Especificidad Energética: Triangulando Sobre El Objetivo II.

 

El "análisis de las necesidades" es un monstruo de tres cabezas, pero resulta un necesario primer paso en la planificación del entrenamiento. Aquí está la siguiente parte de nuestra serie sobre cómo obtener una solución exacta para su objetivo de rendimiento: la atención se centra ahora en las demandas metabólicas.

“Usted puede observar mucho simplemente mirando”.
– Lawrence Peter Berra

Para resumir brevemente lo que hemos cubierto con anterioridad:

  • La especificidad no es una entidad 1-dimensional. En realidad, tiene por lo menos 3 dimensiones, mecánica, energética y coordinativa, cada una de las cuales tiene algunos matices de la misma. No son muy complicadas, y cada una ofrece algunas ideas probadas por el tiempo sobre las que podemos apoyarnos en busca de respuestas.
  • Tenemos que explorar nuestra meta de rendimiento desde los 3 ángulos con el fin de asegurarnos de que las señales importantes no se pierdan en el ruido. De lo contrario, la trampa de la simulación nos está esperando. Trato de evitar caer en esa trampa a toda costa. Está demasiado lleno de gente ya y, además, es como un agujero negro (una vez que se cae en él, parece que resulta difícil salir).

Tenga en cuenta que repensar una idea básica, como la especificidad, consiste en la desagradable tarea de verificar nuestras hipótesis. A pesar de lo noble que el esfuerzo pueda resultar, garantiza casi con seguridad que va a visitar la “zona de incomodidad”, así como que va a perder popularidad con un montón de gente. La buena noticia es que usted tendrá una idea mucho más clara de su objetivo cuando salga por el otro lado. También puede descubrir algunas cosas útiles sobre la gente con la que está trabajando (como ser, quienes son los que pretenden y quienes son serios acerca de su entrenamiento).


Especificidad ³: Energética.

Si usted ha estado siguiendo esta serie, es de esperar que se haya convencido de que no podemos confiar en las apariencias externas en el análisis de demandas de la tarea. Necesitamos criterios objetivos. Nuestro paradigma de 3 dimensiones de especificidad nos da un marco para esos criterios. Piense en la mecánica, la energética y la coordinación como perspectivas que estamos utilizando para hacer blanco en un objetivo en 3-D, triangulando en modo efectivo sobre él. Para asegurarse de que no se pierda algo, es importante no confiar en cualquier punto de vista único, ya que ciertas cosas pueden no ser visibles desde ahí.

Hasta ahora, hemos considerado los criterios mecánicos y sus implicaciones prácticas. Ahora vamos a centrarnos en la energética. Lo crea o no, esto no tiene porqué resultar un ejercicio doloroso – aunque puede que tenga una nueva tarea a mano una vez que vea hacia dónde vamos.

No vamos a profundizar en una aburrida disertación sobre la fisiología y las contribuciones a la actividad del sistema bioenergético a esto o aquello. En realidad, es importante contar con cierto manejo en el funcionamiento de esos sistemas, pero esto es lo que más importa en este momento: nuestros sistemas de energía interactúan. No estoy hablando acerca de la interacción en el sentido de algo que coexiste o se complementa entre sí, sino que están realmente integrados. He aquí algunos ejemplos:

  • La fosfocreatina (PC) no es sólo un combustible “anaeróbico” de alta energía. El circuito de la PC es el mecanismo por el cual se transporta la energía “aeróbica” de la mitocondria hacia el sitio contráctil. ¿Alguna vez se preguntó por qué su capacidad de generación de energía se ve comprometida cuando interviene el VO2? Una pista: las reservas de PC está ocupadas en una multi-tarea.
  • Los dos pasos de la glucólisis que entregan energía – fosfoenolpiruvato (PEP) y el 1,3-difosfoglicerato (1,3-DPG) – son ambos fosfatos de alta energía, similares a la PC. En efecto, la glucólisis es un mecanismo más complejo, menos poderoso para lograr el mismo objetivo que la vía de la PC, es decir, la donación de grupos fosfato para reponer ATP.
  • Tenemos un mecanismo de transporte de lactato para el traslado de los productos glicolíticos finales hacia diferentes tejidos, donde pueden ser oxidados. Este es otro ejemplo de cooperación entre las vías “anaerobia” y “aeróbica” que incrementa el rendimiento energético.
  • Somos fundamentalmente organismos anaeróbicos con una vía “aeróbica” que originalmente evolucionó como un mecanismo de desintoxicación de O2. La belleza del sistema es que también se obtiene energía de este proceso. Esa es una llamada de atención para aquellos que piensan que la vida gira en torno al metabolismo oxidativo y la actividad submáxima. Si usted es escéptico, haga algunos deberes acerca de por qué el oxígeno es tóxico en altas concentraciones, o por qué las especies reactivas de oxígeno puede ser tan problemáticas. También revise la teoría de activación de la creatina en el control metabólico. Este es el centro real de la actividad.

Es hora de repensar en qué lugar se dibuja la línea entre un sistema de energía y el siguiente. Por lo demás, la distinción entre metabolismo aeróbico y anaeróbico puede ser una falsa dicotomía – o al menos una muy difusa. [Estoy usando los términos aeróbico / anaeróbico porque son los más populares, pero metabolismo oxidativo / no oxidativo es más preciso.] El mensaje principal es que tenemos varios subsistemas energéticos que funcionan juntos como una unidad integrada.

Esta es la razón por la que todo esto es algo bueno: Como profesionales, simplifica nuestra tarea. No tenemos que especular acerca de las contribuciones relativas de cada sistema de energía, o cómo entrenar y testear de forma selectiva a ellas. Con el fin de estar seguros de que estamos golpeando nuestro objetivo específico, todo lo que necesitamos hacer es modelar nuestro programa sobre las demandas del deporte. Básicamente, esto significa ponernos nuestras gorras de entrenadores, tomar una tablilla, un cronómetro y analizar el video del juego.

No puedo tomar crédito por la idea, pero voy a tomar posesión de dar con la frase…


Entrenamiento Metabólico Táctico.

“Táctico” en este contexto no se refiere a la aplicación militar o de las fuerzas de la ley. Tiene que ver con las tácticas de juego (y la energética correspondiente) necesarias para alcanzar los objetivos estratégicos de la competencia. Si identificamos la actividad de ejercicio de destino: intervalos de descanso y la distribución de esfuerzo, y luego entrenamos específicamente para ella, las contribuciones del sistema de energía se harán cargo de sí mismas.

La Tabla 1 muestra un simple procedimiento de 5 pasos para el modelado de las demandas especiales de resistencia de un deporte. El razonamiento es sencillo. Pocos deportes implican un esfuerzo único y breve. La mayor parte consiste en una actividad permanente con ráfagas intensas e intermitentes, o una serie de jugadas, con intervalos de descanso periódico. Los atletas necesitan la energía metabólica para ejecutar sus tareas en el nivel de esfuerzo requerido, así como la capacidad y posibilidad de recuperación para hacerlo repetidamente. Una forma sencilla y pragmática para lograr especificidad metabólica es modelar un programa de acondicionamiento sobre los patrones de actividad / inactividad de la competencia.

Esta es una variación en el concepto de resistencia-velocidad que se originó en los eventos de pista. La estrategia fundamental es desarrollar las cualidades físicas y técnicas necesarias para lograr una distribución pre-determinada de los esfuerzos, o (series de) ritmo(s) de meta, en la competencia. Es la esencia del entrenamiento planificado del rendimiento y es una simple extensión del proceso de análisis que los entrenadores utilizan en la mayoría de los deportes. Sólo estamos dando un paso más allá y analizando las tendencias de trabajo que resultan de la ejecución de un plan de juego específico.

Usted tendrá que tomar algunas decisiones importantes con respecto a lo que debe buscar al ejecutar el análisis. Vamos a comenzar con una consideración obvia: a quién va a evaluar. Además de la indagación de sus próximos rivales, se debe examinar y evaluar a sí mismo. También es una buena idea modelar otros equipos cuyo estilo de juego es similar al suyo, pero cuya ejecución es mejor, incluso aunque no sea uno de sus oponentes. Básicamente, quiere analizar a un héroe que puede ser utilizado como un modelo ejemplar de rendimiento – especialmente si su equipo está luchando para ejecutar determinados aspectos de su plan de juego.

Otra consideración clave involucra a qué segmentos del juego modelar, así como cuánto de ello simular en el entrenamiento y los tests. Tanto, criterios objetivos como subjetivos son útiles aquí. Aunque este tema parece que podría complicarse en los deportes continuos o de transición, algunas tendencias claras normalmente saltan a la vista cuando se vuelve a reproducir el juego y se comienzan a desglosar las cosas. Eche un vistazo a los recursos citados a continuación para algunos ejemplos aplicados al baloncesto, fútbol y lacrosse. Estos fueron escogidos para ilustrar cómo las variaciones en las reglas y estrategias de juego afectan al ejercicio: patrones de pausa y demandas metabólicas generales.

¿He mencionado que nuestros sistemas de energía interactúan? Sólo comprobaba.


Pros y Contras.

La Modelación Metabólica Táctica ofrece ciertas ventajas:

  • Cumple con varios criterios de especificidad.
  • Economiza tiempo y esfuerzo de entrenamiento mediante el uso de habilidades basadas en tareas, como ejercicios de acondicionamiento metabólicos (por ejemplo, realizar una serie de tareas específicas mediante un libreto, bajo cargas de trabajo competitivas).
  • Optimiza la excitación, la atención y la motivación de los atletas, dando de este modo lugar a aprendizajes / efectos del entrenamiento superiores.
  • Se evita el arduo esfuerzo y equipamiento involucrado en el análisis telemétrico o de tiempo-movimiento.

Es importante también entender las limitaciones de este método:

  • El modelado táctico no proporciona una medida directa de la intensidad de la carga de trabajo (a menos que vaya acompañado de datos de telemetría). El profesional debe, por lo tanto, establecer el ritmo(s) de entrenamiento que será de objetivo para la duración(es) del intervalo a observar.
  • Los modelos tácticos basados en patrones de juego de inicio-detención puede que no tengan relación con el volumen total de trabajo realizado en la competencia, especialmente si la actividad continúa cuando se suspende el juego (por ejemplo, después de una puntuación, penalización o tiempo fuera). En función del deporte, los atletas pueden realinearse, ir en movimiento entre juegos, entrar / salir del juego para una sustitución, etc. En estos casos, el modelo debe tener en cuenta los períodos de duración que pueden no coincidir con la suspensión y la reanudación de juego.

En general, sin embargo, el modelado metabólico táctico es una manera pragmática para seleccionar tareas especiales de resistencia basadas en el ritmo subyacente de la competencia. No es el único método que debe utilizarse para desarrollar los sistemas de energía. La Tabla 2 resume los métodos tradicionales de entrenamiento para la resistencia especial (el entrenamiento metabólico táctico es esencialmente el método de “ensayo-competitivo” aplicado a deportes complejos). El estado de entrenamiento del atleta, la fase de entrenamiento y las exigencias del deporte deben determinar el papel respectivo de cada método.


Dos Menos, Queda Uno.

Así que ahí lo tienen, un enfoque práctico para el sector de la especificidad energética de nuestro sistema de triangulación. Tuve mi primer contacto con este concepto por el Dr. David Pendergast, Profesor de Fisiología en la Universidad de Buffalo, cuando yo era un estudiante universitario hace 25 años. La idea puede que no sea una cosa nueva. El Dr. Pendergast realmente perfeccionó la metodología. En cuanto a utilizar el término "táctico" para describirla, se me puede culpar por eso (me pareció una buena idea en ese momento).

Por cierto, si alguna vez ha visto el misterioso menú de “ejercicios metabólicos” que han estado flotando alrededor del deporte del fútbol americano desde hace décadas, y se preguntó dónde se originaron, voy a soltar la sopa: Fue la idea de un proyecto que el Dr. Pendergast estaba trabajando con los Bills de Buffalo, en mediados de 1970. Nunca fue pensado como un programa de talla única que encaje en todo, pero cuando ese cuerpo técnico se repartió por todo el país (llevando, por supuesto, el menú con ellos) fue idealizado y mutó en diversas formas.

Por último, este concepto de triangulación es sólo un enfoque revisado del análisis de necesidades, el primer paso en la prescripción de ejercicio (Kraemer, 1983). Dr. K propuso inicialmente un análisis a 2 puntas (mecánica y energética) de la actividad de destino. Simplemente estamos agregando una tercera punta (coordinación) y actualizando los criterios utilizados en cada una. En la próxima: la coordinación.


Agradecimientos.

Gracias al Dr. David Pendergast y a John Taylor.

 

Referencias.

  1. Harre D. Endurance — classification and development. Modern Athlete & Coach 16(4): 19-21, 1978.
  2. Harre D. (Editor) Principles of Sports Training. Berlin: Sportverlag, 1982.
  3. Kraemer W.J. Exercise prescription in resistance training: a needs analysis. NSCA Journal 5(1): 64-65, 1983.
  4. Plisk S.S., Stenersen S.B. The lacrosse face-off. NSCA Journal 14(2): 6-8 & 77-91, 1992.
  5. Plisk S.S. Regression analyses of NCAA division I Final Four men’s lacrosse competition. Journal of Strength & Conditioning Research 8(1): 28-42, 1994.
  6. Plisk S.S., Gambetta V. Tactical metabolic training. Strength & Conditioning 19(2): 44-53, 1997.
  7. Plisk S.S. Speed, agility, and speed-endurance development. In: T.R. Baechle & R.W. Earle (Editors)/National Strength & Conditioning Association, Essentials of Strength Training & Conditioning (3rd Edition) http://astore.amazon.com/excelsport-20/detail/0736058036. Champaign IL: Human Kinetics, 2008; pp. 457-485.
  8. Schmolinsky G. (Editor) Track & Field http://astore.amazon.com/excelsport-20/detail/0920905382. Toronto: Sport Books Publisher, 1993.
  9. Steinhofer D. Terminology and differentiation of training methods. Modern Athlete & Coach 35(1): 15-21, 1997.
  10. Taylor J. Basketball: applying time motion data to conditioning. Strength & Conditioning Journal 25(2): 57-64, 2003.
  11. Taylor J. A tactical metabolic training model for collegiate basketball. Strength & Conditioning Journal 26(5): 22-29, 2004.
  12. Viru A., Korge P., Parnat J. Classification of training methods. Modern Athlete & Coach 14(5/6): 31-33, 1976.
  13. Viru A. Adaptation in Sports Training http://astore.amazon.com/excelsport-20/detail/0849301718. Boca Raton FL: CRC Press, 1995.

*****

    Tabla 1: Procedimiento para el modelado táctico metabólico para el establecimiento de criterios de entrenamiento / testeo de la resistencia especial. Fuente: Plisk y Gambetta (1997); Plisk (2008).

    1. Identificar el modelo de competencia con respecto a:

  •  Nivel (profesional, universitario, secundario, club, etc; conferencia, división, liga, etc.)
  •  Esquema / estilo / sistema (ofensivo, defensivo)
  •  Periodo de tiempo (competición, juegos, partido, etc; medio tiempo, periodo, cuarto, etc.)
  •  Personal (equipo; cambio / escuadra; posición)

    2. Identificar la naturaleza y el alcance de los acontecimientos tácticos:

  • Nivel de intensidad (subjetivo, objetivo)
  • Resultado, meta y / u objetivo (hechos asentados, por ejemplo, ataque, posesión, rally, series, etc; eventos variables / de transición, por ejemplo, despejes, quiebres veloces, equipos especiales, devolución, etc; juego de potencia, situación de hombre-extra/ hombre -caído, etc.)

    3. Grabación de vídeo de la competencia específica (s) o segmento (s) con respecto a determinados eventos y tareas tácticas.

    4. Evaluar:

  • Patrones básicos de ejercicio: pausa (distribución de frecuencias, tendencia central y variabilidad)
  • Subdivisiones (sprints y / o eventos de transición superpuestas a la actividad continua)
  • Agrupación de series como función de intervalos de recuperación-extendidos, consecuentes a lesiones, sanciones, penalidades, tiempos muertos derivados de los medios de comunicación / jueces / tácticos. 

    5. Selección de la tarea(s) central de entrenamiento / análisis:

  • Carga de trabajo, intensidad / duración
  • Posición y/o situación específica asignada (s) y técnica (s)


 Tabla 2: Métodos clásicos para el desarrollo de la resistencia especial. Los métodos de “Repetición” son los apropiados para el entrenamiento de la velocidad / agilidad. Los “competitivos” e “intervalados” son los métodos apropiados para el entrenamiento de la resistencia a la velocidad. Fuentes: Harre (1978,1982); Schmolinsky (1993); Steinhofer (1997), Viru y col. (1976), Viru (1995).

Métodos Competitivos.

Entrenamiento Supra-máximo:

  • Intensidad… mayor que la competencia       
  • Duración / distancia…  menor a la de competencia

Entrenamiento Máximo:

  • Intensidad… igual o inferior a la competencia
  • Duración / distancia… igual a la de competencia

  
Entrenamiento Sub-máximo:

  • Intensidad… menor a la de competencia
  • Duración / distancia… mayor a la de competencia 

   
Métodos de Duración-Distancia.

  • Entrenamiento continuo [70-95% de la velocidad / potencia competitiva]
  • Entrenamiento variable, es decir, cambios estructurados en intensidad, duración, volumen y densidad
  • Entrenamiento de Fartlek, es decir, cambios no estructurados en intensidad, duración, volumen y densidad

Métodos Intervalados.
    
Entrenamiento extensivo:

  • Intensidad…  media-baja [al 60-80% de la velocidad / potencia competitiva]
  • Duración / distancia… corta-media, por ejemplo, 14-180 sec @ 100-1.000m de distancia de carrera (atletas avanzados); 17-100 sec @ 100-400 m de distancia de carrera (principiantes)
  • Volumen… grande, por ejemplo, 8-40 repeticiones (atletas avanzados), 5-12 repeticiones (principiantes)
  • Densidad… alta; intervalos cortos de recuperación incompleta que permite bajar la FC a los 125-130 latidos por minuto (atletas avanzados) o 110-120 latidos por minuto (principiantes), es decir, <? tiempo necesario para la recuperación completa, por ejemplo, 45-90 segundos o 60-120 segundos, para atletas avanzados o principiantes, respectivamente.

Entrenamiento Intensivo:

  • Intensidad…  alta [al 80-90% de la velocidad / potencia competitiva]
  • Duración / distancia… corta por ejemplo, 13-180 seg @ 100-1.000 m de distancia de carrera (los atletas avanzados); 14-95 seg @ 100-400 m de distancia de carrera (principiantes)
  • Volumen… bajo, por ejemplo, 4-12 repeticiones (atletas avanzados), o 4-8 repeticiones (principiantes)
  • Densidad… media; intervalos de descanso más largos, pero todavía incompletos que permiten recuperar la FC a los 110-120 latidos por minuto, por ejemplo, 90-180 segundos ( atletas avanzados); 120-240 segundos (principiantes)

Métodos de Repetición.

  • Intensidad…  muy alta [al 90-100% de la velocidad / potencia competitiva]
  • Duración / distancia… muy corta / mediana, por ejemplo, 2-3 segundos hasta varios minutos
  • Volumen… muy pequeño, por ejemplo, 3-6 repeticiones
  • Densidad… baja, intervalos de descanso largos, recuperación casi completa de la FC que permite recuperar a <100 latidos por minuto, por ejemplo, 3-45 min


Acerca del Autor.

Steven Plisk es el Titular y Director de Excelsior Sports y tiene más de dos décadas de experiencia en Rendimiento Deportivo y Fuerza y Acondicionamiento en los niveles universitarios y olímpicos, así como en el sector privado. Obtuvo su Licenciatura en Ejercicio y Ciencias del Deporte en SUNY Buffalo y su Maestría en Kinesiología en la Universidad de Colorado. Steve presidió el proyecto de Normas Profesionales y Directrices en Fuerza y Acondicionamiento y es un prolífico autor y presentador frecuente en conferencias y simposios profesionales.

excelsiorsports.blogspot.com
http://www.excelsiorsports.com

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *