contractility" para obtener recomendaciones sobre cómo aumentar cualquiera de estos tres factores.

Resetear el gobernador central de manera que permita una mayor potencia de salida antes de que se dispare, se logra mejor mediante la especificidad del entrenamiento y la intensidad. Cuanto más específico sea su entrenamiento más preciso será su gobernador central en la determinación de la potencia de salida más eficaz para esa actividad. Por ejemplo, si usted va a estar compitiendo con calor o en colinas, entonces, usted debe esforzarse para entrenar en el calor o en colinas. Especificidad significa que usted debe llevar a cabo parte de su entrenamiento a una distancia y un ritmo similar al que estará compitiendo. Cada vez que hace esto, su gobernador central se hace más preciso en la determinación de la potencia adecuada para el evento en particular.

El entrenamiento de alta intensidad también afecta poderosamente al gobernador central, volviéndolo a configurarlo para que permita salidas de energía cada vez más altas antes de ser fulminado. Una de las razones por las que el entrenamiento de alta intensidad provoca mejoras inmediatas de rendimiento, mejoras que se han demostrado que se producen en ausencia de cambios fisiológicos (es decir, no hay cambios en la producción de lactato, la densidad mitocondrial, el tamaño del corazón, la densidad capilar, tamaño de la fibra muscular, etc.), es a partir de la re-configuración del gobernador central en un nivel superior. El entrenamiento de alta intensidad ayuda a re-establecer el gobernador central de manera que permita que una mayor masa de fibras musculares se active al mismo tiempo, dando como resultado una producción total más alta de potencia.


Resumen.

El modelo de rendimiento de la potencia muscular y el modelo de rendimiento del gobernador central son modelos complementarios. La integración de estos dos modelos nos permite describir con mayor precisión los procesos fisiológicos que ocurren en el cuerpo y ayudarnos a diseñar programas de entrenamiento más eficaces. Con el fin de mejorar su rendimiento tendrá que aumentar su potencia de salida. Esto se hace mejor mediante el aumento de la capacidad de potencia de las fibras musculares y mediante re-establecer al gobernador central para que permita una mayor potencia de salida antes de que se active.


Referencias:

  1. Noakes, T, Lore of Running, 3rd edition, 1991, Human Kinetics, pg. 21
  2. Noakes, T, Lore of Running, 3rd edition, 1991, Human Kinetics, pg. 38
  3. Noakes, T, Lore of Running, 4rd edition, 2003, Human Kinetics, pg. 64


Acerca del Autor.

Richard Gibbens vive en Austin, Texas y ha sido corredor desde 1981.

A principios de 1980, se unió a las Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos (boinas verdes). Siempre ha sido una persona activa, pero al incorporarse a las Fuerzas Especiales se dio cuenta de que su vida podría muy bien depender de su nivel de condición física. A medida que se esforzaba para mejorar al máximo su nivel de condición física y de rendimiento personal, se empezó a interesar mucho en aprender tanto como es posible acerca de la fisiología del ejercicio.

Durante años probó con diferentes métodos y modelos, de Lydiard a Bannister de Galloway a Hidgon. Luego de mucho tiempo de rendimientos insatisfactorios y lesiones comenzó a cuestionar seriamente la sabiduría de los programas de entrenamiento actuales. Así fue que empezó a leer sobre investigación que respaldase esa sabiduría. Fue entonces cuando descubrió que el modelo fisiológico actualmente aceptado, es decir, el modelo Cardiovascular / anaeróbico, tenía algunos defectos graves.

Si el modelo cardiovascular / anaeróbico está mal, entonces ¿qué es lo que realmente limita el rendimiento? Esa era la pregunta que quería responder. Mucha investigación se ha hecho sobre el ejercicio de resistencia, pero la mayoría realmente no apoya el modelo cardiovascular / anaeróbico. Gran parte de esta investigación había sido ignorado por la sabiduría convencional porque no encajaba en el modelo anaeróbico / cardiovascular actualmente aceptado. Peor aún, los resultados de algunos estudios de investigación fueron interpretados de una manera que se ajusta al modelo cardiovascular / anaeróbico.

Después de mucho estudio y reflexión encontró, delante de sus ojos, la que creía era la respuesta correcta. Usando la investigación y su experiencia fisiología, formuló el modelo de "potencia muscular" de la fisiología de la resistencia. Básicamente, su creencia es, que los músculos, y no su sistema aeróbico son, en última instancia, el factor limitante en el rendimiento. De esa creencia formuló el programa de entrenamiento que llama “Power Running”.

Actualmente difunde sus ideas a través de su web: http://www.trainingscience.net/


Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Imagen de Portada por Micheal Foley vía Flickr: https://www.flickr.com/photos/foleymo/5019709470/

Este artículo tiene 8 Comentarios

  1. Me gustaría que me aclarases alguna cosa y apuntar otras. 

    Hay un sistema inconsciente albergado en el cerebro, que contiene otros dos: un gobernador central también inconsciente y uno consciente que sería el que alberga al yo (pués ese yo no controla nada y hay que engañarle, como parece poner de manifiesto el caso del experimento ciclista). El gobernador central entonces tendría (como su propio nombre parece indicar) la sartén por el mango frente al yo consciente pero sólo en apariencia, ya que su función esta condicionada completamente por la fisiología: reacciona ante posibles daños irreversibles. Cuando esto sucede, el yo consciente entonces tendría la sensación de fatiga, que es la manera en la que el gobernador central le transmite la información. Pero si el gobernador central depende de la fisiología para transmitir esa información ya no es un gobernador central, sino un intermediario. Ahí de nuevo la fisiología toma el status de primer factor con respecto a la fatiga que es precisamente lo que la hipótesis del gobernador central quiere refutar. Por favor desmiénteme (si esto es correcto y no me he perdido) que no es un argumento circular. 

    Bajo mi punto de vista, con la palabra inconsciente bastaría. Lo de gobernador central sólo añade confusión y no aporta nada a la hipótesis. En todo caso, ese gobernador central sería simplemente una función fisiológica más, como mucho encargada de transmitir información a la consciencia en forma de fatiga por ejemplo. 

    Además, ya que esto parece ser así, me gustaría saber cuales son las señales materiales y comprobables que harían que el gobernador central fuera informado para que la sensación de fatiga llegase a la consciencia. No vale con decir que es el posible daño irreversible, por que es es no decir mucho. Habrá un conjunto de valores físiológicos en forma química o que sé yo, que hagan esto posible. Si no, la hipótesis no aporta demasiada luz sobre el tema de la fatiga.

    Por lo de la capacidad de contración muscular como factor último del rendimiento estoy completamente de acuerdo. 

     

    1. Hola Alber,

      Gracias por tomarte el tiempo de leer el artículo, analizarlo y comentarlo. Por desgracia no soy yo la persona adecuada para responder a tus preguntas. El Modelo del Gobernador Central no es una propuesta mía, ni todo lo que se publica en esta web tiene mi 100% de aprobación. Intento de todos publicar cosas que resulten medianamente novedosas y que hagan pensar. El Modelo del Gobernador Central es una de ellas y, con sus falencias, es un modelo que busca ser superador del clásico modelo cardiovascular/anaeróbico.

      Hay muchas críticas a este modelo, las incluyen ejemplos de atletas que “colapsan” durante un maratón, pasando por encima del “gobernador central”.
      Tu punto lo creo muy acertado y el gobernador central planteado tal y como está resulta ser un intermediario: hace lectura y brinda feedback para mantener la homeostasis del cuerpo. Creo que estás en lo cierto, y el término gobernador se presta a confusión en este caso, ya que no gobierna nada. Quizás hubiese sido más apropiado nombrarlo como “Modelo del Regulador Central”. Pero bueno, de nuevo, no estoy en la cabeza de quien lo propone (Tim Noakes) ni tengo todos los elementos de estudio que él debe tener como para agregar, defender o censurar mucho más a este modelo.

      De nuevo, gracias por haberte tomado el tiempo necesario para leer y pensar el artículo. Gracias por tus aportes que también hacen pensar a otros.

      Saludos,

      Juan.

  2. Hola Juan, gracias por compartir tus conocimientos. Desde mi punto de vista Noakes nos muestra el verdadero "gobernador" del rendimiento y no sólo un "regulador". Más allá de lo consciente o no que se tornen nuestras acciones y capacidad de esfuerzos, nuestro cerebro nos marca a fuego nuestra capacidad volitiva. Como bien expresas en este segundo post, individualmente tenemos características que nos permiten llegar a ciertos límites, pero raramente esos límites estarán dados por cuestiones fisiológicas sino más bien por nuestra capacidad de superar ciertos umbrales.

    Hay mucho por descubrir y mucho por analizar, aprenderemos y desaprenderemos diariamente, pero sin lugar a dudas, tal como lo afirma Noakes, somos gobernados por nuestro cerebro, para dos personas en igualdad de condiciones físicas y metabólicas el límite puede estar en la esquina a a los 42 km, depende de nuestro "gobernador central".

    Saludos cordiales

    1. Hola Matías, muchas gracias por tu comentario. Concuerdo con vos, y creo que la teoría del gobernador central, aunque con algunas algunas, es sin duda superadora del viejo modelo regulador metabólico/fisiológico.

      Un abrazo, Juan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *