6 Lecciones Sobre Entrenamiento.

Mike-Robertson-TLAG-JASON-PARMER

Yo siempre estoy pensando en el ejercicio y el entrenamiento.

Cuando era niño, mis entrenadores siempre me describían como una rata de gimnasio porque me encantaba pasar tiempo en el gimnasio y volverme cada vez mejor.

Ahora, como entrenador de rendimiento, no es raro que me vaya a casa (o a mi oficina), después de una sesión de entrenamiento y tome notas de lo que salió bien durante un entrenamiento, al igual que lo que necesitamos mejorar en el futuro.

He estado haciendo esto durante 14 años. No pretendo saberlo todo, y definitivamente no soy perfecto.

Pero también creo que tengo una perspectiva única sobre la base de mis experiencias y mi posición actual.

A través de los años he tenido el placer de trabajar con atletas de todas las formas y tamaños. De niños en edad de desarrollo, pasando por jóvenes, hasta guerreros veteranos de fin de semana.

He trabajado con el niño que no tiene talento discernible alguno, hasta con atletas profesionales y de calibre olímpico.

Pero el componente más singular de mi trabajo hoy en día es que trabajo en el sector privado, que tiene sus pros y sus contras definidas (y que probablemente merezca un post entero en – y – por -sí-mismo).

Le digo esto, de modo que usted tenga un marco de referencia para lo que está a punto de leer. Si yo trabajase en el sector público (con un equipo, universidad, etc.) algunas de mis opiniones y pensamientos podrían ser ligeramente diferentes.

Así que con esto se dicho, aquí están algunas de mis más grandes lecciones de mis primeros 14 años como entrenador.


Lección # 1: Es Una Relación.

Cuando empecé como entrenador, leí todas las cosas correctas.

Istvan Balyi, Yuri Verkoshanksy, Mel Siff – lo que sea, yo tenía bien leerlo, o lo tenía en mi lista "para leer“.

¿Y sabe qué?: a algunos atletas simplemente no les importa si usted es inteligente. La pregunta es, ¿puede hacer que obtengan resultados?

O, si en realidad son de élite, ¿por qué cambiar lo que han hecho en el pasado? Después de todo, ellos ya han tenido éxito.

Entrenar a alguien es como una relación cualquiera, es un proceso de dar y recibir.

Claro, hay algunos entrenadores por ahí que pueden gobernar con puño de hierro, gritar una y otra vez a sus atletas, y hacer las cosas 100% a su manera.

Si ciertos entrenadores lo han 100 % a su modo y tienen éxito, bien por ellos. Pero siendo yo mismo un ex atleta, ese enfoque no me entusiasma demasiado.

Yo prefiero equilibrar lo que un atleta quiere con lo que sé que necesita.

Esto es altamente dependiente de la edad y el nivel de habilidad del atleta con que está trabajando. Si usted tiene un chico joven que nunca ha entrenado con nadie antes, es posible que esté dispuesto a hacer lo que le pida.

Por otro lado, si usted está trabajando con un atleta de élite que está jugando al más alto nivel de su deporte, usted probablemente va a tener que hacer algunas concesiones a lo largo del camino.

Pero esta es la esencia de una relación. Ambas personas en esta relación tienen deseos y necesidades, y el objetivo es equilibrar estos para que cada una de las personas en la relación se sienta plena y con sus necesidades satisfechas.


Lección # 2: Usted Debe Desarrollar Los Cimientos.

Hay una posibilidad de que esto pueda ser un blog mucho más largo en el futuro, pero no puedo dejar de pensar en al menos tres bases que deben desarrollarse al entrenar a un atleta:

  • La base de movimiento,
  • La base de fuerza máxima, y
  • La base aeróbica.

Echemos un vistazo a cada una en un poco más de profundidad.

Cimiento # 1: La Base de Movimiento.

Toda la charla sobre la movilidad, la estabilidad y los patrones de movimiento funcional. Eso es de lo que estoy hablando cuando digo "movimiento".

Y, sin lugar a dudas, este es el mundo de Gray Cook. Sigo aprendiendo de él, respeto su conocimiento, y (quizás lo más importante) admiro su habilidad para explicar temas complejos de forma rápida y sencilla.

Cuando estamos hablando de base de movimiento, la movilidad es la base de la pirámide. Ya que como bebés eso es lo primero que se nos da. Y como a Gray le gusta decir, “Tienes la movilidad, pero tienes que ganarte la estabilidad”.

La creación de la movilidad sin optimizar la estabilidad es un gran problema, y lo veo en muchos de los programas de entrenamiento que están por ahí hoy en día. Demasiados programas por ahí suponen que si eres fuerte, eres estable.

Les puedo decir sin reservas que este no es el caso. He visto chicos que hacen sentadillas con 450 kilos, que no eran capaces de hacer una estocada o una sentadilla dividida, y chicos que podían hacer press de banca con más de 300 kilos que no tenían estabilidad escapular en absoluto.

He mencionado esto un montón en los videos anteriores a la puesta en marcha de Bulletproof Athlete:

Si bien la movilidad puede ser el primero en la pirámide, creo que en eso hay un malentendido.

La movilidad y la estabilidad deben ir mano a mano al crear movimiento funcional.

Si usted tiene una limitación en la movilidad, ataque primero esto en el entrenamiento, pero también respete el hecho de que la movilidad y la estabilidad deben trabajar juntas (y alimentarse mutuamente) para un movimiento óptimo.

Una vez que la movilidad y la estabilidad se mejoran, entonces usted puede ir a trabajar en todos esos patrones básicos de movimiento. Si utiliza el FMS en la sentadilla, estocada y el paso de obstáculos todos estos son grandes puntos de partida.

Sin embargo, me gustaría lanzar una articulación de cadera también. He visto a personas que tienen una elevación de pierna recta limpia y una buena lagartija, pero cuando ves su bisagra, es una pesadilla.

Así que el movimiento es la base sobre la cual todas las otras cualidades físicas se deben construir.

Si usted construye sus atletas sobre una base de movimiento pobre, está aumentando su probabilidad de lesiones y reduciendo su habilidad de construir, más adelante, sus capacidades (velocidad, fuerza, potencia, resistencia).


Cimiento # 2: La Base de Fuerza Máximo.

Viniendo de un entorno de powerlifting, siempre me gustó mucho el entrenamiento de fuerza máxima.

Cuando empecé en el powerlifting, eso fue todo lo que hice: levantar pesas. Sin embargo, al cabo de unos meses me dieron  ganas de volver a jugar baloncesto y voleibol de nuevo.

Los resultados fueron impresionantes. Me di cuenta de una mejora inmediata en mi capacidad de salto vertical, así como de mi velocidad lineal.

Hmmmm, así que esta cosa de entrenamiento de fuerza realmente funciona, ¿eh?

Lo bueno de la fuerza máxima no es sólo el hecho de que se hace más fuerte, sino cómo esa fuerza puede extenderse a muchas otras cualidades.

El entrenamiento de fuerza tiene la capacidad de mejorar la potencia, la velocidad y la agilidad. Creo que todos hemos visto esto con los atletas que entrenamos.

En el otro extremo del espectro, ponerse cada vez más fuerte también puede mejorar la capacidad de resistencia simplemente porque le hace más eficiente y económico.

Ahora, no estoy diciendo que vaya con alguien de 13 años de edad y empiece a empujar pesos máximos, es un proceso. Zatsiorsky a menudo habla de la regla de los tres años con atletas jóvenes: Ellos no usan nada más que un tubo de PVC o el peso corporal durante los tres años primeros de entrenamiento.

En mi opinión, esto es perfecto en ese rango de edad de 10-13. ¿6-9 años de edad? Que jueguen, aprendan un montón de deportes y sean niños.

Si su hijo está en "viaje" o " Elite" a los 6-9 años de edad, es necesario volver a evaluar sus prioridades. (Sí, digo que bien. SUS prioridades).

De 10 a 13, se puede continuar con el entrenamiento general, y también comenzar a enseñar ejercicios básicos de movimiento y de sensibilización del cuerpo. Este es el mejor momento para continuar con el desarrollo (y mantener) su base de movimiento a medida que alcanzan la pubertad.

Luego, alrededor del momento en que se dirigen a la escuela secundaria, se puede empezar a empujar algunos pesos. Una vez más, esto no es carta blanca para saltar en simples y dobles pesadas, pero se puede empezar a empujar  peso, ya que tienen una fuerte base de movimiento, fuerza e integridad del tejido conectivo, etc


Cimiento # 3: La Base Aeróbica.

A pesar de que la mayor parte de la industria del fitness pop no estará de acuerdo conmigo en esto, todavía creo en la necesidad de una fuerte base aeróbica.

Así que muchos de nuestros atletas de hoy están estresados, mal recuperados, son excesivamente simpático dominantes, no pueden dormir, no pueden relajarse y, de plano, no se pueden recuperar.

Si usted ha leído Why Zebras Don’t Get Ulcers por Robert Zapolosky, usted sabe que el estrés es un gran cubo.

El estrés de la vida, el estrés laboral, el estrés de entrenamiento, el estrés financiero, todo va al mismo cubo. Y ese cubo está llenándose constantemente.

Ese cubo representa también su sistema nervioso simpático. Usted está constantemente diciéndole a su cuerpo: "Estoy estresado: tengo que lidiar con esto".

Todo el día, todos los días, es luchar o huir.

Pero ¿qué pasa si usted no tiene ningún sistema nervioso parasimpático igualmente fuerte para apagarlo?

Para decirle a su cuerpo, "¿Sabes qué? Está bien. Tengo esto“.

Podría decirse que el mayor beneficio del entrenamiento del sistema de energía aeróbica es el fortalecimiento de esa unidad parasimpática. Proporcionar un equilibrio a todo el entrenamiento de alta intensidad, al entrenamiento a todo o nada con el que nuestros atletas quedan tirados todos los días.

Esto se reafirmó este fin de semana en el Seattle Sounders Mentorship, durante la presentación de Mark McLaughlin. Él dijo que una de sus primeras prioridades con un joven atleta es el desarrollo del corazón, y el desarrollo del equilibrio del sistema autónomo (simpático /parasimpático).

Cubrí esto bastante a fondo en mi artículo, Usted NECESITA Cardio de Larga Duración, Baja Intensidad, pero tenga en cuenta que este es sólo un método para desarrollar el sistema de energía aeróbica.

Por otra parte, sólo porque sea de larga duración y baja intensidad, no significa que tenga que ser, ejercicio cíclico que lo ponga a dormir, como correr, andar en bicicleta, etc.

Puede ser jugar un deporte a baja intensidad, trabajar en las habilidades técnicas, o incluso trabajar en correctivos, la movilidad y la estabilidad.

Si usted trabaja con atletas, usted tiene que desarrollar primero sus fundamentos. De no hacerlo, les está robando un potencial de éxito a largo plazo.

10412638584_6db54335b4_k


Lección # 3: No Hay Programa Perfecto.

Después de haber escrito miles de programas a lo largo de los años, he llegado a un par de realizaciones. Primero y ante todo, ¿vio ese programa totalmente impresionante, patea- culos que acaba de escribir la semana pasada?

Esta semana es probable que ya un poco deficiente. Hay algo que desea ajustar o cambiar para obtener una mejor respuesta.

Esto es lo que pasa si usted está constantemente aprendiendo, evolucionando y pensando. Usted es crítico, incluso de su mejor trabajo, porque usted sabe que hay pocas cosas que puede hacer para que sea mejor.

¿Y lo que es aún peor? Vuelva atrás y mire un programa que escribió hace 2-3 años. ¡Eso debería asustarle!

Espero que estemos de acuerdo en que el programa más impresionante que ahora mismo escribe, hoy, será obsoleto (o por lo menos algo imperfecto) en base a lo que aprenderá en el futuro.

Pero aquí hay otra cosa de la que me he dado cuenta en los últimos años, también:

Ese protocolo perfecto de bloque de periodización de 16, o 20 semanas ¿lo escribiste solo por diversión? ¿O para un proyecto de clase?

Desafortunadamente, eso no funciona en el mundo real.

A menos que usted esté trabajando con atletas de calibre olímpico cuyo único deporte es competir en el Campeonato del Mundo y / o los Juegos Olímpicos, y cuya vida sólo gira en torno al entrenamiento, esto no forma parte de la realidad.

Aquí hay un par de las realidades con las que trato de forma continua:

  • Jugador de fútbol colegial regresa del fuera de temporada con 10 semanas para entrenar. Necesita re-construir su base de movimiento, ponerse más fuerte y desarrollar una base aeróbica masiva que le permita soportar el entrenamiento y específico-deportivo y las pruebas específicas de su deporte.
  • Futbolista del MLS viene para un fuera de temporada de 6-8 semanas. El entrenamiento no sólo debe volver a construir los cimientos aeróbico, sino también hacer frente a las necesidades de fuerza y potencia que deben sentar las bases para una temporada competitiva de 9-10 meses.
  • Jugador de baloncesto de la NBA llega con aproximadamente 3 meses para entrenar durante su temporada baja. Los objetivos son mejorar el acondicionamiento, la fuerza y la potencia. Esta base tiene que durar toda la temporada de 82 juegos (más de 100 juegos en función del esquema de playoffs).

¿Puede ver por qué ese hermoso programa de 16, o de 20 semanas no funciona?

Porque en realidad, simplemente no tiene esa cantidad de tiempo.

Ahora, no estoy diciendo que usted no aprenda acerca de cómo escribir programas bonitos, esto es absolutamente necesario. Usted necesita saber por qué todas esas diversas cualidades son importantes, cómo hacer la transición de un bloque de entrenamiento a otro, cómo una capacidad desarrolla a la otra, y cómo manejar las capacidades que compiten entre sí para obtener el mejor resultado posible

La razón más importante para conocer toda esta información es, sin embargo, para escribir un mejor programa de entrenamiento basado en las necesidades y objetivos específicos de sus atletas, junto con el tiempo que en realidad tiene para entrenarlos.

Va a tener que escoger y elegir sus batallas. Más veces que no, simplemente no tendrá el tiempo de hacer todo lo que quiera.

Pero si usted piensa que va a diseñar un bloque macizo ininterrumpido de entrenamiento, usted es probablemente un poco ingenuo. Y eso está totalmente bien: yo he estado allí mismo alguna vez.

Pensándolo bien, he tenido la oportunidad de escribir un bloque de entrenamiento de 20 semanas para exactamente un atleta de alto nivel en mi carrera. La chica venía de los Juegos Olímpicos y tenía un largo período de tiempo antes de que comenzase el entrenamiento con su equipo.

Pero eso resulta una vez, en 14 años de entrenamiento y coaching.

Su reto como entrenador de rendimiento será escribir el mejor programa de entrenamiento posible para ese atleta, teniendo en cuenta donde está él ahora, y teniendo en cuenta cuánto tiempo tiene realmente para entrenarlo.


Lección # 4: La Técnica Es Un Continuo.

Zach Moore y yo estábamos hablando hace un tiempo, y tenemos puntos de vista muy similares cuando se trata de la enseñanza de la técnica.

¿Nos gustaría que cada cliente tenga una técnica perfecta en cada ejercicio?

Sí, absolutamente. Yo no creo que nadie lo diga de otra forma.

Pero, en realidad, ¿va a tener cada cliente una técnica perfecta en cada ejercicio?

Probablemente no.

Su primer objetivo cuando se trata de técnica es conseguir un continuo aceptable de técnica. Si un cliente está haciendo cualquier cosa que sea evidentemente perjudicial, eso tiene que detenerse inmediatamente.

A partir de ahí, todo se trata de progreso.

Algunos clientes pueden tener un pequeño problema. Usted les da una señal o un pedazo de retroalimentación y ¡Voila!, ellos se verán impresionantes.

Otros pueden tener ocho o diez cosas que atender. En ese caso usted debe atacar el problema / limitación más grande en primer lugar, y luego ir a partir allí.

Cualquier persona que le dice que sus clientes tienen una técnica perfecta, o no tiene nada mejor que hacer que levantar críticas de Internet o, probablemente, en realidad no entrene a nadie.


Lección # 5: Cada Atleta Es Un Individuo.

Este punto reúne a varios de los otros puntos que ya he mencionado.

En pocas palabras, cada atleta con el que trabaja es un animal único.

Claro que se los puede agrupar sobre la base de su deporte (fútbol, baloncesto, etc.), pero incluso esto puede resultar una pendiente resbaladiza.

Por ejemplo, yo he trabajado con una gran cantidad de jugadores de fútbol durante el último par de años. Incluso aquellos que juegan la misma posición tienen diferentes habilidades y rasgos físicos, variando en su capacidad de recuperación, diferentes tipos/ disposiciones de personalidad, etc.

¡Y esto sin ni siquiera toma en cuenta por qué están realmente entrenando con usted en primer lugar! O su motivación para el entrenamiento.

Algunos quieren estar más saludables y más duraderos.

Algunos quieren desarrollar físicamente su cuerpo.

Y algunos simplemente sienten que entrenar con usted les da una ventaja psicológica sobre la competencia.

Esta es la razón por la que la individualización del entrenamiento es tan crítica. Cada atleta con el que usted trabaja es un animal único, independientemente de la forma en que pueden verse desde la parte exterior.

Una vez que usted comienza a golpear ligeramente en lo que hace única a esta persona, lo que le motiva, entonces y sólo entonces se puede empezar a hacer algunos cambios masivos en todo su ser atlético.


Lección # 6: Sus Atletas Son Su Familia.

Soy un joven muy afortunado.

Tengo una hermosa mujer y una hija, con un pequeño hombre en camino.

Estoy rodeado de grandes personas en todos los caminos de mi vida.

Pero una cosa que siempre me viene a la memoria es que mis atletas son mi familia extendida. Cada vez que se encuentran con una barrera, que están bajoneados, frustrados, o simplemente no se rinden de la manera que les gusta, esto me afecta personalmente.

En pocas palabras, estoy comprometido con su éxito. Ellos son mis amigos y familia, y me preocupo profundamente por ellos.

Creo que esto vuelve a y solidifica mi primer punto. Cuando se trabaja con un atleta se está construyendo una relación. Y al igual que cualquier relación fuerte, usted necesita que sucedan algunas cosas básicas:

Tiene que haber confianza entre las dos partes.

Los dos tienen que estar comprometidos con la misma meta (o metas).

Y quizás lo más importante, tienen que ser capaces de comunicarse entre ambos.

Cuando usted comienza a preocuparse por sus atletas tanto como lo hace con sus amigos cercanos e incluso familiares, entonces usted está en camino de convertirse en un gran entrenador.


Resumen.

Como he dicho desde el principio, aún soy bastante joven en mi carrera como entrenador. Y, definitivamente, no pretendo saberlo todo, o tener todas las respuestas.

He tenido un poco de éxito, y he tenido algunos saltos en el camino.

Pero siento que cada día que estoy trabajando con mis atletas en el suelo, estoy pagando mis deudas para convertirse en el mejor entrenador que posiblemente pueda ser.

¿Y la mejor parte? Muy rara vez siento esto como "trabajo".

Todo lo mejor

MR


Acerca del Autor.

Mike Robertson es Presidente de Robertson Training Systems y co-propietario del Indianapolis Fitness and Sports Training (I-FAST) en Indianápolis, Indiana. Tiene un Máster en Biomecánica Deportiva y ha sido competidor de Powerlifting y entrenador asistente para el seleccionado de EEUU para el mundial de press de banca en el año 2004. Mike ha hecho un nombre por sí mismo como uno de los entrenadores de rendimiento de primera clase mundial, ayudando a clientes y atletas de todos los ámbitos de la vida a alcanzar sus objetivos físicos y de rendimiento deportivo.

http://robertsontrainingsystems.com


Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Imagen de Portada por Steven Ross vía Flickr: https://www.flickr.com/photos/spross/10412638584/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.