“¿Para Qué?” Identificando Las Razones Por Las Que Hace lo Que Hace.


Por Derek M. Hansen.

Para leer el artículo original haga clic aquí.

Cuando era un joven atleta de pista y campo, tuve la oportunidad de trabajar con un entrenador eslovaco muy bien versado quien, en ese momento, tenía un vocabulario de inglés muy limitado, pero una importante experiencia en la preparación de atletas en las pruebas de saltos. Cuando íbamos por los posibles ejercicios para mejorar las habilidades del salto de longitud, él era muy intransigente en que yo entendiera por qué estábamos realizando un ejercicio específico en un momento dado. Siempre me animaba como atleta a preguntar: “¿Para qué?”, cuando se me presentaba un ejercicio. Él no me estaba diciendo que me convirtiese en un atleta rompe bolas, sino que me forzaba a pensar críticamente acerca de todo lo que hacíamos. “Para qué” esencialmente significaba preguntar “¿Por qué?”, cuando se presentaban ejercicios que podrían no tener sentido para la meta deseada de entrenamiento. Ese objetivo, por supuesto, es el de mejorar en su evento o deporte de elección. Esto es algo que se suele pasar por alto en los programas de entrenamiento, aunque ustedes no lo crean. Al reflexionar sobre este tema, a menudo pienso en las tácticas de guerra de trincheras en la Primera Guerra Mundial, donde los soldados eran enviados de manera rutinaria y repetida desde sus trincheras hacia su enemigo para ser, en última instancia, segados por el fuego de ametralladora. La pregunta de mi ex entrenador de “¿Para qué?”, habría sido muy útil en ese entonces, aunque probablemente hubiera terminado con una bala en la espalda de su propio oficial al mando.

Inevitablemente, al principio de mi desarrollo, he adquirido un enfoque más analítico para escenarios y protocolos de entrenamiento que me llamaban la atención. Si tenemos que hacer que los atletas se vuelvan más rápidos, tiene que haber una buena razón detrás de los métodos que estamos utilizando y, en su mayor parte, se deben involucrar esfuerzos de carreras de velocidad de alta calidad. Si tenemos que hacer que los atletas se vuelvan más fuertes, nuestros planes de entrenamiento reflejarán la necesidad de levantar cargas pesadas con una buena ejecución técnica. Si el levantamiento de pesas no es parte del programa, entonces, una alternativa adecuada deberá ser seleccionada para obtener ganancias en la fuerza que se transfieran al deporte del atleta. Si un atleta tiene que tener acondicionamiento aeróbico, la modalidad de ejercicio adecuado será seleccionada con los ritmos de trabajo y los períodos de recuperación óptimos. En la mayoría de los casos, se trata de una simple cuestión de matemáticas. La identificación de cargas ideales, ratios de trabajo-descanso óptimos y la aplicación de la mejor instrucción biomecánica, siempre que sea posible. La mejora del rendimiento, no la fatiga, debe ser el objetivo en cada sesión. Entonces, ¿cómo es que los entrenadores pierden de vista este proceso?

Recientemente, un buen amigo mío ha traído a mi atención que las prácticas de acondicionamiento en el campo de la fuerza y el acondicionamiento se nos han ido de las manos, sobre todo en el nivel universitario. Independientemente del hecho de que la “ciencia del deporte” es la nueva palabra de moda para las organizaciones profesionales y universitarias, algunos programas de acondicionamiento están tomando provecho de conceptos básicos, tales como el desarrollo de los sistemas de energía, las progresiones de carga y las relaciones de trabajo-descanso. En muchos casos, la “fortaleza mental” ha sido el fundamento general para estos programas de entrenamiento, sea condenada la ciencia. Si los Navy Seals estaban llevando a los reclutas a experiencias casi al punto de ahogarse, estamos seguros como diablos, de que vamos a encontrar el equivalente en el fútbol de modo de hacer a nuestros chicos mentalmente anti-frágiles. Como se puede imaginar, aquí es donde las cosas se van fuera de los carriles.

El ejemplo que se me planteó fue el uso de carreras de 110 yardas para acondicionar los atletas de fútbol americano. Por supuesto, 110 yardas es una distancia curiosa para mí sabiendo lo que sé sobre el juego real del fútbol americano. Sin embargo, no fue tanto la distancia del segmento de 110 yardas sino la forma en que se estaba programando para mejorar el rendimiento en los atletas de fútbol americano. Escuché que en cualquier lugar entre las 20 a 32 repeticiones de carreras 110 yardas (aunque podría haber jurado que alguien se refería a ellas como “sprints”) estaban siendo utilizadas para acondicionar a los jugadores en una sesión de entrenamiento dado. Desde el punto de vista de un velocista de 400 metros, utilizando carrera continua extensiva como una forma de acondicionamiento general, este tipo de trabajo podría tener sentido, suponiendo una velocidad de carrera óptima haya sido seleccionada. Sin embargo, para todo un equipo de fútbol americano, desde el pateador hasta los más grandes linieros ofensivos y defensivos, esto es una locura, especialmente cuando se combinan objetivos de tiempo poco realistas con períodos de recuperación relativamente cortos entre repeticiones.

En lugar de simplemente proclamar esta práctica de acondicionamiento como una locura absoluta, decidí analizar las posibles razones por las que alguien se dedicaría a este “enfoque”, sobre todo en la edad de oro de las ciencias del deporte. Hacer las preguntas primero, disparar después, ha sido siempre mi manera de manejar estas cuestiones. Pero, de nuevo, soy canadiense.


Especificidad Deportiva.

Por supuesto, la primera pregunta que viene a la mente cuando se analiza un método de entrenamiento es, si es o no es específico para el deporte en cuestión. Sólo para ser molesto, siempre hay alguien que parece preguntar: “¿Es funcional?” Con carreras de 110 yardas, se podría racionalizar que un running back o un kick-off returner podía correr desde las seis yardas en profundidad hasta su propia zona de fin para 110 yardas hasta cuatro yardas más en el extremo opuesto de la zona ¡sólo para estar seguro! Esto es conocido cariñosamente como “cambio de juego-big-play” y, probablemente, se produce una vez cada cinco a diez juegos, si acaso ocurre. Así que, con esas probabilidades, los genios del análisis deportivo de todos lados estarían definitivamente apoyando una sesión de entrenamiento que involucre a 32 de esas carreras. ¿He mencionado que el sarcasmo es la forma más baja de humor? Debo señalar que este enfoque no funciona tan bien para el fútbol canadiense, donde el campo es de 110 yardas de la línea de meta a la línea de gol. Inevitablemente, los corredores y pateadores canadienses que retornan después de este programa de entrenamiento siempre quedarán agonizantemente cortos para anotar un touchdown.

Hace falta que aparezca el hecho de que ningún quarterback o liniero salón de la fama, haya alguna vez tenido que correr tan lejos en una sola jugada: nunca. Pero, por supuesto, tenemos que entrenar para el caso del absoluto peor escenario, ¿verdad? Los jugadores de la NBA sin duda practican corridas a la canasta segundos antes de que suene la bocina durante 30 minutos al final de cada sesión de ejercicios de acondicionamiento, ¿verdad? Mi error: ¡los jugadores de la NBA haciendo corridas a la canasta segundos antes de que suene la bocina mientras alguien azota sus isquiosurales con cañas de bambú sería el equivalente del baloncesto, citando la fortaleza mental como razón! Pero estoy divagando…

Con el volumen de trabajo que se prescribe en estos entrenamientos de carrera y los magros tiempos de recuperación entre repeticiones, todos estamos de acuerdo que la velocidad no está siendo entrenada en estas sesiones. Nadie se vuelve cada vez más rápido. Si está corriendo en 16 segundos para 110 yardas, equivale más o menos a una velocidad promedio de carrera de 6,3 m / s, o 14,1 millas por hora. Gordos corriendo con la esperanza de hacer 20 segundos de carrera para las 110 yardas irán a una velocidad de 5 m / s, o 11,3 mph. No estoy seguro de quién está calibrando las zonas de velocidad en sus unidades de GPS, pero estas no se considerarían zonas de alta velocidad.


Acondicionamiento General.

Se podría argumentar que una gran cantidad de estas carreras (obviamente a velocidades más lentas de lo que cabría esperar en el juego) contribuiría a una mayor capacidad de acondicionamiento global, sobre todo si queremos dominar al otro equipo en el cuarto trimestre. Correr justo, poco más de dos millas de intervalados de acondicionamiento debería hacer a cada uno un mejor jugador de fútbol americano. Esto les ayuda a pasar a través de un duro campo de entrenamiento de pre-temporada. Esto hace que los atletas estén más en forma para la temporada regular. Y, por supuesto, los lleva a través de la post-temporada, que es cuando realmente cuenta. Sin embargo, el fútbol puede ser caracterizado como un deporte que consiste, en gran medida, en el sistema anaeróbico aláctico con el apoyo y la participación del sistema de energía aeróbica. Un exceso de trabajo sobre el sistema anaeróbico láctico no está indicado en el fútbol americano, ni es productivo para los jugadores, en cualquier época del año. Es preocupante que los entrenadores aplaudan cuando un jugador vomita durante uno de estos entrenamientos. Nunca he visto vomitar a un jugador durante el Super Bowl debido a la excesiva intensidad del juego.

Si el cuerpo técnico realmente quiere mejorar las cualidades de acondicionamiento aeróbico y generales de los jugadores, yo recomendaría que hablen con mi buen amigo, David Clark, que trabaja como profesor de kinesiología, quien es investigador y fisiólogo del ejercicio, con experiencia excepcional en el entrenamiento de los sistemas de energía aeróbica. O, ¿por qué no hablan con Steve Magness, un entrenador de pista y campo traviesa y autor sobre el tema de la carrera de resistencia. Estas dos personas parecen ser un buen lugar para comenzar. Sin embargo, sospecho que la mejora de la condición aeróbica no es un verdadero objetivo de estos ejercicios. Además, la mayoría de las pruebas de acondicionamiento implementadas a principios de los campos de entrenamiento implican rangos de sistema de energía similares. Las repeticiones de carreras de 110 yardas y las corridas de 300 yardas dominan el paisaje.


Prevención de Lesiones.

Siempre hay que tener en cuenta que un método de entrenamiento puede anunciarse como valioso porque ayuda a prevenir lesiones. No hay que preocuparse, en absoluto, de que no mejore el rendimiento. La prevención de lesiones es de lo que se trata todo en estos días. Por extraño que parezca, desde que el “lobby de prevención de lesiones” ha estado promocionando los beneficios de su enfoque, las tasas de lesiones siguen aumentando, desde el deporte juvenil hasta las filas de los profesionales. Las distensiones de isquiosurales se suceden a diario en deportes que nunca tuvieron problemas en los isquios. Las rupturas del ACL y del tendón de Aquiles son cada vez más comunes. A pesar de los avances en el fortalecimiento del núcleo, las hernias deportivas están apareciendo como el resfriado común. Gracias a Dios que estamos enfocados en la prevención de lesiones.

No estoy seguro de cómo, repeticiones de carreras de 110 yardas con 45-60 segundos de pausa previenen las lesiones, pero estoy seguro de que alguien ha utilizado esta línea en su argumento de venta. En todo caso, sólo he oído que una epidemia de lesiones de isquiosurales sigue la estela de estos entrenamientos. Es como si los equipos rivales hubiesen contratado a un equipo de francotiradores mercenarios que se alinean en la parte superior del estadio, y hacen caer a los atletas uno por uno a través de todo el campo. La ironía es que los equipos rivales están haciendo los mismos ejercicios ridículos. Por lo menos, un tirón menor del isquiosural, en el primer entrenamiento de estas sesiones insanas de carrera, le ahorrará al atleta tener que hacer más sesiones durante al menos tres o cuatro semanas, dada la falta de sofisticación en la mayoría de los programas de rehabilitación de los músculos isquiosurales. Encuentro irónico que la falta de eficacia en un área pueda salvar a los atletas de una tremenda insuficiencia en otra.


Fortaleza Mental.

Así que nos queda una de las razones restantes del porqué docenas de sprints de 110 yardas son relevantes para el juego de fútbol americano. Sacarles la madre a nuestros jugadores, de cualquier manera posible, de modo que los prepare mejor mental y psicológicamente para manejar las demandas del juego. Los desgarros de los músculos isquiosurales son un signo de debilidad. Los vómitos me dicen que el atleta está empujando a sus límites. Si busca a tientas la pelota o va fuera de juego demasiadas veces, la razón obvia es que usted no está mentalmente fuerte y vamos a remediar el problema al hacerle correr una distancia que casi nunca experimenta en un juego, para un número de repeticiones que no tiene ningún sentido.

Siempre escuchamos a la gente hablar de conceptos de especificidad y de si un ejercicio es, o no, “funcional”. ¿Por qué los entrenadores no aplican estos conceptos cuando se trata de la dureza mental o la preparación psicológica? Si las repeticiones corriendo en sprints de 110 yardas fueran la respuesta a la fortaleza mental en el fútbol americano, puedo dirigir a todo un grupo de corredores de 400m y 800m ya que esto sería perfecto para las demandas de “fortaleza mental” del fútbol americano. Van a correr esas repeticiones a mediana velocidad a lo largo del campo al ritmo de su corazón. Pero, le diré qué. Cuando un corredor de 400 metros de 72 kilos corra a través del centro del campo y su cabeza sea arrancada por un guardia 95 kilos, le puedo asegurar que no va a tener el tipo “correcto” de fortaleza mental para levantarse del césped e ir a la línea para la siguiente jugada, y mucho menos hacer esto para toda una temporada de 16 partidos, además de los juegos de post-temporada. Como mi buen amigo Rob Panriello escribió recientemente:

"El desarrollo de la fortaleza mental se logra con una estructura apropiada de prácticas de alto ritmo, bajo situaciones de alta presión similares a las del día de juego. Para responder de manera óptima en este entorno estresante el atleta debe estar alerta y ser capaz de ejecutar con un adecuado funcionamiento del sistema neuromuscular y músculo-esquelético, y no a través del agotamiento y las náuseas".


Observaciones Finales.

Algunos de ustedes pueden pensar que me estoy tomando libertades al burlarme de las personas que llevan a cabo ejercicios de acondicionamiento con carreras de 110 yardas. Bueno, no lo estoy. Para tomar una frase de la campaña de Donald Trump, “¡Algunos de mis mejores amigos hacen que la gente corra sprints de 110 yardas!” Estoy tratando de hacer el punto, de que una mayor reflexión debería entrar en la planificación de todos los entrenamientos en su programa de entrenamiento. No es suficiente decir que un programa se centra en la prevención de lesiones o la dureza mental. Las sesiones de entrenamiento pueden tener elementos de estas cualidades, pero la pregunta más importante debe ser: “¿Cómo esta forma de entrenamiento me hacer mejor en una forma útil y medible?” Si usted está luchando con las razones detrás de un entrenamiento en particular que ha planeado, he aquí un consejo: ¡no lo haga! Si racionaliza después, el hecho de que una sesión de ejercicios está pensada, principalmente, para mejorar la fortaleza mental, está en el camino de la destrucción y realmente necesita reexaminar su enfoque para entrenar y desarrollar atletas.

Siempre es fácil mirar a nuestros éxitos reflejándolos sobre la eficacia de nuestro programa. Sin embargo, también hay que examinar nuestros muchos fracasos y hacer una evaluación equilibrada de si nos estamos moviendo en la dirección correcta. A pesar de que Simon Sinek nos ha pedido que, “Comencemos con el Por Qué”, todavía me apego a la recomendación de mi antiguo entrenador eslovaco de estar constantemente preguntándome: “¿Para qué?”


Acerca del Autor.

Derek M. Hansen es el fundador de StrengthPowerSpeed.com.

Derek es un consultor de rendimiento deportivo que ha estado trabajando con atletas de velocidad, fuerza y potencia deportiva desde 1988. Ha trabajado con algunos de los de mejores del mundo como entrenador y consultor, incluyendo medallistas olímpicos, titulares de récord mundiales, atletas canadienses del equipo nacional y atletas profesionales de numerosos deportes. También se desempeña como consultor de rendimiento de equipos profesionales y programas NCAA División 1 en toda América del Norte.

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Este artículo tiene 2 Comentarios

  1. Juan el articulo es una maravilla , el sarcasmo q maneja me hizo reir muchisimo . Yo q tengo contacto con atletas de rugby pasa lo mismo. Pasadas de 1000 metros , imaginate puliar 2 da linea haciendo 10 o 1t pasadas de mil , con ese tipo de pauso 1 min , naaaaaaa. Una vez en un equipo de zona sur , de rugby, el primer estimulos q recibieron despues del receso , fue una pasadas magicas q dejaros a 3 jugadores lesionados , buenisimo . Tal cual el articulo . Muy bueno juan !!!!! El autor maravilloso 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *