¿Importan Realmente las Discrepancias de Longitud de las Piernas?

Por Dean Somerset.

Con los años he tenido muchos clientes con varias dolencias, a decir que han sido diagnosticados por distintos médicos como poseedores de una discrepancia en la longitud de las piernas, donde una pierna es más larga que la otra y, que esta diferencia es causativa o un factor contribuyente a sus problemas.

Crédito de la imagen: https://orthoinfo.aaos.org/en/diseases–conditions/limb-length-discrepancy/

En muchos casos, la longitud de las piernas no es notablemente diferente como en la foto anterior. Resulta más pequeña, generalmente dentro de los 10-15 mm, lo que parece una diferencia bastante pequeña para ser la causa de tantas cuestiones.

Generalmente la recomendación para corregir esto es usar diferentes insertos en los zapatos, desde almohadillas para el talón a incluso plantillas y zapatos a medida para ayudar a aliviar, en algo, la diferencia entre las piernas.

En el post de hoy, he querido profundizar en este tema con algunas preguntas específicas:

  • ¿Qué tan precisas son las evaluaciones para la longitud de las piernas?
  • ¿Existe evidencia en la investigación que demuestre que esta diferencia realmente causa o contribuye a una disfunción mecánica?
  • ¿Proporcionan realmente los insertos en el calzado algún beneficio para el tratamiento de esta condición?

Pero primero, vamos a hablar de lo que realmente son las discrepancias de longitud de las piernas.

Verdadera Discrepancia de Longitud de las Piernas: Esto es donde los huesos son más largos en un lado que el otro. Algunos estudios han encontrado que hasta el 90% de la población tiene una diferencia mensurable en la longitud de las piernas, con un 20%, exponiendo una diferencia de longitud superior a los 9mm, o casi media pulgada.

Discrepancia Funcional en la Longitud de las Piernas: Esto es cuando la articulación de un lado no se alinea en la misma forma que la del otro, como con un pie plano, colapso de valgo en una rodilla, pelvis torsionada, etcétera, lo que causa la impresión de una pierna más corta.

Kamis. J Orthop. Junio de 2017; 14.2: 276-280.

 
¿Qué Tan Precisas Son Estas Evaluaciones?

Los métodos comunes para medir las diferencias en la longitud de piernas incluyen el de utilizar bloques de madera para lograr una posición pélvica "neutral", como se muestra arriba, así como una cinta de medición para medir la longitud del fémur y tibia a ambos lados del cuerpo. Mientras estos sean rentables y fáciles de administrar, la exactitud y la confiabilidad pueden ser considerablemente bajos.

Hanada y col (2001) demostraron que mientras que las mediciones con la cinta se podían reproducir fácilmente con un alto grado de acuerdo, sólo lo hacían con una moderada validez en comparación con las mediciones radiográficas y solamente en una pelvis normal sin una gruesa asimetría. Como he demostrado anteriormente, usted puede tener una diferencia significativa entre las caderas izquierda y derecha, dentro de lo que se clasificaría como rangos "normales".

Frieberg y col (Int Disabit Stud. 1988;10(2):49–53) encontraron que el error en las cintas métricas es de más/menos 8,4 mm en comparación con las mediciones radiológicas. También encontraron que el método indirecto de uso de bloques de madera a nivel de la pelvis conduce a una tasa del 53% de medición errónea cuando las diferencias de longitud de piernas eran mayores de 5 mm.

Para concertar los temas de medición, Gurney demostró que los médicos tienen problemas para determinar lo que constituye una discrepancia que requiera  una intervención, con algunas diferencias citadas de 5mm o menos y otras no preocupantes, hasta que la diferencia sea mayor a 20-30mm. Con las medidas clínicas comunes de tasas de error relativo de 5-10mm mencionadas arriba y ningún acuerdo específico sobre un punto de corte en cuanto a cuándo se debe intervenir, es difícil decir qué medida de diferencia cuantificada es importante, especialmente en diferencias pequeñas.

Curiosamente, pocos estudios comparan las diferencias de longitud de las piernas como un factor en relación a la altura de los individuos, lo que resulta extraño, ya que una diferencia de 5 mm sería una diferencia relativa mayor para una persona que sólo mide 1,50 metros de altura en comparación con alguien que mide 2 metros.

Para recapitular:

  • El error en las mediciones clínicas puede ser de entre 5 a 10 mm más o menos.
  • No se ha establecido un límite en cuanto a lo que sería lo suficientemente significativo como para justificar la intervención.
  • La mayoría de las medidas no tienen en cuenta la altura de los individuos.

 
¿Existe Evidencia de que Contribuye a la Disfunción?

El cuerpo existente de la investigación ha hecho un trabajo aproximado en determinar si las diferencias en la longitud de las piernas son un desafío, en cuánto de una diferencia es necesaria para afectar al individuo, qué intervenciones serían las más apropiadas y cuáles en realidad son las tasas de éxito de las intervenciones.

Un metaanálisis de Azizan y col. demostró que si bien existían diferencias cinemáticas en consideraciones en la marcha y el equilibrio con diferencias crecientes en las longitudes de las piernas, no hubo diferencias discernibles en aquellos que tenían síntomas asociados con las diferencias de longitud de piernas y sujetos asintomáticos que fueron evaluados, cuando se igualaba el tamaño de la discrepancia. Las mayores diferencias se produjeron en aquellos con discrepancias de longitud de las piernas después de artroplastias de rodilla y cadera.

Curiosamente, el tipo de enfoque utilizado para el reemplazo total de cadera podría afectar el tamaño de la discrepancia postoperatoria, pero no muy a menudo. Debi y col. demostraron que enfoques directos anteriores podrían tener un rango de diferencia de -6 a + 5 mm, enfoques laterales tenían una rango de -22 a + 14 mm, sin embargo una ocurrencia de discrepancia mayor a los 10 mm era sólo del 2.1%.

Yendo más allá hacia categorías de reemplazo total de cadera, muchos estudios han encontrado que una reducción completa realista de discrepancia no es posible, incluso a través de mediciones quirúrgicas precisas. Algunos estudios han demostrado que no hay ninguna correlación entre los resultados postoperatorios y las discrepancias de longitud de piernas. Otros mostraron que con diferencias relativamente grandes, los pacientes que se habían vuelto conscientes de una diferencia de longitud entre las piernas estaban menos satisfechos y requerían más ayuda de movilidad tras la cirugía.

En pacientes con hernia de disco lumbar (L4-5 y L5S1 predominantemente), Ten Brinke y col. mostraron que los síntomas de dolor afectando la pierna del lado corto (medida como más de 1 mm. en su pierna más corta. Espera, ¿qué?) eran esencialmente como lanzar una moneda al aire, con el 43,8% de los hombres teniendo síntomas sobre su pierna más corta y el 55.9% de las mujeres teniendo su pierna más corta afectada.

Betsch y col. simularon la diferencia con varios bloques de altura de madera y observaron algunas torsiones pélvicas leves y reposicionamiento a medida que aumentaban las discrepancias simuladas, pero no observaron más que pequeños cambios en la posición de la columna vertebral con estas diferencias crecientes.

Por lo tanto, en personas que se someten a un reemplazo total de cadera, no hay consenso sobre si una diferencia en la longitud de las piernas es un factor en los problemas de movilidad, dolor u otras funciones, y no hay un límite claramente definido en cuanto a qué diferencia se consideraría clínicamente significativa.

Aún más interesante, comparando amputados trans-femorales con dolor de espalda y sin dolor de espalda, Morgenroth y col. encontraron que no hay asociación estadística entre el largo de los miembros y el dolor de espalda. Esposito & Russell compararon amputados con y sin dolor de espalda con un grupo de control sano y encontraron que la coordinación pélvica y de tronco en personas amputadas con dolor de espalda y del grupo de control sano también con dolor de espalda eran similares y la única diferencia notable entre los patrones de marcha de los amputados asintomáticos y los amputados con dolor de espalda se encontraba en el plano transversal.

Para recapitular:

  • No existe una discrepancia específica demostrada que afecte síntomas, la mecánica de la marcha, etcétera.
  • No existe consenso siguiendo un reemplazo total de cadera en cuanto a si la discrepancia de longitud de piernas es impactante en la calidad de vida, o incluso si el tamaño de esa discrepancia sería tal que podría afectar la calidad de vida.
  • No hay diferencia específica en la prevalencia de dolor de espalda entre personas con amputaciones con varias diferencias en las discrepancias de longitud medidas y con prótesis en las piernas y sólo pequeñas diferencias en la mecánica de la marcha en las mediciones de fases relativas continuas entre amputados asintomáticos y un grupo de control sano y sin dolor.

 
¿Proporcionan las Plantillas Realmente Algún Beneficio?

El propósito principal al utilizar una plantilla o un inserto es minimizar la diferencia entre las longitudes de las piernas, por lo que, si es un tratamiento eficaz para esta enfermedad, la investigación debería demostrar eso en modo bastante consistente, o al menos dar algunas tasas de éxito de esta aplicación.

Hay varios estudios que muestran el uso de insertos son muy beneficiosos, sin embargo cabe señalar que estos estudios mostraron los mejores resultados en diferencias de 10 mm o menos y como fue mencionado anteriormente, las evaluaciones clínicas tienen una tasa de error de 5-10 mm, y muchos investigadores advierten contra tratamientos de diferencias de menos de 10 mm o menos de 1/2 pulgada.

En corredores de distancia, Gross y col. demostraron que los insertos fueron beneficiosos para una reducción o mejora notable de los síntomas asociados con la carrera, en los que la discrepancia en la longitud de las piernas era un factor en temas de respuesta de autodiagnóstico en las lesiones (13.5% de condiciones informadas).

Una revisión sistemática de toda la literatura por Campbell y col. demostró sin embargo, que era evidencia de baja calidad, pero evidencia al fin, que la ortopedia podía afectar positivamente la lumbalgia. Sin embargo, el autor señala que muchos de los estudios muestran un efecto muy amplio a través de los mismos.

Para recapitular:

  • Insertos utilizados en discrepancias de menos de 10 mm parecen ser beneficiosos, pero errores en la medición pueden reducir este beneficio a un simple placebo.
  • Corredores con un mayor impacto y kilometraje, que son sintomáticos en diversas cuestiones en las piernas, se pueden beneficiar de insertos, pero muchos de los datos provenientes de otros participantes deben llevarse a cabo a través de estudios de mayor calidad.
  • No hay acuerdo sobre si los insertos alivian los síntomas según la amplitud de la investigación disponible.


Visión General.

En general, no parece haber mucho consenso sobre el papel del problema de la longitud de las piernas en las lesiones, las tolerancias de los tejidos, los factores estresantes en las rodillas, las caderas o la espalda baja. También existen importantes problemas de medición, especialmente para cualquier diagnóstico de discrepancias de menos de 10 mm.

Los amputados, de quienes se podría decir que tienen el caso más extremo de discrepancias en la longitud de las piernas, no muestran consistencia cuando se trata de los síntomas relativos a la longitud y el ajuste de la prótesis, y cuando se comparan con controles sanos, amputados sintomáticos y asintomáticos. Parece que no se presentan de manera diferente en relación con su discrepancia en la longitud de la pierna impactada.

Las plantillas no parecen tener una tasa de éxito definitiva cuando se trata de aliviar los síntomas que se consideran relacionados con las discrepancias en la longitud de las piernas, aparte de un posible efecto placebo.

 
Recomendaciones.

Entonces, ¿qué hace si tiene una discrepancia en la longitud de las piernas que cree que le está causando problemas? Hay algunas opciones por las que podría pasar como tratamientos y entrenamientos conservadores.

1. Fisioterapia o terapia manual para ayudar con cualquier tejido sobrecargado, volver a entrenar la alineación de las articulaciones tanto como sea posible y mejorar el equilibrio. Esto parece tener grandes efectos en el manejo de los síntomas, con tanto éxito como cualquier otra cosa.

2. Pruebe las plantillas si tiene un plan médico que las pague. Si no, pueden ser algunos cientos de dólares, así que sopese al profesional, con las contras de eso. Solo tenga en cuenta que las plantillas semisólidas o blandas se desgastarán en un par de años, por lo que tendrá que comprar otras nuevas más adelante, si es que observa un beneficio. Si no siente un beneficio significativo en unas pocas semanas, es probable que no le esté contribuyendo de mucho. Sin embargo, antes de desembolsar, vaya a una farmacia y obtenga un conjunto barato de plantillas del Dr. Scholls y vea si hacen alguna diferencia tangible. Cuestan solo un par de dólares.

3. Haga más entrenamiento unilateral de piernas para evitar quedarse atascado en una postura bilateral, especialmente bajo carga. Alternativamente, si quiere hacer cosas bilaterales como sentadillas o pesos muertos, juegue con su postura, para ver si una postura asimétrica le hace sentir más estable y fuerte. Las sentadillas divididas, los pesos muertos a una sola pierna y las estocadas son variaciones impresionantes que deberían estar ya en su programa.

4. Camine en superficies variadas tanto como sea posible. Tenemos una gran variabilidad en nuestros cuerpos y podemos adaptarnos a muchas cosas, por lo que colocar su cuerpo en una posición en la que no tiene que ajustarse, a una base constantemente plana y nivelada puede hacer mucho para evitar posibles patrones de sobrecarga de movimiento, lo que puede contribuir a los síntomas asociados con los problemas de longitud de las piernas.

5. Entrene en una variedad de movimientos, direcciones y escenarios de carga. La variedad ayuda a romper la monotonía y, en ocasiones, los cuerpos parecen disfrutar de un poco de pimienta.

También cabe destacar que es realmente difícil conectar los puntos entre una posible característica biomecánica y el dolor. El dolor es un concepto multifactorial y a menudo la biomecánica es simplemente una pequeña parte de eso. El cuerpo es excelente para compensar, encontrando la manera menos costosa y menos dolorosa de hacer las cosas, por lo que, si eso significa que la pierna más larga termine con un arco más plano, una rodilla girada o una postura ligeramente asimétrica, encontrará un camino. Esto no quiere decir que no haya una conexión con la biomecánica, sino que solo perseguir un tratamiento para reducir la discrepancia potencial probablemente no solucionará todos los problemas que pueden estar contribuyendo al dolor, los síntomas o los efectos secundarios del tratamiento. 


Acerca del Autor.

Dean Somerset es un entrenador personal de Edmonton, Alberta, Canadá. Bueno, técnicamente tiene algunos títulos más impresionantes, pero todos significan las mismas cosas. Ayuda a la gente a ser más fuerte, ponerse en forma, ser más flexible, y disfrutar del fitness tanto como sea posible.

Su clientela ha incluido clientes con rehabilitación post-quirúrgica de reemplazo articular, rehabilitación y bienestar cardíaco, rehabilitación post lesión deportiva, lesiones neuronales y lesiones de la médula espinal, pacientes con cáncer e incluso corredores de élite y bomberos. El entrenamiento es más fácil una vez que uno sabe por dónde empezar, por lo que intenta incorporar muchas técnicas de evaluación diferentes, algunas comunes, algunas que ha inventado en el acto, pero en cada caso el objetivo es ver lo que esa persona única trae a la mesa y cómo puede ayudarles a obtener más de sus entrenamientos. Todos tienen una bestia atlética rugiendo dentro de ellos, y merecen sentir lo que es empujar sus límites con un programa seguro y eficaz.

Además de trabajar con personas en persona como un ser humano real, tiene clientes de todo el mundo con los que trabaja en una serie de objetivos diferentes, ya sea la recuperación de lesiones, el rendimiento deportivo, la pérdida de peso, o simplemente disfrutar de su tiempo en un gimnasio con un plan de entrenamiento para el éxito. Ha escrito para publicaciones importantes como Men’s Health, Women’s Health, T-Nation.com, Bodybuilding.com, y una gran cantidad de otros sitios web y medios impresos.

Ha dictado seminarios en todo el mundo. La mayoría de sus charlas se enfocan en usar el humor y la aplicación práctica para mantener a la gente comprometida y entretenida. Esto ha demostrado ser un método exitoso de hacer que los participantes retengan información clave en lugar de simplemente hablar e instruir, y le permite divertirse despiadadamente de cualquier persona que se presente a un seminario de cadera o de movilidad con jeans ajustados.

http://deansomerset.com/

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *