Errores Comunes de Entrenamiento que se Producen en la Temporada Baja.

Petersen Brett, MS – Laboratorio de Rendimiento Petersen. 

A través de mis años como entrenador hay varios errores de los que he sido testigo durante el otoño e invierno. A menudo parece que un atleta no está contento con su rendimiento y continúa con su entrenamiento al 100% del volumen durante los meses de invierno, sólo para encontrar que su rendimiento no mejora, o peor aún, disminuye al año siguiente. Yo pienso que si un deportista sabe de estos errores comunes, él o ella pueden evitarlos y tener una mejor oportunidad de mejora del rendimiento año tras año. Los errores que voy a enumerar en este artículo no están en ningún orden de importancia. Uno no es necesariamente más común que el otro. Un error no es necesariamente más perjudicial que el otro. 


No Tomarse un Tiempo Muerto entre Estaciones.

Muchas veces un atleta continuará entrenando año tras año, sin tomarse el tiempo de inactividad necesario. Algunos atletas pueden entrenar año tras año sin descanso, pero son una minoría, e incluso esos atletas con el tiempo tendrán que tomarse un descanso del entrenamiento estructurado. Sorprendentemente, es más probable que el grupo de edad de los atletas aficionados evite el tiempo de inactividad en comparación con los atletas profesionales que se ganan la vida corriendo. De hecho, muchos triatletas profesionales con especialidad en la larga distancia tienen dos tiempos muertos: uno en verano donde se toman un par de semanas de descanso y el otro a finales del otoño y principios del invierno. El tiempo fuera de temporada permite que la mente y el cuerpo tomen un descanso de los rigores del entrenamiento. Cuando se reanuda el entrenamiento, este será mucho más productivo ya que el atleta estará con "hambre" de entrenamiento y carreras. El período de tiempo de inactividad no es el momento para convertirse en una papa cocida, el atleta aún debe hacer ejercicio 40 minutos al día casi todos los días de la semana, sin embargo, el modo de ejercicio debe ser con actividades distintas de la natación, andar en bicicleta y correr. Excursiones, caminatas, y entrenamiento con elíptico son ejemplos de lo que puede hacer durante este tiempo. 


Descuidar el Entrenamiento con Pesas.

Después de la edad de 30 años, se produce una disminución continua y significativa de la masa muscular. Esta pérdida de masa muscular puede ser atenuada por el ejercicio, especialmente con el entrenamiento de sobrecarga. Además, el entrenamiento de sobrecarga puede reducir la probabilidad de disminución en la densidad ósea. Con escaso tiempo disponible para entrenar, muchos atletas eligen el entrenamiento en las disciplinas de triatlón en lugar de pasar tiempo en la sala de pesas. Durante la temporada de entrenamiento, estoy de acuerdo que este es el enfoque más adecuado, especialmente si el tiempo de entrenamiento es limitado. Sin embargo, una vez que la temporada de carreras se ha completado, el triatleta debe pasar tiempo en la sala de pesas. Hay varias razones para esto: 1) para los triatletas que están más allá de la edad de 30 años (la mayoría), permitirá la reconstrucción de una parte de la masa muscular que se perdió durante el año anterior 2) la fuerza es a menudo un factor limitante en la natación y el ciclismo. Existe cierto debate sobre si la fuerza es necesariamente un limitador en el ciclismo, pero existen fuertes indicios de que la reserva de potencia de un atleta es un factor de predicción en el rendimiento de resistencia (1). ¿Qué es la reserva de potencia? La reserva de potencia es la diferencia entre la potencia de salida durante la carrera y la máxima potencia sobre la biela. La reserva de potencia puede ser considerada como la intensidad de trabajo relativa. Un ejemplo sobre la reserva de potencia será útil para ilustrar cómo el entrenamiento con pesas puede mejorar el rendimiento en ciclismo. Digamos que el atleta “A” está compitiendo al 75% del umbral de potencia, lo que son 230 vatios de potencia. El pico de potencia sobre la biela de ese deportista de 1100 vatios. El atleta “B” tiene una potencia de umbral idéntica y también corre en el 75% del umbral, con lo que está corriendo a 230 vatios. El atleta “B” tiene un pico de de potencia sobre la biela de 1300 Watts. ¿Quién va a tener un rendimiento mejor en el triatlón? Si ambos atletas tienen las mismas velocidades de umbral en natación y carrera, el atleta “B” va a ganar. Esto se debe a que atleta “B” tiene una reserva de potencia más grande en la bici, lo que es un predictor del rendimiento de resistencia. Ambos atletas se bajan de la bici al mismo tiempo, pero el atleta “A” estará más fatigado. ¿Cómo mejorar su reserva de potencia? El entrenamiento con pesas. Aumentar la fuerza en las piernas conducirá a mejorar el pico de potencia sobre la manivela y a un aumento correspondiente en la reserva de energía. 

El entrenamiento con pesas y el correspondiente aumento de fuerza puede no mejorar la carrera en modo directo, sin embargo, el entrenamiento de fuerza puede disminuir los desequilibrios musculares, lo que puede mejorar la eficiencia y disminuir las lesiones. Además, el entrenamiento de fuerza, que incluye el acondicionado de la zona media puede mejorar la eficiencia y disminuir las lesiones. Un desequilibrio en la fuerza de los músculos del núcleo es predictor de lesiones, incluyendo fracturas por estrés (2). 

El entrenamiento con pesas no ha demostrado que mejora los tiempos de natación en los nadadores de élite. Sin embargo, en mi experiencia, atletas del grupo de edad a menudo tienen un limitante de fuerza en la parte superior del cuerpo. Frecuentemente, un atleta tiene buena técnica de brazada, pero no tiene la fuerza para tirar de su cuerpo sobre la mano durante el movimiento. 

Un programa de entrenamiento con pesas debe ser periodizado, es decir, comenzar con bajo peso / altas repeticiones y terminar varios meses después con pesos muy pesados y series de bajas repeticiones. Por último, es fundamental que se logre el fallo muscular para cada ejercicio. 


Con Capacidad Limitada de Tiempo para Entrenar, Enfocarse a la Distancia en Lugar de a la Velocidad.

La gran mayoría de atletas aficionados tienen un tiempo disponible limitado para el entrenamiento. No hace falta decir que carreras más largas requieren mayor volumen de entrenamiento, lo que principalmente consiste en sesiones de entrenamiento más extensas. Este volumen debe ser construido poco a poco y el estrés total de entrenamiento debe tenerse muy en cuenta. El estrés del entrenamiento incluye tanto el volumen como la intensidad del entrenamiento. Con poco tiempo para entrenar, lo que debería ocurrir con la mayoría de los atletas es un aumento gradual en el volumen primero y luego, si hay tiempo de entrenamiento suficiente, la intensidad se puede agregar, mantener y / o aumentar el estrés del entrenamiento. Sin embargo, la mayoría de los atletas no pueden darse el lujo del tiempo necesario requerido para tener suficiente intensidad en el entrenamiento como para aumentar su velocidad. El atleta termina las carreras de largo curso, tales como el medio y el Ironman y maratones, pero no acaba en ellos con la velocidad que desea. Entonces, ¿qué se puede y se debe hacer?  Sugiero que los atletas se centren en carreras más cortas en el corto plazo, especialmente durante los meses de invierno, cuando el foco no está puesto en acumular volumen para una carrera de larga distancia. Un error de entrenamiento le ayudará a ilustrar este punto. Un atleta quiere llegar a ser más rápido en todas las disciplinas de carrera. Este atleta tiene 10 horas como máximo por semana a entrenar para un medio Ironman, que es el mínimo de lo que la mayoría de los entrenadores consideran horas necesarias de entrenamiento por semana, pero con las que se puede hacer con el programa de entrenamiento correcto. Sin embargo, aquí es donde se produce el error. Una maratón está programada para diciembre, que es 3 meses después del final de la temporada de carreras anterior. Otra maratón está programada para el mes de abril siguiente. Tras la segunda maratón, el primer medio Ironman es en junio y un segundo medio Ironman está previsto en julio. Para lograr esto, el atleta debe centrarse en construir volumen de carrera para la primera maratón, y luego pasar un mes en recuperación. Después de la recuperación, el enfoque de entrenamiento se dirige a un gran volumen de carrera. La segunda maratón es seguida por varias semanas de recuperación. Después de la recuperación de la segunda maratón, es tiempo entonces para construir volumen para las dos carreras de medio Ironman. Una vez más, el tiempo limita el entrenamiento a construir volumen y no hay espacio para la edificación de la intensidad. Entonces, ¿qué debe hacer este atleta? Una maratón está bien, si el atleta realmente quiere hacer una maratón. Muchos atletas quieren hacer una maratón para realización personal o por razones mentales, eligiendo centrarse en carreras de larga distancia. Esto está perfectamente bien. Sin embargo, tiene que haber una parte importante de la temporada dedicada al incremento de la velocidad. En los meses de invierno, prefiero ver a los atletas centrados primordialmente en una disciplina principal, eligiendo una carrera corta como objetivo. Se sigue dedicando tiempo al entrenamiento de las otras dos disciplinas, sin embargo una disciplina en particular es el enfoque. Para el ciclismo, esto sería una prueba contrarreloj de 40K. En carrera, esto sería una carrera de 5 km o 10 km. En un 10K, el atleta puede terminar la construcción de volumen de base con un fondo de 13 kilómetros y luego incorporar ejercicios en pista centrados en la velocidad y también incluir esfuerzos en umbral. Un aumento en la velocidad de carrera está garantizado. Una vez que la carrera corta se lleva a cabo, a continuación, la atención puede volver al entrenamiento del triatlón y los ritmos de entrenamiento serán mucho más rápidos. Si el atleta todavía desea hacer carreras de larga distancia con horas de entrenamiento restringidas, la retribución serán ritmos de entrenamiento y carreras más rápidas, sin embargo, la velocidad potencial global seguirá siendo limitada debido al restringido estrés de entrenamiento derivado de la falta de intensidad impuesta por un horario limitado de entrenamiento. El atleta puede optar por seguir con carreras más cortas, por supuesto, donde la velocidad es crucial para el éxito. En conclusión, los atletas tienen que entender que es muy difícil entrenar para la velocidad cuando el volumen necesario de entrenamiento es alto y el tiempo de entrenamiento es limitado. La adición simultánea de mayor intensidad (a través del entrenamiento de la velocidad) y aumento de volumen es una de las causas número uno de lesión. 


No Centrarse en el Factor Limitante.

Entre temporadas de competencia es momento de evaluar su factor limitante en cuanto a la natación, ciclismo y carrera en las piernas del triatlón. Con demasiada frecuencia, un atleta se destaca en una disciplina en particular, por lo tanto disfruta del entrenamiento en esta disciplina y entrena casi exclusivamente en ella durante los meses de invierno. A menudo, el limitante es muy obvio y no necesita de mucho tiempo dedicado a evaluarlo. Sin embargo, un triatleta veterano se convierte talentoso en las tres disciplinas y se hace obligatoria una cuidadosa evaluación de los resultados de competencia. Lo que suelo hacer con mis atletas es comparar sus parciales individuales para su grupo de edad o el de los líderes de la general para ver en qué disciplina deben centrarse en la temporada baja. Por otra parte, la distancia de carrera debe tenerse en cuenta. Un segmento débil de natación en un recorrido de Ironman no es tan desastroso (en términos de rendimiento de carrera general) como un segmento débil de natación en un recorrido de distancia olímpica. Si un atleta tiene un limitante en ciclismo para la competición de triatlón de larga distancia, es fundamental que esto se mejore, ya que el segmento de la bicicleta es, con mucho, el tramo más importante de un triatlón de largo recorrido (3). 


No Centrarse en la Eficiencia.

Los tres principales factores determinantes de la capacidad de resistencia son la eficiencia, el umbral de lactato y el VO2 máx. Los atletas con algunos antecedentes de entrenamiento se centran a menudo en el umbral de lactato y el VO2máx (muchas veces sin saberlo), pero rara vez o nunca, trabajan la eficiencia. La eficiencia se define como el trabajo realizado dividido por la energía consumida. Muchas veces, la palabra economía se utiliza en lugar de eficiencia. Los dos términos están relacionados ya que la economía es la velocidad de movimiento dividida por la energía consumida. Si un ciclista puede producir más vatios para un consumo de energía dado, el ciclista también irá más rápido. La eficiencia es extremadamente crítica para el rendimiento de resistencia. A menudo, los atletas se centran en el entrenamiento del VO2máx, ya que históricamente se ha considerado como el patrón oro para la condición física, sin embargo, el VO2máx está en gran medida genéticamente limitado y es difícil de modificar cuando un atleta está altamente entrenado. Numerosos estudios de investigación han demostrado que los atletas de élite tienen números muy similares de VO2 máx. Por otra parte, los atletas de élite tienen límites de umbral lactato muy similares cuando estos son expresados como un número relativo en comparación con sus números de VO2 máx. Lo que queda para separar a estos atletas es la eficiencia/economía. La economía de carrera ha sido evidenciada para explicar la diferencia en el rendimiento de atletas de élite con similares VO2 máx (4) y, además, la mecánica de la carrera que separa a corredores con alta economía de los que tienen una baja economía ha sido descripta (5). Recientemente, los patrones de pisada de los corredores de larga distancia de élite se han mostrado como un posible predictor de la economía de carrera y los correspondientes tiempos finales (6). ¿Cómo se puede mejorar la eficiencia? Práctica. Un atleta tiene que trabajar en la técnica. Esto es de conocimiento común para la natación, donde la técnica juega un factor muy importante en la velocidad de nado, sin embargo, la técnica de carrera y de ciclismo es por desgracia a menudo ignorada. Para aumentar la eficiencia de carrera sugiero un análisis de la marcha seguida de ejercicios para mejorar la nueva técnica de carrera. El análisis de la carrera permite a un entrenador calificado evaluar la cinética de carrera y la cinemática en el estilo de correr del atleta y sugerir los cambios necesarios para aumentar la economía de carrera. Es imperativo que la distancia de carrera se reduzca tras el análisis de la marcha y que la distancia se incremente gradualmente después de que el nuevo estilo de correr se convierta en hábito. Otro ejercicio que me gusta incorporar en el entrenamiento de base son corridas en zona 1 y 2 con el foco ubicado en correr tan rápido como sea posible con una frecuencia cardiaca baja. Por ejemplo, si con una frecuencia cardíaca de 140 está en la zona 1, la idea es correr lo más rápido posible a una frecuencia cardíaca de 140. Esto se basa en mucha disciplina y paciencia, pero la recompensa es enorme. 

El otoño y el invierno son las épocas ideales para el análisis del movimiento en la natación, ya que esto permitirá un tiempo suficiente para obtener una comprensión sólida de la nueva técnica antes de que se incremente el volumen. Para el ciclismo, el consejo número uno para mejorar la eficiencia es una adaptación adecuada de la bicicleta (que al mismo tiempo mejorará la eficiencia y la economía), seguida de ejercicios (análisis del spin en computrainer y ejercicios de pedaleo a una pierna). Este es un buen lugar para volver al dilema del entrenamiento de larga distancia que se mencionó anteriormente. Si un atleta elige centrarse en varias carreras de larga distancia durante los 12 meses del año, se convierte en extremadamente difícil pasar tiempo trabajando en la técnica cuando el enfoque de entrenamiento está constantemente sobre el volumen. Es fundamental que utilice tiempo cada año en la evaluación de la técnica cuando el volumen de entrenamiento es bajo. 


Volver a la Temporada Demasiado Temprano.

El próximo error del que voy a hablar es el de volver a la temporada antes de tiempo. Esto puede ocurrir por diversos medios, pero los dos medios más comunes son, por abreviar, el tiempo fuera de entrenamiento estructurado o aumentando el volumen y / o la intensidad antes de que un cambio en la técnica haya tenido una oportunidad de convertirse en hábito. He visto a muchos atletas que deciden tomar un descanso de cuatro semanas de la temporada en la que el objetivo era no nadar, pedalear, o correr por un mes completo, sólo para comenzar a entrenar después de dos semanas. Al volver a entrenar después de dos semanas, están entusiasmados y motivados para la carrera inminente a 10 meses en camino. El resultado desafortunado es que antes de que deshiele la tierra y descongele el lago, están quemados y no quieren ni pensar en el entrenamiento. El otro ejemplo que veo es que los atletas vienen a mí para un análisis de la marcha, gastan tiempo y dinero para cambiar su técnica y luego salen a correr 16 kilómetros a la semana siguiente. De alguna manera, esto es parte de la mentalidad del triatleta, de la que todos somos culpables de poseer. El atleta tiene miedo de perder estado físico. Sí: la condición física desaparece muy rápidamente cuando una persona se vuelve sedentaria (las primeras señales de desentrenamiento aparecen desde el punto de vista fisiológico en cuestión de días), sin embargo, al centrarse en la técnica a través de recorridos cortos y frecuentes, uno puede concentrarse en la técnica durante varias semanas sin signos de disminución de la aptitud. Se ha demostrado que los ciclistas pueden disminuir el volumen de entrenamiento en un 20% durante 3 semanas sin ningún cambio en la potencia máxima o el VO2máx (7). A pesar de que hallazgos similares no han sido confirmados para la carrera o la natación, es de esperarse que el resultado sea el mismo desde el punto de vista fisiológico. La principal diferencia a esperar es una disminución en la técnica. Aquí es donde sesiones cortas, pero frecuentes, centradas en la técnica son esenciales. No es de esperar una pérdida de la condición, sin embargo, frecuentes sesiones de entrenamiento son necesarias para mantener la técnica y más sesiones son necesarias para mejorar el rendimiento. El mensaje para llevarse es "No aumente el volumen hasta que los cambios en la técnica hayan tenido tiempo de surtir efecto". 


Elegir Equipamiento por Sobre Entrenamiento Adecuado.

Este es el último tema en este artículo, sin embargo, de ninguna manera disminuye la importancia o la frecuencia de ocurrencia. En los últimos 10 años, he sido testigo en varias ocasiones de atletas eligiendo equipamiento por sobre un programa de entrenamiento de calidad. El triatleta gastará 6000 dólares en una bicicleta de carrera ligera y ruedas aerodinámicas livianas, y, sin embargo, tiene un sobrepeso de más de 4,5 kilos y está ubicado en forma incorrecta en la bicicleta, lleva a la espalda encorvada y presenta gran superficie frontal. El ajuste inadecuado niega cualquier efecto que la bicicleta de carrera y las ruedas puedan brindar. Si la meta es llegar a ser más rápido, el atleta deberá ir mucho más allá, siguiendo un programa de entrenamiento de calidad, individualizado, que dará lugar a un motor más grande y a un aumento de la masa corporal magra. Sí, teniendo en cuenta el mismo motor, la bici más ligera, más aerodinámica, dará lugar a un aumento inmediato en la velocidad. Sin embargo, esto no servirá de nada si el atleta no puede terminar el recorrido fuerte. Además, desde un punto de vista a largo plazo, un entrenamiento de calidad supondrá una mayor velocidad en comparación a equipos de gama alta.


Resumen.

Me he referido a varios de los errores más comunes de entrenamiento que he visto en los meses entre las temporadas de carrera. Esta no es una lista exhaustiva, sino algunas de las cuales veo con más frecuencia y pueden ser atendidas para conseguir temporadas de competencia más productivas. Es importante tener periódicamente un tiempo de descanso (2-4 semanas) cada año para permitir que la mente y el cuerpo reposen. La frecuencia y la duración del tiempo de inactividad pueden variar en función del atleta y del calendario de carreras. 

El entrenamiento con pesas es importante, especialmente para los mayores de 30 años. La sesión de entrenamiento de pesas no tiene que llevar mucho tiempo. Es necesario llegar al fallo muscular en cada ejercicio para lograr la productividad máxima en el entrenamiento de sobrecarga. 

Con poco tiempo para entrenar, debe gastar una parte de la temporada centrándose en ejercicios de alta intensidad para aumentar la velocidad en cada disciplina. Recuerde que carreras largas y lentas todo el tiempo le enseñarán a correr largo y lento. Sin embargo, no puede, simultáneamente, aumentar la intensidad y el volumen. 
Entre temporadas es el momento de evaluar el rendimiento en carrera de la temporada anterior y poner de relieve la disciplina límite (s). Este es el momento de tomar clases de natación, realizar un análisis de la marcha, etc., y pasar tiempo perfeccionando la técnica. Es fundamental que el volumen se mantenga relativamente bajo hasta que la nueva técnica se convierta en hábito. A continuación, el volumen puede ser aumentado gradualmente. 

Los tres factores determinantes del rendimiento son la eficiencia, el umbral de lactato, y el VO2 máx. La mayoría de los atletas pasan tiempo trabajando en los dos factores determinantes anteriores, en detrimento al tiempo dedicado a trabajar la eficiencia. Esto es lamentable, porque es esto lo que realmente separa a los atletas competitivos del grupo de edad de los atletas de élite. He visto de primera mano atletas que entran en el laboratorio y presentan un VO2máx que rivaliza con el de atletas profesionales, sin embargo aún no tienen la capacidad para siquiera acercarse al rendimiento de un atleta de élite. 

Uno de los mayores obstáculos que encuentro como entrenador es tratar de bajar el volumen de un atleta cuando se me presentan con un calendario de 12 meses completos de carreras de larga distancia. Entrenar para carreras de larga distancia repetitivas no permite flexibilidad para trabajar en la técnica y suficientes sesiones de alta intensidad para lograr el deseado aumento de velocidad. Esto ilustra la importancia de reducir el volumen de entrenamiento una vez al año y centrarse en la técnica. 

Cuando un atleta decide tomar un tiempo fuera de entrenamiento, es importante que se apegue a ese plan. Por otra parte, si un atleta sabiamente decide trabajar en la técnica y hace cambios para mejorar la eficiencia, él o ella necesitan asegurarse de que la técnica se haga hábito antes de aumentar significativamente el volumen. No salte de nuevo en la temporada de entrenamiento antes de tiempo. 

Por último, un error muy común que atestiguo es la elección de un equipo costoso por sobre un programa de calidad de entrenamiento. Todos los atletas a menudo se gastan miles de dólares en una bicicleta ligera y ruedas y luego eligen un programa gratuito, genérico de entrenamiento (lo que yo llamo "programa de entrenamiento milagro de 12 semanas"). Sí, la bici ligera y las ruedas aerodinámicas le darán un impulso instantáneo en la velocidad, bajo las condiciones adecuadas (es decir, un recorrido ondulado o un atleta que ya se puede montar a 27 +kilómetros por hora), sin embargo, nuevos incrementos en la velocidad requieren un entrenamiento de calidad. Por otra parte, en la mayoría de los casos, el atleta obtendrá un mejor rendimiento a largo plazo de la inversión a través de un entrenamiento de calidad frente a un equipo costoso. Por supuesto, la mejor opción para el atleta es a la vez el equipo ligero, aerodinámico y un programa de entrenamiento de calidad. 

1. Nielsen, J. S. , Hansen, E. A., & Sjøgaard, G. (2004) . Pedaling rate affects endurance performance during high-intensity cycling. European Journal of Applied Physiology, 92, 114-120.
2. Niemuth P. E. , Johnson, R. J. , Myers, M. J. , & Thieman, T. J. (2205) . Hip muscle weakness and overuse injuries in recreational runners. Clinical Journal of Sport Medicine, 15, 14-21.
3. Dengel DR, Flynn MG, Costill DL, & Kirwan JP. (1989). Determinants of success during triathlon competition. Research Quarterly for Exercise and Sport, 60. 234-238.
4. Conley, D. L. , & Krahenbuhl, G. S. (1980) . Running economy and distance running performance of highly trained athletes. Medicine and Science in Sports and Exercise, 12, 357-360.
5. Williams, K. R. , & Cavanagh PR. (1987) . Relationship between distance running mechanics, running economy, and performance. Journal of Applied Physiology, 63, 1236-1245.
6. Hasegawa, H. , Yamauchi, T. , & Kraemer, W. J. (2007). Foot Strike Patterns of Runners at the 15-km Point During an Elite-Level Half Marathon. Journal of Strength and Conditioning Research, 21, 888-893.
7. Rietjens, G. J. , Keizer, H. A. , Kuipers, H. , & Saris W. H. (2001) . A reduction in training volume and intensity for 21 days does not impair performance in cyclists. British journal of sports medicine, 35, 431-434.


Acerca del Autor.

Ser entrenador y competir son dos de las pasiones del entrenador Brett Petersen. Ampliando de manera constante sus conocimientos en la ciencia del ejercicio, el entrenador Brett brinda una perspectiva única a sus atletas de multi-deporte. Las certificaciones académicas y profesionales de Brett incluyen:
    * Maestría en Ciencias del Movimiento (Combinación de Fisiología del Ejercicio y Kinesiología)
    * Nombrado entrenador del equipo USAT del Medio Este Equipo Team Performance
    * Entrenador Nivel II de Ciclismo EE.UU.
    * Entrenador Nivel de Triatlón EE.UU.
    * Certificación Técnica Serotta en Bicicletas
    * Completó todos los requisitos del curso de Maestría en Psicobiología
    * Completó todos los requisitos del curso de Doctorado en Farmacología
    * Las contribuciones del "Petersen Performance Lab" fueron reconocidos en la Conferencia Mundial y Exposición 2008 Multisport.

El entrenador Brett está continuamente buscando en modo activo la educación continua en forma de asistir a clínicas, completar trabajos en curso, realizar investigación y el auto-estudio. El entrenador Brett ha terminado recientemente un externado clínico en el departamento de cardiología del hospital de la Misericordia (ambos no invasivo y no invasivo de cardiología) para adquirir una valiosa experiencia en fisiología del ejercicio clínica. Esta experiencia ha dado al entrenador Brett muchas nuevas perspectivas las que serán muy valiosas para sus atletas.
www.petersenperformancelab.net/

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Imagen de portada: By MartinPUTZ (Own work) [CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0) or GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html)], via Wikimedia Commons

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.