Planificación y Programación del Entrenamiento en Juegos Deportivos.

 

Comencé este artículo en mayo de 2010, antes de llegar a Boston, pero nunca lo he terminado. Mi plan es utilizarlo como una plantilla para escribir un libro en un futuro próximo. Este artículo inconcluso cubre la estructura de los juegos deportivos y se inicia con la parte de análisis, que es donde me detuve. Quizás termine esto algún día. De todos modos, ¡disfrute!


Introducción.

Como entrenador de fuerza y acondicionamiento en deportes de equipo (un sub-grupo de los juegos deportivos) quería expresar mis opiniones sobre los problemas en la planificación y programación del entrenamiento en los juegos deportivos y presentar una posible solución. También es un buen momento para hacerlo, antes del evento deportivo más grande después de los Juegos Olímpicos: la Copa del Mundo que se celebrará en Sudáfrica. Tengo muchas ganas de terminar este artículo antes, de modo que pueda sentarme, relajarme, beber un montón de cerveza y alentar por la Selección Nacional de Serbia. Espero tener algo de tiempo para hacerlo, ya que voy a estar en el MBSC en Boston haciendo mis prácticas.

Antes de comenzar a leer este artículo, por favor, tenga en cuenta que representa mis pensamientos sobre los problemas y posibles soluciones, y que usted debe verlo como una “discusión del pensamiento crítico” y obtener sus propias soluciones. Como siempre, de alguna manera necesito poner mis pensamientos en el papel (¿acaso no todos los escritores tienen una “necesidad” similar de hacerlo? Como si algo les obligara a hacerlo… ¡es muy raro!) Para cumplir con mi fuerte racionalidad y ganar posiblemente comentarios sobre él a través de una discusión sana y crítica, que casi no espero. Vea este artículo de esta manera, no es algo escrito sobre piedra u otro dogma del tipo lo-dijo-el-gurú-de-internet.


Clasificación y Estructura de los Juegos Deportivos.

Cuando un amigo mío, Ognjen Milic llamó a nuestro amigo en común Jovan Buha (en la actualidad haciendo prácticas con los Bulls de Chicago) y le preguntó sobre lo que yo estaba haciendo, su comentario sarcástico fue: “Mladen está haciendo algunas clasificaciones”. Soy famoso en el círculo de mis amigos y atletas de ser muy “pedante” en relación con los términos y las clasificaciones, ya que términos equivocados o mal definidos dan lugar a pensamientos erróneos y los pensamientos erróneos conducen finalmente a malas acciones y decisiones. Esto puede suceder muy a menudo, especialmente cuando la gente usa las mismas palabras para cosas diferentes, o discute sobre la misma materia con diferentes términos. Sucede todo el tiempo.
   
Por lo tanto, para cumplir con mi extremadamente racional “fetichismo” con las clasificaciones, incluso antes de empezar a identificar los problemas de programación en los juegos deportivos, tenemos que lidiar con… tambores por favor… clasificación y terminología (sí, lo sé – aburrido, pero importante y voy a intentar que sea breve e interesante, o por lo menos, como Lyle McDonald señaló, que se quede dormido mucho más fácil). Tener esto bien definido nos proporcionará, como resultado, la herramienta con la que podemos definir los problemas y soluciones, sin demasiada confusión.

Para la clasificación de los juegos deportivos voy a utilizar la plantilla de clasificación del libro Teaching Sport Concepts and Skills, que es un recurso recomendado (véase la sección de literatura y sugerencias de lectura).
 
Los autores clasifican los juegos deportivos en las siguientes categorías: (1) juegos de Invasión (2) juegos de Red / Muro, (3) juegos de Golpear / Campo y (4) juegos de Puntería.

A continuación una breve descripción de cada categoría de juego del libro (pág. 20-21).

La moraleja aquí es que en los deportes de la categoría de juego similar (por ejemplo, el fútbol y el hockey sobre césped) comparten similares, si no los mismos problemas tácticos, sin embargo, difieren en las soluciones técnicas / de movimiento a esos problemas. Este es el fundamento del concepto de transferencia de conocimientos tácticos en los juegos (véase “Teaching Sport Concepts and Skills” para obtener más información sobre este tema). Por lo tanto, la próxima vez que alguien le diga “Usted sabe, mi deporte es muy especial y muy diferente de otros deportes”, usted puede enseñarle el dedo (nota: ¡esto es una broma!). Teniendo también en cuenta las necesidades de preparación física de los juegos deportivos, podemos concluir que los juegos deportivos son más parecidos que diferentes, pero recuerde: ¡el diablo está en los detalles!

En la imagen siguiente traté de desarrollar un esquema conceptual de la estructura básica de todos los juegos deportivos, que utilizaremos en próximas discusiones, en las que principalmente me referiré a ejemplos de juegos de invasión y red / muro.

Como ya se señaló, los juegos (sobre todo los provenientes de una misma categoría) comparten los mismos problemas tácticos, pueden subdividirse en problemas de (1) de puntuación, (2) prevención de puntuación, (3) reanudar el juego y (4) transición. Esto es lo mismo que las fases del juego: (1) ofensiva o fase de ataque, (2) fase de defensa, (3) reanudar el juego (por ejemplo, saque inicial, saque de meta, saque de banda, tiro libre, saque de esquina) que puede estar fase ofensiva o defensiva para un equipo determinado y en transición (4). La transición es una fase corta, pero muy importante, entre la fase de ataque y la de defensa, y viceversa, donde los jugadores deben volver a organizarse (en el sentido táctico y estratégico, pero también de un estado de tipo psicológico / mental a otro) de la fase de ataque a la fase de defensa (por ejemplo, cuando se pierde la posesión de la pelota) o de la defensa a la fase de ataque (por ejemplo, al robar un balón). En el baloncesto, por ejemplo, la fase de transición está muy bien definida (el traslado de la pelota hacia la cesta / mitad de campo contrario) en comparación con el voleibol, donde la fase de transición ocurre cada vez que la pelota pasa sobre la red, y es más sutil. En cualquier caso, la fase de transición es muy importante y como una prueba de ello hay un porcentaje cada vez más alto de puntuaciones realizadas a través del ataque rápido y el contraataque. Por lo tanto, para que un equipo tenga éxito, debe tener también una fase de transición muy rápida y eficiente.

Debido a que las mencionadas fases son comunes a todos los juegos deportivos, los juegos individuales tienen sus propios elementos especiales que son sub-grupos de las mencionadas cuatro fases del juego. Ok, ahora el mencionado chico “mi-deporte-es-especial” me puede mostrar su dedo (nota: ¡esto es una broma!). En la siguiente imagen hay elementos conceptuales del juego del voleibol. Sé que esto no es importante para el debate, pero quería mostrar mis gráficos de mala calidad y mi conocimiento del voleibol (nota: ¡esto es una broma también!).

 

Sin entrar en el análisis estructural del voleibol, el punto principal es que hay una gran cantidad de similitudes entre los juegos, en términos de problemas tácticos y, en lo que difieren, es en las soluciones a esos problemas, especialmente en lo que tiene que ver con las habilidades con el balón o los elementos/habilidades técnicas.

Soluciones para los mencionados problemas tácticos serían (1) toma de decisiones o habilidades tácticas, (2) habilidades con el balón o los elementos/habilidades técnicas, y (3) movimientos sin pelota o patrones de movimiento.

Toma de decisiones. La toma de decisiones se puede dividir en: (1) decisiones mientras se está en posesión del balón (equipo en ataque y defensa) y (2) decisiones mientras no se está en posesión de la pelota (equipo en ataque y defensa). Es interesante observar que la mayor parte del tiempo un jugador está sin el balón y sólo un pequeño porcentaje del juego se encuentra en posesión de la pelota. Esta es la razón por la que las decisiones cuando no se está en posesión de la pelota (tanto en ataque como en defensa) y los movimientos sin pelota son tan importantes, tanto, que se puede decir que los partidos se juegan sin el balón. De todos modos, aún siendo un porcentaje muy bajo del juego, las habilidades con la pelota y las decisiones mientras se está en posesión de la misma son las que suelen decidir el resultado final. Como hemos dicho, el diablo está en los detalles. Usted puede ver esto en el famoso concepto del “iceberg bajo el agua”.

 

Lo que normalmente vemos cuando vemos un determinado juego es el jugador que está en posesión del balón y una pequeña área alrededor de él, porque ahí es donde está la acción. Pero, como en el iceberg de la imagen anterior, las decisiones, mientras se está en posesión del balón y las habilidades con el balón son sólo la punta del iceberg (importantes, sin embargo, ¿recuerda al diablo?), sin embargo, la mayor cantidad de la partida se juega “bajo la superficie” o sin la pelota. Las masas no ven esto, e incluso una gran cantidad de entrenadores caen en la trampa al usar un enfoque con poca visión del análisis cualitativo al observar sólo la “punta del iceberg”.

Un ejemplo de este “fenómeno de luz de foco” (por favor ponga los derechos de autor sobre este término) es que cuando se mira al jugador en posesión de la pelota y a los jugadores a su alrededor, un observador seguro notará lo mucho que hay de movimientos de alta intensidad, correr y esas cosas, lo que puede llevar a sugerencias de entrenamiento deficientes (por ejemplo la utilización de demasiado trabajo glucolítico). Aunque en el interior del “ojo del huracán” (disculpas por ser poético) está toda la rabia, en una escala más grande hay jugadores que están trotando alrededor la mayor parte del tiempo. Diez a catorce kilómetros en noventa minutos es el número que generalmente se produce como consecuencia del análisis de tiempo-movimiento del fútbol. Bueno, eso es en promedio de 6,6 a 9,3 km / h durante la duración del juego. Tiene usted razón, es un trote muy lento, casi una caminata. Más importante aún, el portero está haciendo valores similares.

Esta es la razón por la que ver el bosque en vez del árbol es tan importante, además de tener perfectamente definidos los términos, clasificaciones y otras cosas elegantes en las que soy bueno (nota: esto es una broma), es porque esto no va a conducirnos a pensamientos pobres y a acciones y decisiones de entrenamiento pobres.

¿Qué es lo que hace a una buena toma de decisiones? Actualmente, este es un tema de investigación candente pero, en resumen, es la capacidad de percibir o de estar en sintonía con las señales ambientales específicas, lo que viene con un montón de práctica específica (resolver, resolver y resolver problemas tácticos una y otra vez). Si quiero que usted aprenda a multiplicar, ¿le pido que multiplique 2 x 6 diez veces seguidas? No, porque usted sólo multiplicará la primera vez, y más tarde sólo se dedicará a repetir mecánicamente el número 12. La solución consiste en guiar a los jugadores hacia el descubrimiento, colocándolos dentro de problemas tácticos cada vez más difíciles y exigiendo que ellos los resuelvan (“¿2X6? ¿3X4? ¿6X7?”).

Como entrenador de fuerza, probablemente debería mencionar que en las tareas de agilidad, los jugadores avanzados tienen un menor tiempo de reacción, debido a su mejor percepción y decisión a la hora de ejecutar habilidades. Por lo general, una gran cantidad de E/F diseñan ejercicios de cambio de dirección (del tipo de driles “sprint allí, carioca allá, cortar a ese cono, desacelerar aquí”), como entrenamiento de la agilidad. Tenga en cuenta que estos ejercicios no están exentos de significado, sino que carecen del componente de percepción y toma de decisiones. Acabo de ver un entrenador trabajando con un boxeador, haciéndole capturar pelotitas para mejorar su “reacción”. ¿Sabe una cosa?, eso no va a suceder, ya que atrapar una pelota y esquivar o lanzar un cruzado son dos habilidades diferentes que no tienen transferencia y con señales perceptivas muy específicas y diferentes. Algo similar ocurre en el entrenamiento de la agilidad en los juegos deportivos: los entrenadores ponen el dril fuera de contexto y se olvidan de que las señales ambientales son muy específicas y cruciales. Casi me metí en una pelea con un entrenador que decía que la máquina de saque para el tenis o el voleibol es muy buena inversión. Le dije que eso era M….A, ya que el receptor no practica las habilidades de percepción y toma de decisiones. Esto es el mismo que el “concepto del iceberg”: la gente piensa que la clave es lo que ven, sin embargo lo importante está “bajo la superficie”. Si alguien está interesado, he escrito un documento final sobre el tema de la agilidad (“Entrenamiento y Testeo de la Agilidad en los Deportes”), pero por desgracia sólo está disponible en idioma Serbio. De todos modos, voy a volver a este tema más adelante con las habilidades con el balón y los movimientos sin pelota.

También es interesante señalar que las decisiones no suelen ser el resultado de procesos “conscientes” (excepto durante las fases iniciales de aprendizaje – fase verbal cognitiva), sino de procesos emergentes inconscientes. Si usted piensa, ya es demasiado tarde. ¿Se ha preguntado “quién decide”, cuando lanza en el baloncesto? ¿Está usted tomando una decisión consciente cuando lanza, o la decisión de alguna manera surge y usted simplemente la hace? ¿Qué pasa cuando está demasiado ansioso (por ejemplo, en voz alta delante de la audiencia) y empieza a pensar en lo que está haciendo y cómo? Sí, usted apesta en esa situación, haciendo movimientos torpes y tomando decisiones pobres, y cae en una espiral descendente hacia mayor ansiedad. Sin entrar en problemas filosóficos de “contra-causal libre albedrío” y todo esos garabatos de dualismo ~ naturalismo, determinismo ~ libre albedrío, aunque me gustaría citar a Daniel Dennett, Sartre e incluso Buda (nota: sí, ¡es una broma!), tengo que admitir que las decisiones parecen ser emergentes, procesos auto-organizados que dependen de señales ambientales, “affordances” percibidas (véase la psicología ecológica) y estados internos (por ejemplo, fatiga, ansiedad) sin demasiada contribución de la conciencia. ¿Se ha preguntado alguna vez si podría haberlo hecho de otra manera? Bueno, eso es una cuestión filosófica y le sugiero que busque en algún vídeo de Daniel Dennett en YouTube (nota: puede parecer una broma, pero no lo es, si usted está realmente interesado en la filosofía, el problema del libre albedrío, según Kant, es uno de los tres problemas principales de la filosofía y la psicología cognitiva moderna, y sí, ¡soy así de raro!)

Por lo tanto, el objetivo del entrenamiento en la toma de decisiones es hacer atletas más en sintonía con las señales ambientales específicas mediante la manipulación de las limitaciones del juego. Usted debe permitir a los atletas encontrar soluciones y guiarlos a ellas, en lugar de decirles qué hacer. Si usted está más interesado en el tema, le sugiero que consulte la literatura sobre las limitaciones del enfoque guiado de la adquisición de habilidades y la psicología ecológica.

Esto me lleva al problema del armado de jugadas vs. el desarrollo de jugadores inteligentes. Yo no soy de ninguna manera fanático de una o la otra cosa, sino que más bien las veo como complementarias (ya sabe, la mierda del yin-yang). Demasiados entrenadores insisten en el desarrollo de jugadas o esquemas que no son flexibles o sensibles a las perturbaciones que ocurren en un juego. Así que usted tiene entrenadores “¡hace esto o te saco HDP!”, que insisten en hacer jugadas en un sentido estricto definido por ellos mismos. También tienen un “libro de acción”, que los jugadores necesitan memorizar hasta los huesos, y cuando él llama a una acción, usted tiene que hacerlo como si estuviese definida en un manual. Muy ortodoxo y muy dogmático. Esos entrenadores suelen diseñar X-0 juegos / ejercicios (por ejemplo, 3-0, 5-0, 11-0), lo que significa que los jugadores practican patrones definidos de movimientos o jugadas sin rival y por lo general sólo con algún indicador o algo así. Usted sabe: el tipo de ejercicios corra allí, haga eso, vuelva aquí, etc. Cuando se intenta utilizar esto en un juego partido/real, con sólo una cosa que cambie, usted tendrá a los jugadores confundidos y sin saber qué hacer.

Por el contrario, desarrollar jugadores inteligentes significa “enseñarles a pescar”, adaptarlos a las señales específicas de un juego, enseñándoles los principios tácticos, y permitiéndoles tomar decisiones por su cuenta. Contrariamente a establecer jugadas, se debe utilizar una buena evaluación de las fortalezas y debilidades de su propio equipo, de los jugadores en forma individual y del equipo contrario (esto se llama estrategia o plan de juego). Este tipo de información representa una forma de restricción que puede guiar a los jugadores a tomar mejores decisiones. También se pueden diseñar juegos pequeños por bandos, donde se utiliza la información recopilada del análisis del oponente, por ejemplo, si el equipo está a punto de jugar contra un equipo que tiene mala defensa cuando se ataca por el flanco, el entrenador puede guiar a sus jugadores al ataque por el flanco brindándoles más puntos por ataques por esa zona, o algo así.

Como ya he dicho, soy una persona del tipo complementario, y eso significa que ambas (jugadas prediseñadas y entrenamiento de decisiones emergentes) pueden y deben ser utilizadas en función del objetivo y el contexto. ¿Qué es mejor: un martillo o un bisturí? Si quiere golpear algún clavo, por supuesto el martillo es mejor, pero usted no querrá llevar adelante un procedimiento quirúrgico con él. El contexto y los objetivos determinan la herramienta / método que se va a utilizar. Mi opinión es que enseñarles a pescar es una mejor solución a largo plazo en comparación con darles un pez, la que es mejor como solución a corto plazo. A veces se necesita de ambas.

Para concluir, la toma de decisiones es un proceso emergente, limitado por las señales ambientales, la experiencia, las habilidades de percepción y los estados internos (por ejemplo, fatiga, ansiedad).

Habilidades con el balón (habilidades/elementos técnicos). Las habilidades con el balón son las “herramientas” (junto con los movimientos sin balón) con las que los atletas suelen resolver los problemas tácticos, y estos conocimientos técnicos son los elementos que distinguen a los juegos dentro de una categoría. Las habilidades técnicas son esos detalles especiales. En función del deporte (y el papel específico o posición), el dominio de la habilidad técnica puede ser de suma importancia. Tomemos por ejemplo el voleibol. Debido a que es más o menos juego tácticamente sencillo (debido a sus patrones predecibles de pase-armado-ataque y sin contacto físico) en comparación con, por ejemplo fútbol, la habilidad técnica es de suma importancia. Esto es porque el contacto con la pelota es muy corto, y si un jugador mete la pata, de forma secuencial la acción de todo el equipo va a verse complicada.

¿Qué es una habilidad motora? En resumen, una habilidad motora es la capacidad de resolver un problema motor / movimiento. Por lo general, las personas están sólo percibiendo y por lo tanto definen como habilidad motora al movimiento percibido. Esta es la punta del iceberg, también, y no creo en hacer la división toma de decisión y / o percepción en la ecuación, excepto en aras de la discusión, es una manera de definir la habilidad motora. La habilidad motora es más que movimiento, y no se puede ubicar, practicar y adquirir cuando se separa de su contexto ambiental. De nuevo recomiendo que chequee la psicología ecológica y la literatura sobre las limitaciones del enfoque guiado.

Por ejemplo, tomemos el pase en el fútbol. Si usted practica pasar en forma mecánica contra una pared, usted no ganará la percepción de combinaciones de movimiento necesaria para juzgar realmente la distancia y por lo tanto la energía necesaria para pasar con éxito a un compañero de equipo en movimiento. Esta no es una habilidad, es una acción mecánica, un patrón muerto. Nuevamente, tenga cuidado de no usar la lógica uno / o el otro, a veces es necesario aislar la habilidad del contexto ambiental y practicar su mecánica. Pero si realmente quiere desarrollar habilidades, usted necesita desarrollar combinaciones de movimiento en formas cada vez más complejas. En la literatura del control motor, esto se llama simplificación. Tomando el ejemplo del pase en el fútbol, uno puede practicar pasar estando de pie con un compañero de equipo, para después pasar, a continuación, a añadir un oponente pasivo, etc, etc.

Hay muchas preguntas por responder acerca de la adquisición de las habilidades motoras, si el bloqueo es mejor o peor que la práctica aleatoria, la práctica global frente a la práctica analítica, la práctica en cámara lenta, el uso de retroalimentación descriptiva versus a la prescriptiva, el descubrimiento guiado y cosas por el estilo. Si usted está interesado en el tema eche un vistazo a la sección de lecturas recomendadas.

Es interesante observar que los juegos de entrenamiento / enseñanza tradicionales ponen gran énfasis en la adquisición de elementos técnicos. “Pero entrenador, ¿cuando estamos a punto de jugar el partido?”. Sí, se necesitan años para dominar ciertos elementos técnicos, y su desarrollo debe estar siempre presente, en mayor o menor medida, en cada sesión de entrenamiento, pero también puede ser del tipo jugados (con objetivos de rendimiento, por ejemplo) y divertidos, en comparación con ejercitaciones aburridas. Además, el concepto de trabajo de la técnica permite a los principiantes practicar la toma de decisiones y aprender habilidades tácticas en juegos modificados y divertirse, utilizando la técnica modificada, la cual sirve como un vehículo temporal hacia la perfección de la habilidad técnica. Usted puede encontrar más información sobre este concepto en “Play Practice”.

Dejar afuera la toma de decisiones, mediante la elaboración de ejercitaciones en las que se sepa que es lo que se debe hacer, hacia dónde pasar, etc, es una manera de enfatizar el desarrollo de aptitudes técnicas y esto puede ser creado para ser más divertido, al exigir una determinada actuación (por ejemplo, el ganador con la mayoría de pases precisos evita hacer lagartijas). Esto creará ejercitaciones del tipo juegos-competitivos las que son amenas.

Es interesante notar que el modelo de aprendizaje del deporte de Enseñanza de Juegos para la Comprensión (EJpC), que es la base de este artículo, usa la siguiente estructura de sesión. Se empieza con un juego modificado, y luego se les pregunta a los atletas con respecto a un factor de rendimiento dado (por ejemplo, una habilidad táctica o una habilidad técnica) y se los guía a la solución, entonces se aísla y se pone en práctica ese factor de rendimiento mediante juegos pequeños modificados por bandos o ejercitaciones como-de-juego, y luego se termina con un juego modificado, donde los jugadores pueden utilizar lo que han aprendido. Esto va bien con la opinión de Sócrates de que “la comprensión profunda nace del interior”, lo que significa que la práctica de ejercicios aislados, en primer lugar, sin que el atleta sea consciente de su función en un determinado juego, y no guiarlos a la idea de que la mejora de ese elemento en particular mejorará su juego, es muy miope. Como atleta, siempre he querido saber porqué estamos haciendo lo que hacemos. Haciéndome pasar por un juego reducido modificado de auto-revelación, y hacerme ver la relación causa-efecto, en vez de decírmela, me hará más consciente de la importancia, me motivará más y me hará más reflexivo.

Algunos entrenadores destacados en las artes marciales también han llegado a la misma conclusión de lo que aquí se dijo, como Matt Thornton de Straight Blast Gym y Rodney King y su Crazy Monkey Defense (que recomiendo encarecidamente a cualquier interesado en las artes marciales).

 

Debido a que este artículo puede llegar a representar una buena plantilla para un libro que estoy planeando escribir, no voy a entrar en demasiados detalles y debates con respecto a la toma de decisiones y la adquisición de habilidades motoras. Pero, necesito cubrir un par más de conceptos fundamentales.

Primero, ¿existe tiene un modelo de técnica óptima / perfecta? Ya sabe: “¡Hazlo de este, o de este modo!”. Las últimas investigaciones sobre la variabilidad del movimiento humano han traído algunas ideas nuevas sobre el tema. Para hacer corto un cuento largo, no existe una técnica óptima / perfecta. Los atletas siempre muestran un grado de variabilidad y la variabilidad es buena, porque demuestra la flexibilidad y adaptabilidad del sistema de movimiento (como nota al margen, la variabilidad en la fisiología humana ha ganado una gran cantidad de interés la que, por ejemplo, se muestra en más y más interés en la VRC, o variabilidad del ritmo cardíaco). Lo que significa que no debemos insistir con el “estereotipo dinámico” y la visión mecanicista de la habilidad técnica, sino más bien permitir a nuestros atletas experimentar a través de un determinado derecho a cometer errores, que les permita encontrar su propia solución óptima de movimiento/motora, teniendo en cuenta nuestra orientación y conocimiento de los principios biomecánicos del movimiento efectivo y eficiente. ¡Los principios son importantes, no los “estereotipos”!

Los elementos o habilidades técnicas se pueden dividir en fundamentales y avanzadas. Como ustedes saben, es necesario dominar primero los fundamentos. Sin embargo, una gran cantidad de gente se olvida de eso. Manténgalo simple, y haga lo básico primero.

Cada elemento técnico tiene tres fases: (1) fase de preparación, (2) fase de ejecución y (3) fase de finalización. Cada una de estas tres fases tiene su propia (1) percepción, (2) movimiento y (3) componentes conceptuales o tácticos. Al analizar o instruir en habilidades técnicas, uno debe estar familiarizado con todos estos factores. Le sugiero un vistazo a “Sport Skill Instruction For Coaches” por Craig Wrisberg.

También debe darse cuenta de mi propia búsqueda para responder a la diferencia entre habilidades y capacidades. Este par complementario (habilidad ~ capacidad) es la base de la teoría del entrenamiento contemporáneo y de la división del entrenamiento en prácticas y entrenamiento, o aprendizaje de habilidades y acondicionamiento. Además, por esto es también fundamental tener un entrenador de fuerza y un entrenador principal. Uno trata con las capacidades y el otro con las habilidades.

Bueno, ¿no son las capacidades sólo habilidades de motricidad generalizadas? Si le pregunta a un levantador de potencia con seguridad le dirá que la sentadilla es una habilidad, pero, por lo general, utilizamos testeos de sentadilla para evaluar la fuerza máxima de las piernas, y hacer correlaciones hacia la ejecución una destreza en particular. De esta manera, definimos las capacidades motoras que se encuentran por debajo de una destreza motora / técnica en particular. Nosotros decimos que para ejecutar eficientemente una habilidad de remate y / o bloqueo en el voleibol, uno debe tener la fuerza explosiva de las piernas (que se evalúan, por el salto). ¿Pero no son las capacidades y destrezas técnicas sólo habilidades motrices diferentes, con mayor o menor transferencia entre ellas (dependiendo del nivel del atleta y sus niveles individuales propios)?

Hoy mismo me estaba haciendo el chequeo médico para el carnet de conducir. Cuando entré en la habitación de la psicóloga, ella me dio para hacer una prueba básica de tiempo de reacción, y entonces me puso en un dispositivo en el que usted debe realizar el seguimiento de una aguja hacia abajo durante un trayecto mediante la rotación de dos ruedas, una con la mano derecha y la segunda con la mano izquierda. Le pregunté, ¿qué diablos tiene esto que ver con la conducción? Ella respondió que la prueba se supone que pone a prueba la coordinación ojo-mano, la que es muy importante para la conducción. ¡Sí, claro! Yo no quise entrar en una discusión científica, porque los demás estaban a la espera de la misma prueba, pero con esto es que tengo problemas. ¿Existen capacidades generales absolutas, o habilidades específicas con mayor o menor transferencia entre sí? En mi humilde opinión, el seguimiento de la aguja, incluso si determina algún tipo de coordinación ojo-mano, evalúa la coordinación ojo-mano en el seguimiento de una aguja, no en la conducción.

Como parte de nuestra educación como entrenadores, debemos ser capaces de hacer diferentes análisis motores y de factor, y de hacer declaraciones con respecto a en qué capacidad se basa la ejecución de una habilidad eficiente (estudio transversal). Entonces, si mejoramos una capacidad determinada, entonces la ejecución de la habilidad mejorará (estudio longitudinal). Esto se puede llamar sentido común y constituye la base de la educación de los entrenadores de fuerza y entrenadores en general. ¿Problema del huevo o la gallina? ¿O quizás no? “Algo está podrido en el estado de Dinamarca”, como diría Shakespeare. Este es el problema que estoy estudiando actualmente y debo encontrar una solución complementaria a esto.

Movimientos sin el balón. Finalmente, la parte inferior del iceberg. Los movimientos por fuera del balón se pueden hacer cuando el equipo está atacando (por ejemplo, el apoyo) y cuando el equipo está en la defensa (por ejemplo, la cobertura).

Basado en el trabajo en la agilidad de Ian Jeffreys, podemos clasificar los movimientos por fuera de la pelota en tres categorías: (1) iniciación, (2) transición y (3) actualización de patrones de movimiento.

Patrones de iniciación del movimiento. Con los patrones de iniciación de movimiento, el atleta se prepara para iniciar o cambiar el movimiento. Normalmente, esto implica un movimiento muy corto y rápido que permite a los atletas iniciar o cambiar el actual movimiento, por lo general en respuesta a un estímulo externo. Los patrones típicos incluyen los pasos cruzados, los pasos direccionales, los “Plio” pasos, los pasos de corte lateral o pasos de corte, los giros de cadera y así sucesivamente (ver los DVDs de Lee Taft para más información sobre los mencionados patrones de movimiento). Las capacidades motrices necesarias para realizar estos movimientos son: potencia explosiva de las piernas (triple extensión), fuerza relativa (fuerza en relación con el propio peso), fuerza reactiva, fuerza excéntrica de las piernas, fuerza de los músculos laterales y rotadores de la cadera, así como un rápido reposicionamiento de los pies (conocido como pies-veloces) a la posición óptima para lograr la máxima fuerza de reacción contra el suelo.

Patrones de transición del movimiento. Con los patrones de transición del movimiento, la única preocupación es mantener al atleta en una posición favorable en la que se puede percibir a sí mismo y responder a los estímulos externos del medio ambiente. El objetivo de este patrón de movimiento de transición no es el logro de la velocidad máxima, sino más bien, la ejecución óptima de los patrones de movimiento de transición está orientada hacia el logro de una postura corporal óptima y mantenerla durante una respuesta rápida. En la mayoría de los deportes, los movimientos como correr hacia atrás, el movimiento lateral (conocido como desplazamiento lateral), los pasos pequeños (conocidos como pasos-cortos) y caminar, son los movimientos de transición más comunes, y rara vez se realizan por largas distancias o a alta intensidad. Las capacidades motrices que son necesarias para la ejecución de los movimientos de transición son la resistencia muscular local / de las piernas (debido a posiciones estáticas, por ejemplo, la posición de base, la posición atlética) y la resistencia aeróbica (por el hecho de que los movimientos de transición representan el importe mayor de los movimientos realizados, por lo general en forma de baja intensidad y entremedio de los patrones más intensivos de iniciación y de actualización del movimiento, durante el cual los atletas deben recuperarse y reponer sus reservas ATP / CP).

Patrones de Actualización del Movimiento. Los patrones de actualización del movimiento en última instancia determinan el éxito de la secuencia de movimiento y, por lo general, incluyen una habilidad técnica o un sprint hacia una determinada posición. En este punto, el atleta reaccionó ya al estímulo, y su objetivo es llegar a una posición determinada lo más rápido posible, o realizar una destreza técnica, característica de este deporte. En un intento de alcanzar una determinada posición tan rápidamente como sea posible, los atletas suelen usar la forma más rápida de movimiento, la que es el sprint en línea recta. Los patrones de actualización del movimiento pueden incluir también una carrera cruzada, un desplazamiento lateral de alta intensidad. Las capacidades motoras necesarias para llevar a cabo los patrones de actualización del movimiento dependen de la habilidad técnica a ejecutar, pero para una carrera de velocidad lineal (por lo general una aceleración de 0 a 40 m, incluso más corta en la mayoría de los juegos deportivos) las siguientes capacidades son necesarias: potencia explosiva de las piernas, potencia reactiva de la las piernas, fuerza relativa de las piernas.

Pueden existir numerosas combinaciones de patrones de movimiento de iniciación, de transición y actualización que son específicos de un deporte determinado. Ian Jeffreys también ha desarrollado su propio sistema de entrenamiento de la agilidad en tres fases. En la primera fase, el atleta está centrando en el desarrollo de patrones de movimiento aislados. Durante la segunda fase el atleta se centra en las combinaciones específicas de patrones de movimiento, especialmente en la transición entre ellos. En la tercera y última fase, el atleta se centra en la ejecución de los patrones de movimiento en una ejercitación tipo-juego (por ejemplo, juego de la etiqueta, pequeños juegos por bandos, 1v1, etc.)

También es interesante hacer notar la diferencia entre la técnica de carrera de los velocistas y la técnica de carrera que sucede en un juego deportivo, por ejemplo, el rugby. Mark Sayers comparó la técnica de sprint de los velocistas de élite y de los jugadores de rugby y se dio cuenta de algunas diferencias importantes. Debido a necesidades disímiles, los jugadores de rugby corren con el centro de gravedad más bajo (esto por los choques y por el hecho de que tienen que estar preparados para cambiar de dirección, y “correr alto” no es la solución), una mayor inclinación hacia delante con una postura encorvada y zancadas más cortas. Esta es otra prueba de que la técnica óptima no existe e insistir en el “estereotipo dinámico” puede causar un montón de problemas. El contexto define la solución de movimiento adecuada, no el dogma de nadie.

No estoy diciendo que enseñar la técnica óptima de carreras de velocidad (es dudoso si en realidad se puede enseñar o si surge cuando los factores están en su lugar) no tiene lugar en los deportes de equipo, sino más bien que los entrenadores deben identificar y tener en cuenta las diferencias y “no arreglarlo, si no está roto”. Otra opción es enseñar a los atletas a “cambiar” de la técnica de velocidad del tipo-atletismo, hacia la técnica que exige su deporte y que demanda la situación. Enséñeles a pescar.

Si usted todavía está despierto y siguiéndome, hemos terminando con este análisis estructural de los juegos deportivos. Hemos definido las fases, componentes y patrones y espero que ahora seamos capaces de ver el bosque de los árboles. Ahora, quiero hablar de otros tipos de análisis de juegos útiles, que brindan resultados que podemos utilizar para ayudarnos a planificar el entrenamiento. Espere, el paseo apenas ha comenzado.


Niveles de Análisis de los Juegos Deportivos.

Como ya se habrá dado cuenta, estoy tratando de explicar el “panorama general”, de modo que no se pierda en las minucias, o en otras palabras, permitirle ver el bosque por entre los árboles. En mi humilde opinión esto es lo importante: tener una visión global y un espíritu crítico. El diablo está en los detalles sin embargo, pero si usted se centra demasiado en los detalles, se perderá y el diablo se lo va a llevar. El entrenador Mike Boyle utiliza el ejemplo de grandes rocas todo el tiempo, y eso es todo. Si usted tiene las rocas grandes en su lugar, siempre habrá lugar para la arena o incluso para una lata de cerveza (nota: usted necesita conocer la historia para entender esto).

¿Cuál es el propósito del análisis? No creo que haya una respuesta única a esta pregunta, pero puede que en realidad lo intente. El propósito del análisis, en mi humilde opinión, desde el punto de vista pragmático, es brindarle información que puede utilizar para guiar su entrenamiento. Punto. Si la información proporcionada por el análisis no es ni útil ni práctica, no sirve para nada. Además, esta aplicación práctica del análisis consta de numerosos aspectos: tales como ofrecer un modelo de la actividad competitiva de un juego y proporcionar información e identificar los factores que se corresponden con un determinado elemento de juego (los factores de éxito), el modelado del proceso de entrenamiento, hacer seguimiento de los efectos de entrenamiento, etc.

En mi opinión (y puedo estar equivocado) hay tres niveles o tipos de análisis: (1) el análisis del juego, (2) la evaluación de los jugadores y (3) el análisis de la carga de entrenamiento.

ANÁLISIS DEL JUEGO. El análisis del juego consiste en numerosos tipos de análisis de actividades durante el juego en sí. Excepto en el análisis estructural (que ya hemos cubierto) hay tres tipos principales de análisis del juego: (1) el análisis de notación, (2) análisis de tiempo-movimiento, (3) el análisis funcional.

El análisis de notación. trata con el análisis de la técnica (en las habilidades con el balón y los movimientos por fuera de la pelota), los elementos tácticos y decisiones, su número y frecuencia, las variaciones, eficiencia y calidad en un juego. Por lo general, un especialista está haciendo este tipo de análisis (en el voleibol existe un especialista en estadísticas) que va “anotando” una serie de elementos dados, o puede hacer esto con la tecnología moderna de un ordenador y con un buen software. El propósito de este análisis es adquirir conocimiento de las frecuencias, la eficiencia, las variaciones y la calidad de algunos de los elementos dados, los que pueden ser utilizados como retroalimentación o en la evaluación de fortalezas y debilidades del propio equipo y el oponente.

El análisis de tiempo-movimiento. es similar al análisis de notación, excepto que también incluye el tiempo o la duración de un elemento dado junto con su intensidad. El objetivo es obtener información sobre la frecuencia y la duración de un elemento dado, sus combinaciones y la contribución relativa al tiempo de juego. Esto incluye también la distancia recorrida (total y a diferentes intensidades de movimiento), el número de sprints, el número de RSA (repetición de sprints con poco descanso), y las relaciones trabajo-descanso durante el juego, junto con un montón de otros datos, todo cuanto se puede expresar como valor indicativo o en determinados períodos del juego, nos puede dar una visión más clara para la estrategia de fatiga y ritmo (por favor, eche un vistazo al artículo de Edwards and Noakes y el de Tucker –en inglés-), de un jugador dado o de todo el equipo. Esto nos puede dar las ideas sobre la participación de un jugador en particular, sub-unidad o de todo el equipo, junto con lo que nos proporciona información que podemos utilizar para crear sesiones de entrenamiento de acondicionamiento específicas. En realidad, se puede escribir todo un libro sobre este tema y, por cierto, hay muchos de ellos. Planeo poner en mis manos en “The Essentials of Performance Analysis: An Introduction” de Mike Hughes y Ian Franks. No sé porqué, pero creo que voy a encontrar algo interesante en él. Un análisis decente de tiempo-movimiento en el fútbol que podemos utilizar a modo de ejemplo se puede encontrar en el artículo de Gabbet and Mulvey.

El análisis funcional. consiste en el seguimiento de los parámetros fisiológicos durante el juego. Por lo general, implica el seguimiento de la frecuencia cardíaca (FC), consumo de oxígeno (VO2), el nivel de lactato en sangre (NLS) con el propósito de darnos la información sobre la estructura y el dominio de los sistemas energéticos específicos. Esto puede ser expresado como valores promedio, máximos, mínimos, y porcentajes en una zona o en diferentes períodos de tiempo durante un juego. Sí, este tipo de análisis nos brinda datos estúpidos tales como: 30% aláctico, 40% láctico y 30% aeróbico, lo que no he podido utilizar o encontrar un método particular para su uso a excepción de cosas estúpidas.

La mayoría de la confusión proviene de este tipo de análisis y, como he dicho antes, si hemos confundido las ideas, vamos a tener pensamientos confusos y por lo tanto acciones confusas. Esto suele suceder cuando los “gabardinas de laboratorio” intentan correlacionar datos en estado estacionario a ejercicios intermitentes, como los juegos deportivos y sacar conclusiones. Tome este punto, por ejemplo. Se ha demostrado que la FC promedio es más o menos igual en los diversos juegos deportivos, en torno al 80-85% de la FC máx. ¿El gasto de energía es el mismo? En realidad no. La FC depende de muchos factores, incluyendo el gasto de energía, nivel de excitación, temperatura, deshidratación. ¿Vio esa hermosa chica al otro lado de la calle y su corazón comenzó a galopar? Esto, básicamente, nos dice que debemos tener mucho cuidado al interpretar los datos del análisis funcional. Lo mismo para el lactato en sangre. Los valores medios indicados a través de los juegos deportivos son de alrededor de 4-10 mmol / l, más o menos. ¿A qué conclusión podemos llegar con estos datos? ¿Tendrán los atletas más preparados una media mayor o menor de FC o lactato en sangre? ¿Cómo podemos utilizar estos datos en el entrenamiento? ¿Se puede imponer la misma lógica que usamos en el laboratorio en estado de equilibrio para la actividad intermitente? No lo creo. Todavía tenemos que mejorar nuestra comprensión de la fisiología de los deportes intermitentes y sólo en los últimos años los investigadores comenzaron a identificar este problema.


De todos modos, NO DEBEMOS utilizar el análisis funcional aislado del análisis de tiempo-movimiento. En algún momento los entrenadores dicen: “Usted no está listo. Su frecuencia cardíaca fue demasiado alta” o “usted no está dando lo mejor de sí”. “Su frecuencia cardíaca fue de 130lpm la mayor parte del tiempo”. Incluso lo peor que puede hacer es utilizar números absolutos, como la frecuencia cardiaca (no el porcentaje de la FC máx) para comparar dos atletas. No sea ese entrenador. No se puede sacar ninguna conclusión del análisis funcional, sin referirse a la actividad de tiempo-movimiento, hay que poner las cosas en contexto, y entonces todo depende. Las cosas no son tan simples como tener una frecuencia cardiaca o lactato en sangre determinados.

El error más común que cometen los entrenadores es el de mirar la FC media, la que gira en torno al 80-85% de la FC máx. y los valores máximos van al 95-100% en períodos concretos, tienen la mencionada idea de “fenómeno de foco” de las acciones del juego y deciden que para tener éxito se necesita hacer pasadas de 300 metros todos los días. Tenga en cuenta que no estoy tratando aquí, de tirar al bebé al inodoro, sino más bien de explicar, en mi humilde opinión, este error común. Hay un tiempo y lugar para el entrenamiento de la potencia/capacidad glucolítica, pero no todos los días desde el primer día. Como dijo Charlie Francis: “Mira al jugador no, al balón”. Ya he señalado que la mayor parte del tiempo (hasta el 90% del tiempo de juego) los jugadores están sin el balón, ejecutando movimientos fuera de la pelota en fases de ataque y defensa, que suelen ser de baja intensidad. Así que, básicamente, los jugadores están realizando acciones de alta intensidad de corta duración, intercaladas con actividades de baja intensidad.

Continuará…


Acerca del Autor.

Mladen Jovanovic es un preparador físico de Belgrado, Serbia, que actualmente cumple la posición de entrenador principal en preparación física del RAD FC, fútbol club de Belgrado.

Ha estado involucrado en la preparación física de deportistas profesionales, aficionados y recreativos de diferentes edades, en deportes tales como el baloncesto, fútbol, voleibol, artes marciales y tenis.

Trabajos de Investigación Publicados 
 1. Orendurff MS, JD Walter, M Jovanovic, KL Tulchin, M Levy y DK Hoffmann. La intensidad y la duración del ejercicio intermitente y la recuperación durante un partido de fútbol. J Fuerza Cond Res. 24 (x): 000-000, 2010.

Mladen escribe y publica en su blog www.complementarytraining.blogspot.com.


Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *