Qué Hace A Un Atleta Y Los Factores Que Realmente Ganan Campeonatos: Parte III.


En preparación física, usted escucha hablar todo el tiempo de 1-rep máxima, saltos verticales, pruebas de agilidad, indicadores de preparación y más. Tiene mucho sentido, son muchos de los factores definitivamente que, nosotros, como preparadores físicos podemos cuantificar y controlar. En términos de factores sobre los que podemos influir, ¿cuándo fue la última vez que escuchó hablar sobre el rol y el entrenamiento de la visión y la capacidad reactiva?

¿Y qué si lo que hizo la diferencia en un partido no fue un atleta haciendo peso muerto con más kilos o corriendo unas centésimas más rápido en una carrera de 20 metros, sino su capacidad de seguir el movimiento de la bola, o efectuar un pase crítico a un compañero de equipo al que vio en su campo periférico?

A medida que progresamos como industria y son capaces de cuantificar (y posteriormente de entrenar) más aspectos de los atletas, que no sean los de pura capacidad mecánica, también mejora nuestro conocimiento del entrenamiento "transferible".

Bienvenido a la parte 3 de 4 de mi serie sobre factores de "alta transferencia" a las cualidades atléticas que producen ambientes ganadores en deportes de conjunto.

En la Parte 1 hablamos del tiempo de sesión de práctica y de la fluidez de movimiento.

En la Parte 2, hablamos sobre la importancia de los jugadores basados en el proceso, la resistencia mental y la entrenabilidad.

En esta pieza, cubriremos:

•    Visión.
•    Dominación (selectiva) del Cerebelo.
•    Confianza.


Visión y Coordinación Espacial.

Cuando pensamos en jugadores con gran destreza, es decir el tirador invisible en baloncesto, el as del tenis o el MVP del béisbol, pensamos en gran habilidad, pero ¿cómo se cuantifica esa habilidad?

Una parte que destaca es la visión.

En cada atleta que demuestra gran habilidad, un denominador común gira en torno a la capacidad para ver la bola y dejar que el cuerpo responda a ella. Nuestro campo de enfoque de visión es realmente sólo de la anchura de su dedo pulgar colocado en la longitud de sus brazos por delante del cuerpo. Cómo puede colocar y utilizar este foco determinará qué tan bien puede involucrar a su cuerpo en su deporte. He trabajado con varios atletas que eran muy dotados físicamente, pero totalmente incapaces de utilizar esta capacidad de seguimiento de su campo de visión.

Una visión cruda, en el sentido de 20/20, tiene un gran componente genético, pero esto no quiere decir que la visión a la velocidad de juego no se pueda mejorar.

Creo que el entrenamiento de la visión será un aspecto importante del entrenamiento de casi cualquier atleta que juegue un deporte de pelota en un futuro cercano; sobre todo en deportes de pelota a un ritmo rápido, como el tenis y el béisbol.

Al trabajar con jugadores de tenis, y ver las limitaciones en el seguimiento visual mecánico de los atletas y luego percibir cómo comúnmente erran los disparos correspondientes, es más que una coincidencia.

Los mejores jugadores ven mejor la bola.

Eche un vistazo a Federer debajo, golpeando una bola que, sin duda, viaja hacia él a más de 160 kph. A pesar de la velocidad, él tiene la capacidad visual para poner su foco justo en la bola. (esta habilidad para realmente "ver" la bola hasta el punto de contacto es motivo de debate y, definitivamente sabemos que la capacidad de recoger visualmente señales sutiles y posteriormente predecir y reaccionar, cuando el balón está más lejos es fundamental). Los jugadores de menor nivel no pueden hacerlo.

El siguiente gráfico es una cantidad de especulación de mi parte, las ideas iniciales se dan así a menudo. Dicho esto, si tuviera que armar una ecuación para los jugadores de gran habilidad de deportes de balón, como el tenis, béisbol, guardias en baloncesto, porteros de waterpolo y mariscales de campo, hay tres factores que creo son los protagonistas:

Esto llega tan lejos que los estudios han demostrado que usted no será un bateador de béisbol profesional a menos que su visión esté cerca de los 20-15 o mejor. 20-20 es "buena" pero no lo suficientemente buena para el béisbol.

El oftalmólogo y consultor profesional de béisbol Daniel Laby ha dicho “Si entras y estás en 20-20 y estás jugando béisbol en la liga mayor, no te vamos a dejar ahí porque eso no va a ser lo suficientemente bueno".

Incluso en jugadores de tenis, aquellos atletas que encuentro tienen problemas de seguimiento de izquierda a derecha a menudo siguen siendo mejor que el promedio en visión normal recta hacia adelante. Los mejores porteros de waterpolo con los que trabajo tienen una gran visión y una increíble habilidad de seguimiento.

¿Cómo se entrena la visión? Esta es un área en la que soy un bebé, aprendiendo poco a poco más cada año, pero para saber más, eche un vistazo algunos a recursos tales como slowthegamedown y Z-salud. ¡Puede mejorarse!

Para resumir esta área, el preparador físico y entrenador visual Jeff Moyer habla de lo siguiente: "Creo que (el entrenamiento de la visión) ha desempeñado un papel en la práctica del deporte y va a drenar hacia la preparación física cuando más gente entienda lo que "es" realmente, siempre y cuando no sea esto el mercado de empresas que están vendiendo lo último y más grandioso. Al igual que en la preparación física, "el entrenamiento de la visión deportiva", es para mí un sistema construido a partir de las necesidades del deportista y las necesidades de su deporte/posición. Es entrenamiento de la visión junto con aprendizaje/control motor. Son formas diversas de psicología, neurociencia y fisiología. Al igual que la preparación física, cae a lo largo del espectro del entrenamiento de transferencia".

El entrenamiento de la visión es mucho más que sólo jugar a golpearle al cabeza a los topos en un tablero luminoso, es infundir visión y seguimiento en las habilidades motoras y escenarios reales de juego, como la fatiga y sus efectos dentro el proceso, incorporados en la mezcla.


Dominancia (Subconsciente) del Cerebelo.

Hemos estado hablando sobre el subconsciente durante algún tiempo en esta serie de artículos, pero no hemos conseguido los detalles cruciales, por lo que eso es de lo que se trata este punto.

¿Los buenos jugadores son "inteligentes", cierto? Bueno, depende de su definición, pero sí. Hay varios tipos de inteligencia en la vida y el deporte y, obviamente, un conocimiento consciente e intelectual del deporte y de su biblioteca de movimiento relacionada, es de valor y, en algunos casos, como el un mariscal de campo de fútbol americano, muy importante.

Hay, sin embargo, una inteligencia que es más importante cuando se trata de ser un atleta realmente bueno: la capacidad de "apagar" la mente consciente (tanto como sea necesario) en el juego y permitir que el poder de la mente subconsciente controle el cuerpo.

Rápidamente, algunas diferencias y definiciones entre la mente consciente y subconsciente:

Mente consciente: a cargo de los movimientos volitivos, de pequeña capacidad, sólo puede contener 5-7 bits de información a la vez y procesar alrededor de 50.

Subconsciente: Puede procesar 200.000 x más datos que la mente consciente. Es el asiento de nuestras emociones, la que puede controlar nuestro comportamiento y está enfocada en el "presente".

Consciente vs. subconsciente: ¿con cuál está usted jugando?

Metiéndonos más en las diferencias:

Mente consciente = corteza cerebral: 2,5 mm de espesor que rodea el cerebro, muchos pliegues y lonjas para aumentar la superficie de la capa.

El inconsciente se especializa en el presente. El consciente se especializa en analizar el pasado/futuro. Una clave para el rendimiento es la tranquilidad de la mente consciente, de modo que el subconsciente pueda hacer el trabajo.

Desde una perspectiva cultural, hemos conocido acerca de esta idea, lo que muchos llaman "jugar en la zona" durante algún tiempo. Un jugador de baloncesto que ha marcado múltiples triples uno tras otro ha sido considerado "¡inconsciente!". Lo que esto significa, es que del lóbulo frontal de este jugador no está interfiriendo con su habilidad para jugar el deporte a través del subconsciente.

Lo que hemos visto en los músicos expertos es que su actividad cerebral consciente es mínima cuando tocan una pieza compleja. También están "inconscientes".

La actividad consciente del cerebro de un músico experto durante un recital es mínima.

La única volcada que alguna vez conseguí en un partido de baloncesto de la escuela secundaria fue también en medio de un robo y contraataque con dos jugadores contrarios corriendo duro detrás de mí. No recuerdo nada entre robar la bola y estar luego colgando del aro.

También había fallado más de media docena de volcadas "conejito" antes de ésa, en las que sólo estaba yo, la cancha libre y el aro. Con sólo la canasta abierta delante de mí, mi corteza frontal se sobrecargaba y yo paralizaba mi habilidad salto. En la práctica y los juegos reducidos, sin embargo, podía volcar en el curso de diferentes situaciones de juego con regularidad.

Esto era una representación, sin embargo, no sólo de mi falta de poder encestar cuando contaba, sino de lo que sucede en muchos deportes de equipo en general. Siempre fui considerado un mejor jugador de baloncesto de lo que a menudo jugaba, pero esta era una situación muy dependiente.

Mi cerebro frontal se interponía en el camino.

Creo que usted puede decir, basado en todos los artículos que escribo, que estoy bastante predispuesto a pensar.

Usted no ve a los mejores atletas del mundo cavando en las complejidades de lo que hacen, investigando y escribiendo artículos. Esto sería contraproducente a cómo están conectados. Deje eso para los entrenadores. Los atletas saben cómo estar en el presente y jugar desde su subconsciente.

La clave para el rendimiento final es la dominancia del cerebelo (o la capacidad para entrar en un estado cerebelo dominante). Esto se caracteriza por, como ya hemos cubierto, divertirse y disfrutar el proceso, no sólo de "machacar".

Entrar en el subconsciente es lo contrario de "machacar" en muchos casos.

Machacar indica el uso de la fuerza de voluntad (que es limitada), el compromiso de la conciencia de invalidar el subconsciente. Esto es sinónimo de lo que conocemos como "asfixia".

Cuando la mente consciente está ocupada, usted se asfixia. Cuando juega, usted simplemente lo hace.

Los grandes entrenadores diseñan prácticas alrededor de enseñarle al cerebelo a hacer frente a situaciones reales de juego. A veces incluso esto no ocurre por diseño, como el sub-juego brasileño de futsal, que es semejante al fútbol, pero en un campo mucho más pequeño, lo que fuerza a una más rápida toma de decisiones y reacciones. Usted no piensa en todas las posibilidades en este ambiente, solo juega y su subconsciente graba el resultado para hacerlo a usted mejor.

En el test de retención, la mente consciente abarcando cómo jugar o realizar una habilidad, es mínima en comparación con el cableado de nuestro subconsciente

También podemos mirar el caso de la leyenda del tenis de mesa británico Desmond Douglas, quien creció jugando en una mesa que estaba contra él, sin espacio para moverse. Su entorno forzó a su cerebro a reaccionar con la velocidad del rayo, y él puede que haya tenido el estilo de juego más rápido del mundo.

Como explican los expertos en aprendizaje motor, somos un producto de nuestro medio ambiente. La mente subconsciente hace un trabajo increíble en ajustarse a las restricciones ambientales a ella.

Somos un producto de nuestro ambiente de juego.

Piense, usted puede tener 10 millones de pedacitos de información trabajando para usted en el subconsciente, o 5 pedacitos en la mente consciente.

Los entrenadores deben poner a los deportistas en estos entornos para promover buenos resultados, y una retención bajo alta presión, la que sólo es el resultado de programar el cerebelo.

Otras maneras de entrar en el subconsciente son estrategias de distracción dedicada, tal como las describe Timothy Gallwey en "The Inner Game of Tennis". Este solo libro ha tenido un tremendo impacto en cada juego de habilidad en el que participo en estos días, a menudo desearía poder ir atrás en el tiempo teniendo el conocimiento de "meterme" en la zona.

Antes de aprender a distraer mi cerebro consciente, a menudo me tomaba una semana volver a tener mis lanzamientos jugando baloncesto, para cuando empiecen los juegos reducidos. Ahora, simplemente prestando atención a cómo mi dedo índice se siente al liberar la bola, consigo mi lanzamiento en minutos, en lugar de días. Esta es sólo la punta del iceberg.

El otro medio para meterse en el subconsciente es la meditación. Incluso si usted no quiere volverse yogui a tiempo, tener momentos de silencio total, y un foco en la respiración es importante para aprender a dejar ir la mente consciente. A menudo he dedicado períodos de tiempo con el concepto de silencio al final de las sesiones de levantamiento, donde los atletas simplemente se aquietan y se centran en su respiración.

Sabemos que dormir es una parte crítica del proceso de aprendizaje motor (es la etapa donde nuestras piezas de aprendizaje motor del día se "montan"), y también creo que el silencio aplicado es beneficioso en el mismo sentido.

Para obtener más información sobre la mente subconsciente y el rendimiento, asegúrese de revisar Harry Carpenter Q & A (en inglés) sobre el tema.


Confianza.

En cuanto al éxito atlético, la confianza y ganar van de la mano. ¿Se ha preguntado por qué los grandes también han sido notorios habladores de basura? Es el efecto Mohammad Ali; usted puede hablarse a si mismo para lograr tus metas.

La charla basura a menudo se derrama también en el sentido presente.

En el libro "Psique", Judd Biascotto habla sobre el fenómeno de la conducción psíquica, donde usted simplemente se repite a sí mismo la realidad atlética que desea alcanzar.

Es lo mismo que hizo Muhammad Ali, con frases tales como "¡Debería ser una estampilla, esa es la única manera de que alguna vez alguien me dé una lamida!" Una nota especial sobre Ali, no sólo tenía un gran dialogo interno, sino también creaba historias y narrativas que amplificaban sus efectos.

"¡Debería ser una estampilla, esa es la única manera de que alguna vez alguien me dé una lamida"!

Algo que he encontrado del subconsciente, la adquisición de habilidades, la confianza y el éxito es que la narrativa resuena con el alma, es el mayor impacto que tiene. Las historias, fotos y elementos que tienen una fuerte conexión con el atleta son críticos. Ali utilizaba su creatividad para aprovechar completamente su charla basura y su mentalidad.

Hablando como si ya ha logrado su objetivo, se convierte más en una realidad, y dejando que su oponente lo sepa, usted puede obtener la doble ventaja de aumentar su propia psique mientras incapacita mentalmente a su oponente. Los grandes de la NBA que eran muy bien conocidos por esto, no necesitaban un psicólogo deportivo para decirles qué funcionaba bien, simplemente lo sabían y lo hacían realidad.

Aquí es donde el discurso motivacional y la condición física tienen puntos en común, porque si no puede programar su cerebro con lo que desea lograr, ya sea riqueza, amor, felicidad o éxito deportivo, entonces usted nunca lo tendrá.

Si quiere volcar en un aro de baloncesto, entonces dígase a si mismo una y otra vez durante todo el día que tiene un salto vertical de 1 metro y rompa el hormigón al despegar. Si quiere tener más ases de servicio en el tenis, entonces dígase que las cuerdas de la raqueta gritan cuando usted golpea la bola, y que tiene un cohete por servicio, al que Elon Musk le encantaría usar como ejemplo.

Mientras entra en calor para por un juego, repita una y otra vez lo que va a lograr en ese juego, o mejor aún, use el tiempo presente y diga lo que ha logrado.

Para algunos, la confianza viene fácil, pero para aquellos cuya formación temprana en la vida ha dejado creencias residuales que dañan su capacidad para rendir, algo de reprogramación es necesaria.

En mi propia competición, particularmente en el baloncesto en la escuela secundaria, tenía un serio talón de Aquiles en mi juego. Si sabía que el otro equipo me podía emparejar como deportista y tenía jugadores que podían saltar tan alto como yo o correr más rápido que yo, estaba terminado. Cláveme un tenedor, y yo habría hecho 2-4 puntos y tenido el doble de pérdidas de balón.

Para mí, mi capacidad atlética y mi voluntad eran mi ventaja, y en mi mente, no era tan buen tirador, pasador ni tenía el control de bola de mis compañeros, pero podía correr más rápido, entrenar más, defender y saltar más que la mayoría de mis competidores.

Contra "atletas" más pobres, les quitaría la bola, bloquearía tiros, robaría pases y cerraría su ofensiva, pero más que esto, simplemente por lo general jugaría bien. (Esto también da la idea de que era un tipo de jugador cuyas hazañas físicas/mecánicas se transferían bien a su juego, ya que me apoyaba mucho en saltar más alto, correr más rápido, etcétera.)

Haría mis tiros, tomaría buenas decisiones en el suelo y actuaría con paciencia. Contra equipos atléticos, no solo titubeaba con cualquier cosa atlética, clausuraba también todas las otras partes de mi juego.

La verdad de todo es que me encontraba profundamente en mi mente consciente cuando existía este escenario, y la inseguridad que encapsulaba todas las otras partes de mi juego me eliminaba literalmente cualquier fortaleza que tuviese. En realidad, era mucho mejor tirador y pasador del crédito que me daba.

De nuevo en ese juego, en el que le patearon el trasero a mi equipo de la escuela secundaria (de lo que hablé en la Parte I), donde anotamos 40 puntos en total… hice 16 de aquellos. Porque, no sólo no era el otro equipo ni rápido ni explosivo, sino que también sentía poca presión debido a menores expectativas en mi propio juego de habilidad ya que nuestro equipo estaba fracasando. Jugué para mi subconsciente e hice el partido de mi vida hasta la fecha.

Si volviendo atrás en el tiempo, hubiese podido ver mi debilidad en la confianza, y entender cómo contrarrestarla a través de la sensibilización y el diálogo interno, esos pésimos juegos ciertamente habrían sido diferentes.

Estén atentos para la Parte IV.


Acerca del Autor.

Joel Smith es un entrenador especialista en salto vertical y rendimiento radicado en Wilmington, Ohio. En la actualidad es entrenador en jefe de fuerza y acondicionamiento, entrenador asistente de pista y campo, profesor adjunto de Ciencias del Deporte en el Wilmington College (Ohio) y dueño del sitio web just-fly-sports.

A través de su carrera deportiva, Joel personalmente ha intentado muchos métodos y programas de entrenamiento y ha sido capaz de usar su experiencia y educación para determinar los mejores métodos de entrenamiento posibles para los atletas de hoy. Evaluando constantemente los registros de entrenamiento, las teorías de élite como entrenador y la investigación moderna, Joel espera brindar los mejores métodos de entrenamiento disponibles para cualquier atleta en ciernes.

Además, es autor del excelente libro "Ignición Vertical" disponible para usted en nuestra web.
Ignición Vertical es una completa y moderna filosofía de entrenamiento para la velocidad y la potencia del atleta, con un énfasis especial en el salto vertical. El programa es una lanzadera para llevar al atleta a su más alto potencial atlético explosivo".

Comprar

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Imagen de Portada por UCI UC Irvine vía Flickr: https://www.flickr.com/photos/ucirvine/22675254154/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *