¿Qué es la “Ciencia del Deporte”?


Para leer el artículo original haga clic aquí.

Imagen por MMAston via Wikipedia

Nota de Mike Robertson: normalmente no publico una tonelada de contenido de gente invitada, pero he recibido un montón de cosas buenas últimamente, ¡y le garantizo que esto le va a hacer pensar!

En realidad, ahora estoy leyendo "desenchufado", y creo que muchos de los pensamientos de Adán en este artículo harán lo mismo.

Además, tiene el beneficio adicional de ocho años de experiencia práctica y en el mundo del Reino de la Ciencia Deportiva. Puede que no tenga esas letras de lujo después de su nombre, pero este chico entiende, tanto al entrenamiento, como a la ciencia del deporte como partes de la ecuación.

Aquí está Adam…

________________________________________
DESCARGO DE RESPONSABILIDAD.

Yo no soy un científico del deporte.

No tengo un grado universitario o educación formal en Ciencias del Deporte o la analítica.

Entré en el mundo de las ciencias del deporte en 2013 cuando un muy buen amigo me pidió que le ayudara a gestionar un sistema de seguimiento Adidas miCoach GPS para jugadores de un equipo de fútbol profesional.

En 2013 no sabía NADA sobre Ciencias del Deporte.

Ya en 2017, todo lo que sé proviene de ensayo y error, incontables fracasos, leer y escuchar numerosas fuentes, y mucho, mucho, gracias a distintos profesionales de la ciencia del deporte que respondieron a un correo electrónico, compartieron una cerveza, o levantaron el teléfono para responder mis cientos de preguntas. Todavía estoy aprendiendo.


Una Validación de la Intuición y Refinamiento de los Métodos.

"La intuición no es sino el resultado de una experiencia intelectual anterior". – Albert Einstein

En el artículo del año pasado (en inglés) sobre la aplicación de la tecnología en el entrenamiento y la rehabilitación, proporcioné un ejemplo de cómo un entrenador de fútbol veterano con el que trabajé era capaz de evaluar en modo subjetivo el rendimiento de los jugadores a través de su propia intuición y evaluación.

A menudo su evaluación subjetiva estaba en línea con mi evaluación objetiva a través de los indicadores clave de rendimiento (KPI) de un jugador mediante de un sistema de seguimiento de GPS.

Los profesionales y los entrenadores, a menudo hacen muchas preguntas y se dirigen a la investigación o la ciencia del deporte para una respuesta. En muchos casos la respuesta está de acuerdo con lo que el profesional o entrenador puede haber intuitivamente presumido.

Las Ciencias del Deporte pueden ser una validación de la intuición que anima a la persona a decir, "qué pasaría si" y a continuar desafiando al status quo. Las Ciencias del Deporte pueden ayudarnos a hacer más preguntas y a medir objetivamente lo que muchos entrenadores con experiencia y profesionales, suponen intuitivamente de manera sistemática y organizada.

Además, las Ciencias del Deporte comúnmente ayudan a refinar los métodos ya bien practicados y a adaptar los métodos a un equipo específico, a un individuo, o a un deporte. A continuación, se muestran 2 ejemplos de lo que experimenté como validación de la intuición y refinamiento de los métodos.


Ejemplo #1.

En el Fin de Semana de las Ciencias del Deporte de Dave Tenney 2017 en Seattle, fueron presentadas y discutidas las investigaciones recientes de Amber Rowell sobre las medidas de recuperación. Poco después del viaje a Seattle estaba en el teléfono con Lance Goyke y le hice esta pregunta:

¿Cuántas horas crees que le tomaría a un deportista para recuperarse de una sesión de entrenamiento de alta intensidad?

La respuesta de Lance fue "48 horas". Él comenzó a explicar el por qué y tocamos algunos plazos fisiológicos bien establecidos además de nuestro propio entrenamiento y experiencias de coaching.

La investigación realizada por Rowell y col demostró una vuelta de los biomarcadores a la línea de base 42 horas después de una sesión de entrenamiento. La investigación había validado la intuición de Lance y la práctica comúnmente aceptada de las 48 horas entre sesiones de alta intensidad.

La investigación de Rowell había validado no sólo la intuición de Lance, sino también ayudó a refinar un método bien practicado.

Cuando los detalles importan, como en la pretemporada con dos sesiones por día, tal vez nosotros podemos mejorar la planificación de las sesiones de entrenamiento de alta intensidad con un intervalo de 42 horas en lugar de 48 horas.

Además, la investigación de Rowell demostró un proceso de recuperación comparable hasta los valores de base sin importar si el jugador realizaba una carga de intensidad moderada o alta, sugiriendo que parece haber un umbral de intensidad que requiere 42 horas de recuperación.

Por lo tanto, cuando el plan de entrenamiento tiene un día "Bajo", puede ser beneficioso mantener el entrenamiento "Bajo" y evitar el "Moderado" para respetar los resultados de estas pruebas recientes.


Ejemplo #2.

Después de una sesión de entrenamiento del equipo durante mi tiempo con un equipo de fútbol profesional les pedía a los jugadores que hiciesen una valoración de la Tasa de Percepción de Esfuerzo (TPE).

En un día de 32 grados, soleado, sin viento, y durante una sesión de entrenamiento que yo la pensaba como de una intensidad algo moderada (5/10 TPE), un jugador me dijo: -"¡Esa mierda estuvo dura!"

Un artículo del año pasado sugirió que a veces la producción verbal del cerebro es la mejor tecnología, debido a la capacidad de la corteza prefrontal (CPF) para valorar con eficacia todos los subsistemas dentro del sistema humano.

Con respecto a la CPF y el comentario de este jugador en particular, ¿no presumiríamos intuitivamente que su TPE podría ser mayor de lo esperada?

¿Es más, tal vez podemos intuitivamente presumir que sus puntajes en el cuestionario subjetivo antes del entrenamiento puede que sean un poco anormales?

A continuación, se ofrece una explicación de la ciencia del deporte utilizada…

…y aquí están lo que los datos de la ciencia del deporte mostraron para este jugador particular en este día en particular:

¿Fue nuestra intuición validada?

Tal vez.

Si tomamos una visión miope y consideramos SOLAMENTE la intensidad y el volumen de entrenamiento, percibimos a esta sesión en particular como siendo de una TPE 5/10.

Así que ¿por qué este jugador refirió "¡Esa mierda estuvo dura!" y una TPE 8/10?

Si tomamos una visión global podemos ser capaces de sugerir por qué y validar nuestra intuición:

  • La calidad del sueño referida por el jugador fue significativamente menor que su valuación normal.
  • Las horas de sueño referidas por el jugador fueron significativamente menores que su número normal de horas.
  • El dolor corporal del jugador fue significativamente mayor que su nivel normal de dolor.
  • El ambiente era de 32 grados y soleado.

La Ciencias del Deporte validaron tanto la intuición del jugador como la mía en cuanto a por qué "¡Esa mierda estuvo dura!" y también nos llevó a refinar algunos de sus hábitos de sueño durante ese período de tiempo.


Las Ciencias del Deporte: Una Espada de Doble Filo.

Un entrenador de fútbol veterano que ha estado entrenando durante más de 29 años una vez me preguntó con su grueso acento escocés:

"¿Dónde le ponemos un límite a toda esta ciencia del deporte, el entrenamiento de carga basura y simplemente seguimos con el entrenamiento?"

Una pregunta totalmente válida para alguien que ha tenido éxito internacional con varios clubes y selecciones nacionales antes de la era de la ciencia deportiva.

De hecho, él experimentó el nivel más alto de Ciencias del Deporte aplicadas con uno de sus equipos nacionales del que fue entrenador años antes y estaba muy familiarizado con la Ciencia del Deporte.

Al igual que con cualquier otra cosa en este mundo, hay subidas y bajadas en las Ciencias del Deporte. Las Ciencias del Deporte pueden convertirse en una espada de doble filo a veces.

El auge de la era de la ciencia deportiva en los últimos años ha proporcionado un conocimiento invaluable sobre numerosos temas relacionados con esta joven época de rendimiento humano.

Aguda: ratios de carga crónica, perfiles fisiológicos de partidos jugados en el deporte, perfiles neuromusculares y efectos del entrenamiento sobre biomarcadores de la sangre son algunos de los muchos temas que han surgido de la era de la ciencia deportiva.

La información ha modificado significativamente cómo los equipos, entrenadores, y profesionales se acercan a una amplia variedad de situaciones. Todos podemos atribuir un cierto nivel de mejora o éxito de algún tipo a la Ciencia del Deporte.

Se continúan mejorando rendimientos.

Se siguen ganando campeonatos.

Se siguen rompiendo récords.

Por el contrario, la cantidad de tecnología y maneras de evaluar el rendimiento son insondables hasta el punto que se ha vuelto aplastante.

He experimentado conversaciones con entrenadores de deportes que se están centrando en mediciones GPS, lo que les roba el foco sobre las decisiones tácticas.

He experimentado conversaciones con jugadores que estaban más preocupados por su ritmo cardíaco durante la sesión de entrenamiento que de las claves de coaching proporcionadas por el entrenador del deporte durante la sesión.

Incluso experimenté a un jugador atribuyendo un bajo rendimiento individual y la derrota del equipo el fin de semana a la carga de entrenamiento de 2 días antes.

Sin duda, cada uno de los escenarios antes mencionados presentan preguntas válidas y ciertamente justifican su consideración.

  • ¿Pero queremos jugadores y entrenadores del deporte preocupados con números y análisis?
  • ¿Cuánta información es necesaria para educar y cuánta es demasiada hasta el punto de volverse preocupante?
  • Algunos métodos de la ciencia del deporte indagan acerca de los ciclos menstruales femeninos o requieren visitas a las habitaciones para el análisis del sueño. ¿Dónde trazamos la línea de demasiada indagación hasta el punto de la invasión de la privacidad personal?

Reconozco plenamente que muchas preguntas se derivan de buenas intenciones para ayudar de la mejor manera a estos atletas y mejorar su rendimiento.

¿Pero es cada detalle necesario, al punto de que los atletas y entrenadores se sientan incómodos y comiencen a preocuparse demasiado por detalles minúsculos?

La espada de doble filo de la ciencia del deporte es que puede proporcionar información aguda, pero también puede producir situaciones indeseables.

Una consideración final sobre la ciencia del deportes: Nike no pudo romper las 2 horas en el maratón a pesar de ser probablemente el intento de ingeniería más avanzada y detallada de la ciencia deportiva hasta la fecha.

¿Cuánto es suficiente y cuánto es demasiado?

¿Cuándo estamos dispuestos a aceptar que las habilidades y las compensaciones que estos atletas han desarrollado durante años de práctica deliberada pueden ser inexplicables?

Está bien estar adolorido y cansado.
Está bien no saber.

Y está bien "simplemente continuar con el entrenamiento".


Acerca del Autor.

Adam Loiacono, PT, DPT, CSC pasó 8 años con el New England Revolution de la Major League Soccer (MLS) además de donar tiempo con el Orlando Pride de la National Woman’s Soccer League (NWSL). Adam ejerció papeles que lo involucraron con el entrenamiento de fútbol, las ciencias del deporte, la rehabilitación y el entrenamiento para el rendimiento a lo largo de un espectro que va de hombres y mujeres juveniles a jugadores de fútbol del seleccionado nacional.

Adam ha hecho recientemente la transición al baloncesto profesional como terapeuta de rendimiento para los Atlanta Hawks de la NBA.

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del editor.

Imagen de Portada vía Wikipedia: https://en.wikipedia.org/wiki/Match_Analysis#/media/File:Match_Analysis_Portable_K2_Panoramic_Video_Camera_System.jpg

Este artículo tiene 2 Comentarios

  1. interesante aritculo , me habia llegado al correo y me dio curiosidad abrirlo te agradezco por haberlo compartido he sacado alcunos elementos claves de tu articulo q los tendre como referencia a la hora de aplicarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *