Lecciones y Experiencias de un Profesional de la Fuerza y el Acondicionamiento con + de 30 Años de Carrera.

 

Originalmente publicado en bretcontreras.com.

Robert A. Panariello MS, PT, LATC, CSCS
Ortopedia Profesional y Deporte Terapia Física
Performance Center Atlético Profesional
New York, New York

Durante mis más de 30 años de práctica como Fisioterapeuta, Preparador Físico y Profesional de Fuerza y Acondicionamiento (F&A), he estado expuesto a numerosas lecciones provenientes de algunas muy valiosas relaciones personales y profesionales, así como también lecciones adicionales aprendidas de mis años de experiencia en estos ámbitos profesionales. Estas lecciones y experiencias han enriquecido mis conocimientos y mejorado mis habilidades en las áreas afectadas a mi profesión, la F&A de atletas, así como la Ortopedia y la Rehabilitación Deportiva de pacientes y atletas. En lo que respecta específicamente a mi carrera en la profesión de F&A, comparto algunas de mis lecciones y experiencias para su consideración en el Desarrollo de un Diseño de Programa de Mejora del Rendimiento Deportivo que incluye, pero que no se limita a lo siguiente:


1. Conozca lo que es Importante y No se Preocupe por el Resto.

Durante una de mis conversaciones recientes sobre un tema particular del entrenamiento en la mejora del rendimiento deportivo con mi buen amigo y entrenador Salón de la Fama de F&A Johnny Parker, recordó una lección específica que habíamos aprendido del famoso entrenador Salón de la Fama de Fútbol Americano de la NFL Bill Parcells. En una conversación particular que ocurrió con su Entrenador en Jefe durante el mandato del entrenador Parker como Jefe de Entrenadores de F&A de los New York Giants de la NFL, el entrenador Parcells le dijo al el entrenador Parker: “¿Sabes JP?, creo que ya entiendo esta cosa del entrenamiento. Uno necesita saber lo que es importante y no preocuparse por los demás”. En cuanto las palabras salieron de los labios del entrenador Parker De inmediato recordé que también me había proporcionado el entrenador Parcells exactamente el mismo consejo durante una conversación similar, una noche, mientras él y yo estábamos cenando juntos. Es un consejo muy sólido de un entrenador NFL altamente reconocido y exitoso.

El profesional de F&A debe reconocer las cualidades físicas esenciales para el desarrollo deportivo (fuerza, potencia, fuerza elástica/reactiva y velocidad), la contribución de cada cualidad física específica para el rendimiento deportivo, así como los métodos de entrenamiento más favorables para el desarrollo de estas cualidades físicas específicas. El desarrollo óptimo de estas cualidades físicas es fundamental para el éxito de los atletas no sólo en el deporte de su participación, sino también para el puesto específico que desempeñen en el deporte en particular de participación. Con tantas filosofías de F&A, ejercicios, modelos de diseño de programa, etc. disponibles para su selección, el profesional de F&A debe tomar las decisiones adecuadas a su filosofía particular de entrenamiento para el rendimiento atlético y al entorno del entrenamiento, y no auto-preguntarse demasiado sobre todo lo demás que ha sido omitido.

NateRobinson1300x216

2. No Comprometa sus Valores, Usted Nunca Volverá a Recuperarlos.

El Profesional de F&A tendrá que establecer y poner en práctica una filosofía de entrenamiento que sea conducente a la situación específica de coaching y a la perspectiva del entrenamiento para la mejora el rendimiento deportivo. Esto debería incluir una aceptable disciplina del carácter, tal como asegurar que el atleta llegue a tiempo para la sesión de entrenamiento, así como la conducta del atleta, el comportamiento y la “atención” durante su participación en el programa obligatorio de entrenamiento para nombrar unos pocos.

Hay algunos atletas que cuestionan y desafían, mientras que otros brindan comentarios constructivos. También hay varias condiciones y consideraciones que sin duda van a evolucionar como “excepciones, adaptaciones y variaciones” aceptables, dentro del programa de entrenamiento, que son necesarias y se incorporan a atletas y situaciones específicas. Sin embargo, la conducta del atleta y el rendimiento durante su participación en el Programa de Entrenamiento de Mejora del Rendimiento Deportivo debe ser determinado y guiado por el Professional de F&A y no por el atleta mismo.


3. Conozca la Diferencia Entre Hecho y Opinión.

Los criterios que se incorporan en el diseño del programa de entrenamiento del Profesional de F&A deben basarse en evidencia científica fundamentada y, a veces, también en indicios empíricos. La evidencia basada en la ciencia, proporciona una plataforma de información probada y técnicas para apoyar la aplicación de este material en el diseño de los programas de entrenamiento del atleta. Es importante para el Professional de F&A comprender, tanto la base como la validez de toda la información utilizada en el diseño del programa, es decir la selección de los ejercicios, el volumen de entrenamiento, las zonas de intensidad del ejercicio, los sistemas de energía, etc. Sin la comprensión de dicha información, cómo podría el Profesional de F&A, no sólo identificar si la información específica es aplicable para el entrenamiento de sus deportistas, sino también demostrar él, la capacidad de hacer progresar esta información como parte del diseño del programa de entrenamiento a medida que el rendimiento del atleta también progresa.

La evidencia empírica permite la aplicación de la información para el diseño del programa con base en las experiencias exitosas de entrenamiento del pasado y la utilización sostenible de estas mismas experiencias para anticipar un éxito continuo.

El Professional de F&A también debe ser consciente de la presentación y la distribución de material de entrenamiento infundado que se proporciona con facilidad y que resulta accesible en la evolución actual del mercado, que conlleva a abundante información sobre entrenamiento y productos disponibles a través de las Industrias del Fitness, la F&A y la Internet. La información y productos acerca del entrenamiento, sin una base de evidencia científica sólida, pueden ser determinados como “infundados” hasta que se demuestre lo contrario y, por lo tanto, pueden ser considerados simplemente como una opinión frente a hechos de la naturaleza.


4. Si Sus Atletas No Son Levantadores de Pesas/Potencia No los Convierta en Levantadores De Pesas/Potencia.

A menos que un atleta esté compitiendo en el deporte del Levantamiento de Potencia o de Levantamiento de Pesas Olímpico, donde la especificidad real de este deporte es levantar tanto peso como sea posible, el Professional de F&A no necesita hacer Levantadores Olímpicos o Powerlifters a sus atletas. Como Profesionales de F&A debemos tener en cuenta que nuestros atletas están utilizando ejercicios y principios del Levantamiento de Pesas Olímpico y del Powerlifting para mejorar las cualidades físicas necesarias para la participación en competiciones deportivas. Distintos atletas de diversos deportes de participación (es decir, un nadador frente a un liniero de fútbol americano) requieren niveles de niveles diferentes de cualidades de “fuerza”.

También se debe tener en cuenta que ningún ejercicio que nuestros atletas realicen en la sala de pesas es “específico deportivo”. El entrenamiento en la sala de pesas mejora las cualidades físicas relacionadas con la “capacidad atlética”, lo que es muy diferente a la “habilidad”. El atleta utilizará el mismo sistema neuromuscular del cuerpo para entrenar en el gimnasio, así como para su eventual participación en las habilidades deportivas específicas reales y en las habilidades de posición deportiva que tendrán lugar durante la práctica del equipo y en la competencia el día del partido. Es la práctica repetitiva de estas “habilidades” deportivas por parte de los atletas a las que, con el tiempo se “transferirán”, por así decirlo, las cualidades físicas mejoradas como resultado de los grandes esfuerzos en el gimnasio al campo de juego.

AndyBolton300x200

 

5. Realice Una Evaluación.

El Profesional de F&A debe realizar una evaluación física de sus atletas en un intento de hacer frente a las deficiencias físicas reveladas, para ayudar en el desarrollo e implementación de un programa de entrenamiento adecuado de mejora de la capacidad física. La evaluación física utilizada debe ser una que se adapte a las preferencias de la filosofía y el entorno del Professional de F&A. Si no se realiza una evaluación física ¿cómo pueden las necesidades y objetivos específicos del atleta jamás determinarse y abordarse?


6. Prepare al Atleta para el Consiguiente Programa de Entrenamiento de Mejora del Rendimiento Deportivo.

Antes de aplicarle al atleta ejercicio de alta tensión (intensidad/carga), así como también el volumen acumulativo de entrenamiento prescrito en el programa, a menudo hay momentos en los que el atleta debe estar preparado para recibir de forma segura estos significativos altos niveles, no usuales de estrés, aplicados en modo repetitivo. Períodos de preparación física general (PFG) pueden ser incorporados antes de la participación del atleta en el programa formal de entrenamiento de mejora atlética para resolver las deficiencias físicas que se expongan como resultado del proceso de evaluación (es decir, falta de movilidad, fuerza, capacidad de trabajo, etc.). La PFG se establece para garantizar un rendimiento adecuado en los ejercicios físicos (técnica), así como para aumentar la fuerza y capacidad de trabajo en preparación para una eventual participación del atleta en el programa de entrenamiento de alto estrés de Preparación Física Específica (PFE) para la mejora del rendimiento atlético.


7. Aplique Alta Intensidad (Carga).

Una vez que el atleta ha sido preparado y equipado para aceptar los altos niveles de tensión (intensidad) a ser aplicados, el modelo de adaptación de Selye demuestra la necesidad de la aplicación de niveles no acostumbrados de alta tensión para la alteración esencial del nivel de homeostasis del cuerpo (atleta), resultando en el suceso de una “adaptación” ideal del organismo. Son estos niveles altos, aunque apropiados de estrés programado, los que garantizan que se produzca la consecución de una óptima calidad de “adaptación” física (es decir, mejora física). La aplicación de altas, aunque apropiadas intensidades de ejercicio, (stress) es uno de los criterios más importantes para el éxito de los resultados del programa de entrenamiento.

La selección de los ejercicios es también una consideración muy importante en relación con la aplicación de altas intensidades de ejercicio. Algunas técnicas de ejercicios específicos (rendimiento) permitirán la aplicación de niveles superiores (y aún así apropiados) de estrés (ejercicio) en todo el organismo, mientras sean ejecutados tanto con maestría como con seguridad. Si se aplica una intensidad insuficiente (muy baja) durante el proceso de entrenamiento, va a producirse muy poca, si es que alguna adaptación física (mejora). Por lo tanto, con niveles inadecuados de tensión aplicada tanto en el Professional de F&A, como el atleta lograrán poco más que una pérdida de valioso tiempo de entrenamiento.

benchpress300x275

8. Controle el Volumen de Entrenamiento.

La incorporación y ejecución de un programa de ejercicio con un excesivo volumen conducirá al atleta a una excesiva (sobre) fatiga física. La fatiga excesiva aumentará el riesgo de un efecto negativo en la calidad de producción de fuerza física del atleta, en la capacidad de ejecución técnica, en la biomecánica articular, en las capacidades de propiocepción y la capacidad de trabajo para nombrar unos pocos. Los volúmenes de ejercicio deben ser iniciados en los niveles adecuados y luego avanzar en el tiempo hasta que eventuales cantidades óptimas de volúmenes de ejercicio continúen bastante constantes, mientras que la calidad (intensidad/aplicación de la carga) del ejercicio realizado progresa continuamente dentro de estos volúmenes óptimos de rendimiento durante el ejercicio. En la mayoría de los casos, es la calidad, no la cantidad excesiva de volúmenes de entrenamiento con ejercicios realizados, la que producirá resultados óptimos. Esto es especialmente cierto para el atleta con un peso corporal elevado, ya que estos atletas grandes levantan intensidades absolutas (cargas) más pesadas en comparación con sus pares con un peso corporal más ligero. Cuando se trata de realizar las mismas zonas proporcionalmente prescritas de intensidad durante las actuaciones de ejercicios similares, estos atletas más grandes pueden no ser capaces de ejecutar los mismos volúmenes de entrenamiento en comparación con el diseño de programas de entrenamiento para atletas con pesos corporales más ligeros.

Cualquier entrenador puede dejar a un atleta cansado, el desafío y el talento del Professional de F&A radica en programar sesiones de entrenamiento adecuadas para que el atleta, no sólo avance con el tiempo en su entrenamiento de alto rendimiento, sino también para garantizar que se recupera al llegar a cada entrenamiento subsecuente.

Es la programación de volumen “excesivo de ejercicio” lo que resultará en niveles injustificados de fatiga, los que pueden causar una técnica indeseable en la ejecución de los ejercicios (biomecánica), las habilidades de propiocepción y la fuerza de salida. Niveles innecesariamente altos de fatiga de entrenamiento, también tendrán un efecto negativo en la capacidad de recuperación/restauración del cuerpo para la siguiente sesión programada de entrenamiento.


9. Incorpore Ejercicios Bi-laterales para el Tren Inferior y Ejercicios del Tipo Empuje por Sobre la Cabeza en el Diseño del Programa del Deportista.

En los últimos años muchas conferencias, sitios de Internet, artículos de entrenamiento, libros y productos están alentando la utilización de ejercicios a una sola pierna, así como fomentando la reducción o incluso la eliminación de los ejercicios bilaterales para las extremidades inferiores durante el diseño del programa del programa de entrenamiento de un atleta. Como se mencionó anteriormente el estrés/intensidad/carga es un componente muy importante del proceso de entrenamiento para interrumpir la homeostasis del cuerpo y que tenga a lugar una adaptación, que resulte en la mejora óptima de la cualidad(es) física entrenada. Mayores cargas y/o velocidades de entrenamiento se pueden aplicar al peso del implemento utilizado durante la ejecución de los ejercicios bilaterales para las extremidades inferiores, cuando se comparan con las intensidades y/o velocidades de ejercicio que se producen en la ejecución de ejercicios a una sola pierna. Para que quede claro, esto no quiere decir que el rendimiento en ejercicios a una sola pierna no deba estar integrado en el programa de entrenamiento de los atletas, sin embargo, el valor de la inclusión de ejecución de ejercicios bilaterales para las piernas no debe ser ignorada o tomada casualmente.

Del mismo modo los ejercicios de fuerza por sobre la cabeza (es decir, el press de hombros) y de potencia por sobre la cabeza (es decir, el segundo tiempo) son a menudo un “tabú” para su utilización en el diseño del programa del atleta. A pesar de que parece que los levantamientos por sobre la cabeza, están lentamente ganando una vez más su aceptación en la comunidad del entrenamiento, todavía hay algunos entrenadores que son renuentes a incorporar trabajo de alta intensidad por sobre la cabeza para sus atletas por temor a una posible lesión en el complejo del hombro. Los beneficios de las actividades de fuerza y potencia por sobre la cabeza están más allá del alcance de este artículo. Sin embargo, si los resultados de la evaluación de los atletas y sus antecedentes médicos suponen que los ejercicios de sobrecarga por sobre la cabeza puedan ser incorporados adecuadamente en el programa de entrenamiento del atleta, este tipo de ejercicios de fuerza/potencia permitirán la libertad de movimiento del complejo del hombro, sin restricciones, así como un ritmo adecuado gleno-humeral/escapulo-torácico, mientras se producen fuerzas iniciadas a partir de una óptima longitud muscular y tendinosa y una óptima integridad de la cápsula articular del hombro.

Además, con respecto a la cuestión de la selección de ejercicios, otras dos consideraciones deben hacerse los profesionales de F&A, tal y como me inculcaron mis amigos del Salón de la Fama de F&A, los entrenadores Al Vermeil, Al Miller (Entrenador en Jefe de F&A de los Oakland Raiders de la NFL) y el gran entrenador de velocidad Charlie Francis, estas son: (a) solo porque exista un ejercicio, no significa que tiene que ser utilizado en el programa de entrenamiento del atleta y (b) sólo porque un ejercicio sea difícil de ejecutar no resulta una indicación de que el ejercicio tenga algún valor para el rendimiento deportivo.

Jerk300x165

10. Establezca Una Reserva de Fuerza.

A medida que un atleta mejora sus cualidades físicas a través de su participación en un programa de fuerza y acondicionamiento de pretemporada, algunas de estas ganancias de fuerza obtenidas se pueden perder durante las pruebas y tribulaciones de la participación del atleta dentro de una temporada deportiva competitiva. Cuanto más fuerte y más potente el atleta entra en la temporada, más probabilidades existen que se mantenga más fuerte y más potente durante toda la temporada. Un programa apropiado de entrenamiento dentro de la temporada también ayudará a mantener estas cualidades de fuerza en niveles óptimos durante toda la temporada competitiva.

A medida que el atleta envejece, se reducirá progresivamente su fuerza elástica/habilidades de fuerza reactiva contra la superficie del suelo. La pérdida de la capacidad física elástico/reactiva a través del proceso de envejecimiento tiene dos caras. A medida que el atleta avejenta, no sólo pierde cantidades específicas de colágeno en sus tejidos blandos, sino que la “reposición” del colágeno por parte del organismo se produce en (a) menores cantidades y (b) en cualidades más pobres en comparación con el colágeno que se produce durante los años de juventud en la vida del atleta. Esta pérdida en capacidad de fuerza elástico/reactiva se “compensa” o “vuelve a equilibrar” por así decirlo, en cierta medida por los niveles superiores de fuerza alcanzados.

También, mejorando con el tiempo (año tras año) las cualidades de fuerza del atleta, se establece una reserva de fuerza para la prolongación de la carrera (envejecimiento) de un atleta. Esta es una razón importante por la que el inicio del entrenamiento, así como la mejora anual global de las cualidades físicas del atleta (fuerza) debe introducirse en una edad joven, aunque siempre apropiada.


11. Incluya Una Cantidad Suficiente de Carrera en el Diseño de Programas de Entrenamiento.

La velocidad es la cualidad física más importante en el rendimiento deportivo. La sala de entrenamiento de pesas, utilizada para mejorar las cualidades físicas del atleta, también ayudará a mejorar el arranque, la aceleración, el cambio de dirección y la velocidad óptima de rendimiento de carrera. Los atletas más rápidos del mundo son muy fuertes, potentes y altamente elásticos por naturaleza.

El método más directo y concreto para mejorar la capacidad de carrera de un atleta, así como la transferencia de las cualidades físicas mejoradas, adquiridas como resultado del trabajo del atleta en esfuerzos en el salón de pesas, es simplemente correr. Un apropiado diseño de programa (volumen e intensidad) de carrera continua en combinación con ejecuciones de carreras de velocidad ayudará a mejorar la velocidad de carrera del atleta, así como su acondicionamiento y capacidad de trabajo general.

Con los años, he participado en muchas conversaciones donde varios entrenadores y médicos discutían las diferentes lesiones de tejidos blandos de extremidades inferiores que se habían dado en sus atletas. Las distensiones musculares y esguinces recurrentes, especialmente de la anatomía de los tejidos blandos (es decir, el grupo de músculos isquiotibiales) puede ser muy frustrante y perjudicial para el rendimiento del deportista y, muchas veces, dependiendo del talento y el valor del atleta, también para el rendimiento del equipo. Durante los debates sobre el programa de entrenamiento del deportista lesionado, se revela con frecuencia que un volumen de carrera insuficiente fue establecido en el programa de entrenamiento del atleta. Mi buen amigo el entrenador de F&A Derek Hansen me ha enseñado el valor de un apropiada planificación de un programa de carrera. Para mejorar el rendimiento de la carrera de un atleta, el entrenamiento debe asegurarse de incluir volúmenes e intensidades adecuadas de carrera programada.


12. Mantenga o Mejore la Fuerza del Atleta Durante el Programa de Entrenamiento de Temporada.

Muchas veces los entrenadores en jefe comentarán lo mucho que les gustaría mantener a sus atletas “frescos” durante la temporada de competencia atlética. Es cierto que hay momentos en que se requiere que el atleta se recupere del estrés de la práctica y de su participación en el día del juego, que transcurre a lo largo de una larga temporada competitiva. Sin embargo, para mantener un atleta “fresco”, el atleta debe mantenerse “fuerte”. Mantener y/o mejorar las cualidades físicas/fuerza de un atleta durante la temporada de competición ayudará a mantener/mejorar los niveles de fuerza del atleta, así como su reserva de fuerza (discutida anteriormente). Por lo tanto, el “descanso” a menudo puede ser sustituido, cuando resulte apropiado, con ejercicio de alta intensidad y bajo volumen, dispuesto en forma periódica durante el programa de entrenamiento dentro de la temporada competitiva del atleta. El mantenimiento/incremento de las cualidades físicas durante la temporada ayudará a mantener el nivel óptimo de rendimiento deportivo de los atletas durante la temporada competitiva. Esta filosofía de entrenamiento en temporada puede proporcionarle al atleta una clara ventaja sobre su oponente, que sigue centrándose en permanecer “fresco” a través de una filosofía de “descanso” durante toda la temporada competitiva.

WeightedChinups

13. Haga Su Propia Suerte.

Durante mis 10 años como Jefe de Entrenadores de F&A en la Universidad St. John de Nueva York, tuve el honor de trabajar para un entrenador miembro del Salón de la Fama del Baloncesto Lou Carnesecca. Como entrenador joven de F&A, durante ese tiempo con él tuve muchas oportunidades de observar y aprender de Coach Carnesecca, así como de hacerle muchas preguntas. Ciertamente, la sabiduría y la experiencia de este gran entrenador fueron beneficiosas también para mi carrera como entrenador.

Recuerdo una conversación en particular con el entrenador Carnesecca donde le pedí su opinión con respecto a cuál era el factor más importante para ganar un partido de baloncesto: ¿los jugadores o el entrenamiento? pregunté. Su respuesta fue “Rob, es 60% jugadores, 30% entrenamiento y 10% suerte, pero usted hace su propia suerte”. El entrenador entonces me preguntó ¿cuando nuestros guardias golpearon al oponente a una pérdida de balón, rebotó en realidad la pelota hacia nosotros, o es que nuestros guardias fueron más rápidos y veloces? Cuando nuestros hombres grandes fueron al suelo con rebotes clave, ¿ocurrió simplemente que estaban en la posición correcta, o es que fueron más grandes y fuertes para ordenar la posición correcta en el suelo? La lección de Coach Carnesecca fue que cuando un entrenador desarrolla e inculca un buen plan en sus jugadores/as, y los jugadores trabajan duro basados en ese plan, ¿tienen ellos suerte o lo que realmente hacen es su propia suerte? Un programa de F&A bien planeado, en conjunto con el duro trabajo asociado de los jugadores va a ayudar a alcanzar un importante nivel de éxito individual y de equipo. El Professional de F&A cuenta tanto con la experiencia como con la oportunidad para brindar una influencia significativa en la capacidad de sus atletas de modo que estos construyan su propia suerte.


14. ¡LA VICTORIA ES UN DEBER!

Hace muchos años el entrenador de F&A Johnny Parker me enseñó la lección de que para que un atleta acepte y “compre” el programa de entrenamiento de un Profesional de F&A, el atleta, en algún momento, tiene que “ganar”. Ganar puede incluir resultados en el entrenamiento, tales como cambios positivos en la composición corporal, establecer un nuevo record personal durante la ejecución de un ejercicio, una mayor capacidad de salto, de velocidad de lanzamiento, o velocidad de carrera, por nombrar algunos. Sin embargo, el mayor refuerzo que pueda recibir un atleta, así como un cuerpo técnico, para creer en el programa de entrenamiento de un Profesional de F&A es el marcador. Ganar es contagioso y nos hace a todos creyentes.


Acerca del Autor.

Rob es un graduado de la Universidad de Ithaca con un B.S. tanto en Terapia Física y Educación Física / Entrenamiento Atlético. También posee una Maestría en Fisiología del Ejercicio del Queens College. Es Terapeuta Físico con licencia, Entrenador Atlético Certificado NATA y Especialista en Fuerza y Acondicionamiento NSCA certificado. Rob tiene más de 30 años en el campo del entrenamiento atlético, la rehabilitación deportiva y el rendimiento deportivo.

Rob ha estudiado la ciencia de la fuerza y el acondicionamiento de la antigua Alemania del Este, la Unión Soviética y Bulgaria. Su experiencia incluyen 10 años (1986 – 1995) como Primer Entrenador de Fuerza y Preparador Físico de la Universidad de St. John, Liga Mundial de Fútbol Americano de Nueva York / Nueva Jersey Knights (1991) y WUSA NY POWER de la Liga Profesional de Fútbol Femenino (2001-2002 ). Se desempeña como consultor de varios equipos universitarios y entrenadores de fuerza de la NFL, NBA y Universidades.

Es reconocido a nivel nacional en el campo de la Rehabilitación de la Medicina Deportiva, la Fuerza y el Acondicionamiento. Rob brinda conferencias a nivel nacional sobre estos temas y cuenta con más de 60 publicaciones revisadas por pares.

Rob recibió el prestigioso National Strength and  Conditioning Association President’s Award en 1998 y está en el Salón de la Fama de los Entrenadores de Fuerza y Acondicionamiento de los EEUU.


Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *