Tiempo, Estructura, Juego y Atletismo.


¿Es nuestra hiper atención al tiempo y a la estructura lo que nos frena de ser (o entrenar) el mejor atleta que podemos?

He estado leyendo el libro "Sapiens", después de oír grandes cosas sobre él desde varias fuentes, y me encontré con la siguiente sección, discutiendo la idea de tiempo y estructura en la vida diaria:

"La persona típica consulta estos relojes varias decenas de veces al día, porque casi todo lo que hacemos tiene que ser hecho a tiempo. Un reloj de alarma nos despierta a las 7:00, calentamos nuestros panecillos congelados durante exactamente cincuenta segundos en el microondas, nos lavamos los dientes por tres minutos hasta que el cepillo de dientes eléctrico lanza un pitido, tomamos el tren de las 7:40 tren para ir trabajar, correr en la caminadora en el gimnasio hasta que el pitido anuncia la media hora, nos sentamos frente al televisor a las 19:00 a ver nuestro espectáculo favorito, somos interrumpidos en momentos predeterminados por comerciales que cuestan $ 1.000 por segundo y finalmente descargamos todas nuestras angustias en un terapeuta que restringe nuestro parloteo a la hora estándar actual de cincuenta minutos de terapia".

Lo que a menudo considero en el entrenamiento (y la vida en general) es que el juego y las estructuras rígidamente cronometradas son construcciones opuestas. El flujo no ocurre cuando usted tiene aproximadamente 10 minutos para lograrlo. Usted no puede obligarse a dormir. Esto no quiere decir que la estructura no sea esencial para nuestra vida moderna. ¡Si no tuviésemos un horario y un cronograma, estaríamos perdidos!

También entiendo que algunas personas tengan las estructuras naturalmente conectadas a ellas, mientras que otros gusten más de una rutina relajada y fluida. Antes de que los relojes existieran, sin embargo, confiábamos en el horario (siempre cambiante) del sol para decidir cuándo nos íbamos a la cama, cuando nos despertábamos y trabajábamos. La rotación de la tierra nos brindaba la variación en nuestra rutina del día a día. Por supuesto, todo eso ha cambiado en estos días.

El atletismo y las increíbles habilidades del cuerpo humano están arraigadas en gran parte a cosas que se encuentran en el juego. Cuanta más estructurado está todo lo que hacemos, se vuelve menos juego. Los entrenamientos se convierten en robóticos. Entrenar se ha convertido en algo basado en paradigmas agradables, como le he escuchado decir a Dan Pfaff. Cada patrón de movimiento y respiración es estructurada y evaluada. ¿¡Cómo han podido los seres humanos alguna vez correr rápido y saltar alto antes de todo esto!?

«¿Es esto en lo que se están convirtiendo los atletas a través de los métodos modernos de entrenamiento?»

No olvidemos que cuando tenemos que entrenar cualquier cosa, desde una perspectiva técnica, estamos trabajando con un organismo cuya capacidad de organizar inconscientemente su propio movimiento va mucho más allá de la capacidad de la supercomputadora más potente. Muchas de las indicaciones de entrenamientos hacen más daño que bien. Pat Davidson en su reciente artículo sobre las rodillas hacia adentro en las sentadillas lo dice muy bien:

"Por donde quisiera empezar al dar indicaciones es citando a Charlie Francis en lo que respecta al consejo a entrenadores… piense dos veces y hable una vez o no hable en absoluto. Cuando empieza a pensar que usted es más inteligente que los millones y millones de años de evolución que condujeron al organismo humano que está frente a usted, ejecutando patrones que son el resultado del comportamiento de la proteína codificada por un genoma y el cableado de un sistema nervioso que ha descubierto la manera más eficaz para guiar a alguien a través del ambiente complejo y multifacético que ha vivido en toda su vida, usted empieza a bordear el convertirse en alguien con demasiado ego, o en un ignorante de la profundidad de la realidad, lo que podría ser problemático".

Los atletas levantan pesas 2-5 días a la semana durante una hora al día para ajustarse al sistema escolar y a la programación de clase. El entrenamiento privado obedece a la necesidad de ganar dinero y devolver a los niños a sus padres después del entrenamiento. Por supuesto, esto tiene que ver en gran medida con la necesidad. Nuestro flujo de trabajo se convierte en un esclavo del calendario y, a su manera, trabaja en cómo se aplican los entrenamientos.

¿Por qué es importante? Bueno, no es como que podemos (o debemos) subirnos a la idea de dejar que los atletas entrenen cuando quiera que tengan ganas, etcétera. Por otro lado, nos ayuda a entender un poco más sobre cómo ocupar el tiempo que tenemos.

  • El juego espontáneo es genial (y cuanto más joven el atleta, más cierto es esto)
  • Entrene en forma menos robótica y permita que los atletas sean atletas más a menudo.
  • Sólo porque esté en el salón de pesas durante una hora o dos, o lo que sea, no significa que debe "entrenar" formalmente todo ese tiempo.
  • Sea consciente de la diferencia y necesidad específica de "entrenamiento" y "fluidez".

Una cosa que siempre he guardado conmigo viene de Dan John, cuando mencionó que muchas veces cuando éramos jóvenes lográbamos nuestra mejor marca personal en una hazaña atlética sin tener esa estructura perfecta en todos nuestros sistemas y repeticiones. Sólo hicimos lo que nos salió naturalmente, y nuestro cuerpo respondió. Cuando más tarde, hemos trabajado duro para encontrar esa plantilla de entrenamiento perfecta, los resultados no fueron lo que esperábamos.

¿Qué podemos hacer entonces, teniendo esto en mente?

1. Ofrecer juegos o desafíos competitivos espontáneos a los atletas cuando la situación llame a ello (lo que sabrá por experiencia)
2. Establecer, de vez en cuando, un trabajo basado en la «incertidumbre» en el entrenamiento (tal como a través del uso de dados o de una moneda)
3. Considere el número total de posiciones y movimientos "entrenados" en una sesión de ejercicios e investigue el fundamento de lo que es entrenado y si se le permite al atleta encontrar su propia estrategia de movimiento.
4. Sepa, como Lee Taft ha mencionado, cuando simplemente entrenar el esfuerzo y no los paradigmas de movimiento.
5. Coloque movimientos primales y de "diversión" en el entrenamiento, como cargar a un compañero, o atravesar barras como un mono.
6.  No haga constantemente movimientos complejos de PFE (Preparación Física Específica), como los levantamientos Olímpicos) en cada entrenamiento de cada uno de los atletas.
7.  No tenga miedo de establecer días libres o de volver a la rutina prevista cuando los deportistas estén mejor preparados para ella.
8. Agréguele a una serie estructurada de movimiento (digamos levantamiento de pesas) una oportunidad para que el atleta exprese libremente el movimiento, tal como 15 minutos jugando con lanzamientos en suspensión.

Este no fue el artículo más largo, pero no pretendí que lo fuese. Como a menudo dice mi amigo Paul Cater, uno de los aspectos más importantes del coaching está desmantelar los controles robóticos. Ahórrese el tiempo de lectura y utilícelo para disfrutar de la naturaleza instintiva del juego y de ser un atleta.


Acerca del Autor.

Joel Smith es un entrenador especialista en salto vertical y rendimiento radicado en Wilmington, Ohio. En la actualidad es entrenador en jefe de fuerza y acondicionamiento, entrenador asistente de pista y campo, profesor adjunto de Ciencias del Deporte en el Wilmington College (Ohio) y dueño del sitio web just-fly-sports.

A través de su carrera deportiva, Joel personalmente ha intentado muchos métodos y programas de entrenamiento y ha sido capaz de usar su experiencia y educación para determinar los mejores métodos de entrenamiento posibles para los atletas de hoy. Evaluando constantemente los registros de entrenamiento, las teorías de élite como entrenador y la investigación moderna, Joel espera brindar los mejores métodos de entrenamiento disponibles para cualquier atleta en ciernes.

Además, es autor del excelente libro "Ignición Vertical" disponible para usted en nuestra web.

Ignición Vertical es una completa y moderna filosofía de entrenamiento para la velocidad y la potencia del atleta, con un énfasis especial en el salto vertical. El programa es una lanzadera para llevar al atleta a su más alto potencial atlético explosivo".

Comprar

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Imagen de Portada por Rob Bixby vía Flickr: https://www.flickr.com/photos/scubabix/16017888661/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *