Especificidad Coordinativa: Triangulando Sobre El Objetivo III.

 

El “Análisis de las Necesidades” es un monstruo de 3 cabezas, pero resulta un necesario primer paso en la planificación del entrenamiento. Aquí está la última parte de nuestra serie sobre cómo obtener una solución exacta para su objetivo de rendimiento: con el foco ahora en la coordinación.

“La potencia es nada sin control”.
– Neumáticos Pirelli
 

Para resumir brevemente lo que hemos cubierto hasta ahora:

  • La especificidad no es una entidad de 1 dimensión. En realidad, tiene por lo menos 3 dimensiones: mecánica, energética y coordinativa, cada una de las cuales tiene algunos matices en sí misma. Ninguna es demasiado complicada, y cada una ofrece algunas ideas probadas por el tiempo sobre las que podemos recostarnos en busca de respuestas.
  • Tenemos que explorar nuestra meta de rendimiento desde los 3 ángulos para asegurarnos que las señales importantes no se pierdan en el ruido. De lo contrario, la trampa de la simulación nos espera. Trato, a toda costa, de no caer en la trampa. Hay demasiada gente ya, además, es como un agujero negro (una vez que ha sido arrastrado dentro, parece ser difícil salir).

Repensar una cuestión básica como la especificidad requiere la verificación de las hipótesis de uno. Tan noble como la tarea pueda ser, prácticamente garantiza que usted va a visitar su “zona de incomodidad”, así como perder popularidad con un montón de gente. La buena noticia es que usted obtendrá una imagen mucho más clara de su objetivo y también descubrirá algunas cosas útiles sobre la gente con la que está trabajando (como quien es serio acerca del entrenamiento y quien no lo es).

 

Especificidad ³: Coordinación.

A lo largo de esta serie, he intentado todo lo posible para convencerlo de que no podemos confiar en las apariencias externas en el análisis de las demandas de la tarea. Lo que realmente necesitamos son criterios objetivos. El paradigma de la especificidad en 3 dimensiones que propongo es simplemente un marco de esos criterios. La mecánica, la energética y la coordinación son las perspectivas que se pueden utilizar para apuntar a un blanco 3-D, triangulando efectivamente sobre él. Hay ciertas cosas que pueden no ser visibles desde cualquier punto de vista único, por lo que con el fin de asegurarse de que no se pierda algo, es importante no depender de sólo uno o dos de ellos.

Desafortunadamente, muchas personas parecen tener un enfoque de 1 dimensión sobre la especificidad. A menudo se encierran en un punto de vista sin pensar mucho en los demás. Por otra parte, algunas personas no tienen claro el concepto, en primer lugar, porque han caído en la trampa de la simulación, o aceptado alguna media verdad como un hecho, y nunca volvieron a chequear sus presupuestos.

No es de extrañar que este pueda ser un tema difícil.

En las partes I y II, hemos considerado criterios mecánicos y energéticos, así como sus implicaciones prácticas. Ahora vamos a centrarnos en la coordinación. Vamos a mirar dentro de una caja negra: la cabeza humana, pero no se preocupe. Eso no es un ejercicio que dé tanto miedo después de todo, cuando utilizamos la ciencia como nuestra guía. Como veremos, esto nos lleva a las cuestiones más importantes del aprendizaje motor, la adquisición de habilidades y conocimientos.
 

 


No Deje Que Los Tecnicismos Lo Tumben.

¿Qué es la “especificidad coordinativa” de todos modos, y por qué utilizar un término tan común en primer lugar? Si usted sigue la literatura internacional, especialmente algunos recursos clásicos creados en Europa del Este, encontrará discusiones sobre el desarrollo de las capacidades coordinativas en atletas (Drabik 1996; Harre 1982). Piense en ellos como los elementos básicos de las habilidades técnicas que usamos al realizar tareas motoras:

  • Capacidad Adaptativa: modificación de la secuencia de acción en base a la observación y la anticipación al cambio/novedad de las condiciones y situaciones.
  • Balance: equilibrio estático y dinámico.
  • Capacidad Combinatoria: coordinación de los movimientos del cuerpo en una acción determinada.
  • Diferenciación: ajuste preciso, económico de los movimientos y la mecánica del cuerpo.
  • Orientación: control espacial y temporal de los movimientos del cuerpo.
  • Reactividad: respuesta rápida, bien dirigida a los estímulos.
  • Ritmo: observación y aplicación del modelo de dinámica de movimiento, tiempo y variación.

En esos mismos recursos, encontrará a las capacidades coordinativas discutidas en el contexto de la agilidad, lo que comprende realmente todo el conjunto de habilidades motrices de un atleta (sí, hay más en eso que apenas cambiar de dirección o velocidad). Estas habilidades se cree que son más entrenables en la pre-adolescencia, la que se considera un período crítico o sensible para el desarrollo de habilidades. Esta ventana de oportunidad comienza a cerrarse durante la adolescencia, durante la que el foco debe pasar de las competencias básicas de movimiento y cualidades físicas a las habilidades y destrezas específicas, es decir, de la preparación general a la especial. Hay una base biológica para esto, a la que voy a referirme brevemente en un momento.

Es por eso que es tan importante pensar como un educador en el entrenamiento de atletas, en particular con respecto a su estado de desarrollo. Necesitamos atarear a nuestros estudiantes con las cosas correctas en el momento adecuado y de forma secuencial dirigirlos hacia su objetivo de rendimiento máximo. Enseñe contenido apropiado al nivel de desarrollo y haga a sus estudiantes fluidos en los pre-requisitos “genérico-deportivos”, es decir, las capacidades coordinativas primero. Estas proporcionan la plataforma sobre la que se pueden construir las habilidades “específico-deportivas”.

Así que seamos claros: progresar hacia objetivos específicos de rendimiento es el nombre del juego, con la progresión siendo el concepto central. No hay duda sobre eso. Pero la clave es abordar el entrenamiento como un plan de estudios a largo plazo que comienza con una base amplia y que poco a poco se centra en una meta a largo plazo. Al igual que cualquier programa de desarrollo, los programas de especialización temprana, o por la vía rápida rara vez tienen éxito.
 

Participación de expertos y no expertos en otras actividades. Fuente: Starkes J. L. y Ericsson K.A. (Editores) Expert Performance in Sports. Champaign IL: Human Kinetics, 2003, p. 99.

 


Colóquese Su Sombrero de Aprendizaje Motor.

Considere las habilidades de movimiento que participan en una actividad de destino desde el punto de vista del comportamiento motor. Hay un paradigma clásico llamado la práctica de la especificidad sobre la aquí que podemos apoyarnos (su origen es difícil de rastrear, consulte Magill 2006, Schmidt y Lee 2005 y Schmidt & Wrisberg 2007). Establece que las demandas de una tarea de entrenamiento deben corresponder a la actividad de destino en lo que respecta a sus efectos sensoriomotores, de procesamiento y contextuales. En muchos casos, esto se puede lograr sin emular la apariencia externa de una tarea. Nuestro objetivo es maximizar la adquisición, conservación y transferencia de las habilidades motoras, no imitar los patrones de movimiento de una actividad de destino. Una y otra vez, eso conduce a la trampa de la simulación. En cambio, queremos atarear al sistema con problemas funcionales en los que estemos enfocados en ciertos criterios y no sólo en la cinemática.

En otras palabras, tenemos que dirigir nuestra atención a las cosas que no siempre podemos ver claramente, y no sólo centrarnos en las cosas que podemos ver fácilmente.

Bien, no hay problema… al menos hasta que tenga que explicar lo que está haciendo a los entrenadores o padres. Ni que decir, que eso es más fácil decirlo que hacerlo. Por lo general, quieren que sus hijos hagan ejercicios “específico-deportivos” y, probablemente, no están interesados en escuchar acerca de algunas tonterías sobre triangulación.

He aquí una analogía con la que he tenido algo de éxito con cuando se trata de esta cuestión: Piense en el entrenamiento en términos de mejora de un sistema informático. El hardware y el software deben trabajar juntos, por lo que se obtienen resultados óptimos mejorando ambos de una manera coordinada. Ahora, la única cosa sobre los atletas es que:

  • Ellos no vienen con programas de software instalados en fábrica. Cada uno de nosotros nace con una plantilla, y las actualizaciones de software son un trabajo en progreso a partir del nacimiento (por desgracia, también lo son las bajadas en el caso de ausencia de entrenamiento o debilitamiento).
  • Su hardware se actualiza a través de su software. No tenemos que comprar los nuevos programas y periféricos por separado. Si reprogramamos el software correctamente, los problemas de hardware en gran parte van a cuidar de sí mismos.
  • El proceso de remodelación completo está formado por las exigencias de la tarea (esta es la esencia del principio AEDI, es decir, adaptación específica a las demandas impuestas). No se puede instalar el nuevo sistema operativo desde un CD o la web. En su lugar, se trata de un proceso que consume un tiempo llamado aprendizaje, de ahí el valor de un buen profesor y de sólidos fundamentos.
  • El movimiento es una de las tareas esenciales que sus ordenadores de a bordo coordinan. Tenga en cuenta los problemas que esto representa. El sistema operativo debe gestionar el impulso de una máquina compleja, ya que se mueve sobre varios terrenos, navega a través del tráfico, y manipula todo tipo de objetos. Se apoya en una sola extremidad (al caminar), y se lanza repetidamente a sí mismo como un proyectil (al correr y saltar). Su centro de gravedad está regularmente fuera de su base de apoyo al cambiar las velocidades. Las fuerzas externas – en especial la gravedad – perturban constantemente su equilibrio.

Así que la pregunta práctica es: ¿Con qué tarea estamos exigiendo el sistema operativo de cada estudiante? En concreto:

  • ¿Estamos desafiándolo con problemas basados en habilidades, de acuerdo con el principio AEDI?
  • ¿Estos problemas son apropiados en relación al desarrollo, progresando de lo genérico a lo específico?
  • ¿Están los criterios – mecánicos, energéticos y coordinativos – prevaleciendo sobre las apariencias?

En mi experiencia, un buen primer paso para poder responder afirmativamente a todas las preguntas es sencillo: no se haga el listo. Mantenga las cosas en baja tecnología durante la mayor parte del tiempo y estimule a sus atletas (en lugar de algún aparatito) a resolver el problema. Es probable, entonces, que usted no los encuentre sentados en máquinas de sobrecarga guiadas o contando repeticiones durante un juego, independientemente de dónde se encuentre éste en el continuo de la resistencia-potencia. Por supuesto que hay excepciones, pero la vida tiende a ser un deporte libre de peso.
 

 


La Gravedad Está Tratando De Ponerlo Contra El Suelo.

Por lo demás, la gravedad está tratando de derrotar a casi todo lo que usted lo hace: y es implacable. Sé que esto parece como un punto pedante, pero, en realidad, pone a correr y saltar (junto con todas las demás habilidades atléticas) bajo una nueva luz cuando se piensa en ello.

Así que tómese un minuto y piense en ello. Confíe en mí, tenemos un momento de aprendizaje aquí

Ahora considere las implicaciones para el entrenamiento:

  • Póngase sobre sus pies y muévase. Concentre su tiempo y esfuerzo en los ejercicios que implican algún tipo de técnica. Como regla general, si no requiere de habilidad (¡y un buen coaching!) probablemente no merece una alta prioridad.
  • La cuestión es la de resistencia guiada vs sin guía, no de máquinas vs pesos libres. Soy un gran fan de algunas máquinas, por ejemplo, las estaciones de cable-polea que le permiten hacer todo tipo de ejercicios útiles mediante la reorientación de la carga. La verdadera clave es, si usted tiene que controlar, dirigir y estabilizar la carga (tenga en cuenta que control no significa que usted que se mueve lentamente, consulte la parte I de esta serie para una mayor discusión sobre este tema). Hay otros ejemplos de máquinas que sirven a funciones útiles, siempre y cuando exista una razón clara y convincente. Pero en términos generales, los pesos libres de todo tipo – no sólo los hechos de hierro – son en donde está.
  • Usted no necesariamente tiene que mover la carga en múltiples planos, mientras que sea libre de moverse en todos los planos (en lenguaje biomecánico, esto se conoce como grados ilimitados de libertad). Si usted está haciendo un ejercicio tradicional con barra donde la acción es más o menos uniplanar, puede ser muy “funcional”, del mismo modo, que un ejercicio multiplanar con una combinación de acción frontal / sagital / transversal puede no ser muy “funcional” en absoluto, especialmente si un aparato le está guiando a través de la trayectoria de movimiento y no se están cumpliendo con los criterios de especificidad. Una vez más estimulará a sus atletas para que controlen, dirijan y estabilicen la carga con una técnica sólida, en lugar de tratar de avanzar en todos los planos para su propio bien. [¡Cómo esto es una paradoja: tal vez el hecho de que la carga no se mueve en varias direcciones es lo que hace que sea funcional!]
  • Si no he insultado a su inteligencia bastante ya, aquí traigo una prueba sorpresa: ¿En qué dirección está empujando la gravedad? Podemos movernos en todos los planos. Eso es un hecho. Pero la principal fuerza que gobierna todo lo que hacemos está actuando en una sola. No quiero decir que sólo debe hacer ejercicios en un solo plano y que sea suficiente con ello, de hecho, es una buena idea variarlos de acuerdo a algún tipo de matriz. Pero céntrese en los movimientos de la vida real y no se vaya por la borda con la cosa de los múltiples planos. Incluso si la acción se produce sobre todo en una dirección, es probable que haya todavía mucho por hacer en otras. [Piense en cómo esto ayuda a resolver la paradoja en mi punto anterior.]
  • Utilice con discreción métodos de entrenamiento del equilibrio o estabilidad. El equilibrio es una de las habilidades coordinativas y es claramente importante. El problema es que muchas personas están usando métodos cuestionables para el entrenamiento del equilibrio y / o agregando inestabilidad a ejercicios en los que no es seguro o apropiado. Cuanta mayor inestabilidad se introduce en una tarea, la fuerza de salida de un atleta tiende a ser menor (tenga en cuenta que la actividad EMG no es un sustituto de la producción de fuerza). Incluso cuando un ejercicio de equilibrio provoca una gran cantidad de activación muscular, mucho de esto suele implicar co-contracción (por ejemplo, para no caerse) en lugar de producción de potencia. Así que es importante tener claro el objetivo de este tipo de tareas y tener cuidado con el uso de ellas al entrenar la fuerza – especialmente si se involucran superficies inflables / lábiles.

OK, eso no me va a hacer demasiado popular entre la gente el entrenamiento funcional (como si les gustara ya mucho para empezar), pero espero que usted obtenga la idea.
 

 


Aspectos del Desarrollo.

Como mencioné en la primera parte, hay 3 pasos esenciales que intervienen en la preparación de una estrategia racional, incluido un programa de entrenamiento:

  1. Concéntrese en el objetivo de rendimiento. Esto nos lleva a la cuestión de la especificidad.
  2. Evalúe la situación. Esto se debe hacer con respecto a la condición de desarrollo de los estudiantes.
  3. Seleccione tácticas para el logro de las metas y objetivos, tanto genéricos como específicos. Esto nos lleva a la cuestión de la variación prevista en los medios y métodos, es decir, la periodización.

Incluso si usted ha dominado los pasos #1 y #3, puede meterse en un gran problema si se salta el paso #2: reconocer la situación. Al entrenar atletas (es decir, cuando se les ayuda a adquirir nuevas habilidades de movimiento), las consideraciones acerca del desarrollo son el tema central de la situación. Tenemos que saber dónde están nuestros estudiantes en términos de su desarrollo y qué aspectos del currículo son (o no son) adecuados en un momento dado.

La adquisición de habilidades a largo plazo tiene una interesante base biológica. Un proceso de poda notable se produce en el cerebro antes y durante la adolescencia, en la que se eliminan conexiones no utilizadas entre las neuronas. Mientras tanto, las conexiones que se utilizan regularmente son reforzadas, lo que las hace más rápidas y más eficientes. El proceso es guiado por la genética (naturaleza), así como por la experiencia (crianza), y puede ser el mejor ejemplo del principio úselo-o-piérdalo.
 

Proliferación y poda de los nervios en la infancia y la adolescencia. Fuente: Wallis C., y col. What makes teens tick? TIME 163(19): 56-65, 2004.
 

Como es el caso de los académicos, los aspirantes a atletas jóvenes avanzan aún más por el aprendizaje mediante un programa de educación física sistemática, no tratando de saltar hacia adelante. Los fundamentos deben ser aprendidos y automatizados adecuadamente con el fin de dominar, más adelante, las habilidades complejas, al igual que las tres R (lectura, escritura, la aritmética) son requisitos previos para las habilidades académicas avanzadas. La idoneidad debe siempre preceder al rendimiento.
 

Maduración cerebral entre las edades de 5-20. Fuente: www.nimh.nih.gov.

 


El Lenguaje del Movimiento.

En la parte introductoria de esta serie, me propuse observar la locomoción – y a correr y saltar en particular – como lengua básica del movimiento. Esta es la habilidad común establecida que muchos deportes comparten, y hace que muchos de los llamados temas específico-deportivos parezcan un poco más sutiles en el esquema de las cosas. Definitivamente necesitamos identificar verdaderamente a las necesidades especializadas, con el fin de maximizar el rendimiento de nuestros atletas y reducir al mínimo sus riesgos de lesiones. Pero es importante tener primero en cuenta estas demandas genérico-deportivas.

“El lenguaje del movimiento” no es sólo un término de moda. Tanto el movimiento y el habla son habilidades adquiridas y, en ambos casos, el proceso de aprendizaje involucra a los centros motores del cerebro. [Esos centros residen justo encima del lóbulo de la oreja en la figura de la maduración cerebral anterior: ¿nota que se produce algún cambio allí?] Lograr fluidez requiere un desarrollo secuencial que comienza con requisitos previos, y progresa hacia un contenido más avanzado y aplicado. Por eso tenemos que tomar el término “estudiante-atleta” literalmente y utilizar estrategias basadas en la educación en nuestros programas de entrenamiento. Considérelo como una insignia de honor si su micro, meso y macrociclos pueden describirse con precisión como plan de lecciones, plan de estudios y currículo, respectivamente.

¿Por qué sigo insistiendo sobre este tema? Debido a que nuestras escuelas rara vez enseñan la mecánica de correr y saltar a nuestros hijos. Ese es un comentario muy sincero, y no estoy tratando de ser un iconoclasta o jugar el juego de la culpa. Es un hecho, que nuestros estándares nacionales para la educación física no se ocupan de los mecanismos básicos de estas habilidades (NASPE 2004). En mi opinión, esos mecanismos deben ser enseñados por todas las razones mencionadas anteriormente. Estoy deseando que llegue el día en que comience a suceder, porque es un gran punto ciego, con importantes implicaciones para la salud y el rendimiento.
 

 


El Currículo.

Una cantidad impresionante de evidencia apoya la “regla de los 10 años” para lograr maestría (Charness y col. 2006, Starkes y Ericsson 2003). La adquisición de la maestría en una amplia gama de dominios de rendimiento, incluido el deporte, implica hasta 10 años – o 10.000 horas – de preparación guiada, regular, deliberada.

Los beneficios de tal sobreaprendizaje están bien documentados. ¡Esto presenta un desafío práctico de enormes proporciones, ya que implica un promedio de alrededor de 20 horas a la semana, cada semana durante 10 años! Considere el tiempo y el esfuerzo que también debe ser dedicado a medidas de restauración / regeneración para evitar el sobreentrenamiento, y la preparación se convierte en un trabajo de tiempo completo. Muchos atletas dedicados sólo entrenan la mitad de esa cantidad, y no es necesariamente porque están tomando atajos. La escuela, el trabajo, las normas y la vida en general hacen tal compromiso prácticamente imposible para la mayoría de los atletas aficionados. Sin embargo, es muy difícil llegar a los niveles de élite sin tener que invertir un tiempo y esfuerzo masivo.

No todo el mundo aspira a ser un atleta de élite, pero eso no quiere decir que no quieran sacar el máximo provecho de su inversión. Ahí radica el valor de acercarse a la preparación como un plan de estudios a largo plazo.

He aquí un ejemplo de cómo planificar un entrenamiento a largo plazo en una serie de etapas progresivas (Balyi 2004, Charness y col 2006, Starkes y Ericsson 2003.):

  • Años 1-2: Fundamentos. Las tareas de entrenamiento implican el juego deliberado en lugar de la actividad orientada al rendimiento, haciendo hincapié en las destrezas básicas de movimiento y en la diversión. Las habilidades introducidas en esta etapa deben ser simples, pero difíciles para los atletas jóvenes.
  • Años 3-4: Principiante (“aprender a entrenar”). El entrenamiento comienza a involucrar la práctica estructurada. El programa todavía enfatiza destrezas y mecánicas básicas de movimiento, al tiempo que comienza a centrarse en el desarrollo de las habilidades motoras.
  • Años 5-6: Intermedio (“entrenar para entrenar”). El entrenamiento comienza a involucrar a la práctica deliberada, con énfasis equilibrado en tareas basadas en la destreza y el rendimiento. El programa continúa dirigido al desarrollo de las técnicas de movimiento y las habilidades motoras.
  • Años 7-8: Avanzado (“entrenar para competir”). El desarrollo de técnicas y habilidades específicas obtiene una alta prioridad, mientras que se aplican éstas en tácticas complejas y situaciones competitivas.
  • Años 9-10: Élite (“entrenar para ganar”). El dominio de estrategias, destrezas y habilidades específicas obtiene la más alta prioridad. El programa se centra en el logro de la maestría de rendimiento deportivo.

La mecánica y las técnicas de movimiento, así como las cualidades básicas de acondicionamiento físico – es decir, las tareas preparación general – son prioridades durante las primeras etapas. El objetivo es automatizar éstas para que el atleta pueda concentrarse progresivamente en los objetivos tácticos y estratégicos (es decir, las tareas de preparación especial) a medida que él / ella avanza hacia el nivel de élite. Los profesionales deben introducir las habilidades de movimiento apropiadas para su edad de modo que los atletas puedan practicarlas en cada nivel con la expectativa de alcanzar el dominio en otras (Bar-Or, 1995; Drabik 1996; Malina, Bouchard & Bar-Or, 2004). Una vez que los atletas dominan cada destreza, deben posteriormente revisarla y mantenerla mientras avanzan a tareas más nuevas y complejas.

La conclusión: piense como un educador. Desde nuestras decisiones del día a día sobre el contenido y la gestión, hasta los temas del desarrollo y la planificación a largo plazo, todo se trata acerca de ser un maestro. ¡El entrenamiento es sinónimo de aprendizaje!
 

 


Así Que Ahí Lo Tiene.

Esa es, a mi descabellada posición sobre la especificidad coordinativa en nuestro esquema de triangulación. Como un agregado, estoy incluyendo, a continuación, algunas orientaciones didácticas basadas en la evidencia.

Todo este concepto de triangulación es sólo un enfoque revisado del análisis de las necesidades, el primer paso en la prescripción de ejercicio (Kraemer 1983). El Dr K propuso inicialmente un análisis a 2 puntas (mecánica y energética) de la actividad de destino. Simplemente hemos añadido un tercer aspecto (coordinación) y actualizamos los criterios utilizados en cada uno. La intersección de estas 3 puntas de especificidad es el punto dulce. Ahí es donde vamos a encontrar las tareas de preparación especiales que se corresponden estrechamente a una actividad de destino.

Para terminar, hemos cubierto mucho terreno en esta serie, pero el concepto básico es sencillo. Tenemos que seleccionar nuestras tácticas de entrenamiento con respecto a la meta, así como a la situación:

  • Nuestro objetivo (especificidad) es un poco cauteloso, por lo que estamos triangulando para asegurarnos de no perderlo. Eso es orientación básica.
  • Nuestra situación (estado de desarrollo) nos obliga a pensar como maestros, asegurándonos de darles a nuestros estudiantes una tarea apropiada, guiándolos hacia su objetivo a largo plazo. Esa es la educación básica.

Si esta idea tiene sentido, ¡ya lo tiene!

 

Agradecimientos.
Gracias a Walt Cline, John Gray, Loren Landow y Mike Napierala

 


Recursos.

1.    Balyi I. Long-term athlete development: trainability in childhood and adolescence. Olympic Coach 16(1): 4-9, 2004.
2.    Bar-Or O. (Editor) The Child & Adolescent Athlete. Oxford: Blackwell Science, 1995.
3.    Charness N., Feltovich P.J., Hoffman R.R. & Ericsson K.A. (Editors) The Cambridge Handbook of Expertise & Expert Performance. New York NY: Cambridge University Press, 2006.
4.    Drabik J. Children & Sports Training. Island Pond VT: Stadion Publishing, 1996.
5.    Harre D. (Editor) Principles of Sports Training. Berlin: Sportverlag, 1982.
6.    Kraemer W.J. Exercise prescription in resistance training: a needs analysis. NSCA Journal 5(1): 64-65, 1983.
7.    Magill R.A. Motor Learning & Control (8th Edition). New York NY: McGraw-Hill, 2006.
8.    Malina R.M., Bouchard C. & Bar-Or O. Growth, Maturation & Physical Activity (2nd Edition). Champaign IL: Human Kinetics, 2004.
9.    National Association for Sport & Physical Education. Moving Into the Future (2nd Edition). New York NY: McGraw-Hill, 2004.
10.    Schmidt R.A. & Lee T.D. Motor Control & Learning (4th Edition). Champaign IL: Human Kinetics, 2005.
11.    Schmidt R.A. & Wrisberg C.A. Motor Learning & Performance (4th Edition). Champaign IL: Human Kinetics, 2007.
12.    Starkes J.L. & Ericsson K.A. (Editors) Expert Performance in Sports. Champaign IL: Human Kinetics, 2003.

 

* * * * *
 

Pautas del Aprendizaje Motor.

Algunas estrategias para la enseñanza de las habilidades motoras producen resultados superiores. Algunas son sencillas, mientras que otras pueden parecer contradictorias. Por ejemplo, de acuerdo con el principio de especificidad de la práctica, las demandas sensoriomotoras, de procesamiento y contextuales de las tareas de entrenamiento deben corresponder a la actividad de destino con el fin de maximizar la adquisición, retención y transferencia de las habilidades motoras. Sin embargo, un nivel óptimo de “interferencia contextual” bajo la forma de una práctica variada o al azar tiende a mejorar el aprendizaje, aunque a expensas de los resultados a corto plazo.

A continuación se presenta un resumen de las directrices basadas en la evidencia para la enseñanza de habilidades de movimiento. Se trata de mucho más que una lista de verificación. Usted encontrará que desafían algunas creencias convencionales e implican algunas decisiones interesantes:

  • Práctica Física vs Práctica Mental. La práctica física activa es generalmente superior a la práctica mental. El practicante generalmente puede lograr efectos óptimos de aprendizaje mediante la hábil combinación de las mismas, sin embargo, siendo esta última especialmente útil para la preparación pre-rendimiento. Actividades de prácticas con propósito, estructuradas pueden complementarse con “tareas por fuera” de imaginería y ensayo cognitivo. Independientemente de cuán dinámica es una tarea, los objetivos principales son el procesamiento de la información, la toma de decisiones y la resolución de problemas. La excitación óptima, la motivación y la atención enfocada son necesarias para alcanzar el aprendizaje deseado y las metas de rendimiento.
  • Cantidad de Práctica. Los beneficios del sobreaprendizaje de habilidades están bien documentados. De acuerdo con la “regla de los 10 años”, para lograr el dominio, la adquisición de conocimientos especializados en una amplia gama de áreas de rendimiento, incluido el deporte, implica hasta 10 años – o 10.000 horas – de preparación guiada, regular, deliberada. Más práctica es generalmente mejor, pero su contenido y estructura también son vitales.
  • Práctica Global vs Analítica. Dos criterios deben formar la base de esta elección: el número y la interdependencia de partes de la habilidad y el estado de desarrollo del atleta. La “práctica analítica” es preferible para las tareas que son muy complejas, pero bajas en organización. La “práctica global” es preferible para tareas que son bajas en complejidad, pero altamente organizadas. Hay ventajas en cada método porque las tareas funcionales tienden a residir en el medio de este continuo y, la adquisición de habilidades implica el aprendizaje de las partes, así como su unión en un todo coherente. Teniendo en cuenta los límites de la capacidad de atención de los atletas, por lo general es apropiado utilizar variantes de la práctica analítica como la segmentación de tareas o la simplificación. Si éstas no son prácticas, el entrenador debe guiar, con consignas, la atención de los atletas sobre una parte(s) específica(s) en la práctica de las habilidades globales.
  • Retroalimentación Amplificada e Instrucción. La retroalimentación extrínseca es beneficiosa cuando una habilidad es compleja o el atleta es un novato, e imprescindible cuando la retroalimentación intrínseca es limitada o difícil de interpretar. La retroalimentación frecuente es importante durante la etapa inicial de aprendizaje, pero puede ser perjudicial si el atleta se vuelve dependiente de ella. Las instrucciones del entrenador deben combinar la demostración / modelado y la instrucción verbal, centrándose en (pero no ser redundante con) la retroalimentación intrínseca, proporcionando información sobre el rendimiento correcto, así como corregir errores, progresar desde la información cualitativa a la cuantitativa y disminuir gradualmente en frecuencia.
  • Distribución de la Práctica. El aprendizaje de la habilidad motora general mejora con sesiones de práctica más cortas y más frecuentes. Hay consideraciones prácticas, sin embargo, en términos de limitaciones temporales y posibles compensaciones con la cantidad de práctica. La “práctica distribuida” tiende a mejorar a largo plazo la adquisición y transferencia de habilidades continuas, así como el rendimiento agudo. La “práctica masiva” tiende a mejorar la adquisición y transferencia de habilidades discretas, pero puede reducir el rendimiento agudo.
  • Variación de la Práctica. Puede ser ventajoso para los atletas principiantes comenzar con “práctica en bloque”, lo que involucra la versión de una tarea hasta dominar la técnica básica. El profesional debe entonces introducir la “práctica variada” – es decir, condiciones de trabajo u orden cambiantes – para ayudar a los atletas a desarrollar esquemas específicos. Esto puede parecer paradójico porque la práctica en bloque generalmente mejora el rendimiento agudo, pero reduce el aprendizaje, la retención y transferencia. La práctica variada puede reducir el rendimiento agudo, pero mejora significativamente la adquisición de habilidades a largo plazo.

Acerca del Autor.

Steven Plisk es el Titular y Director de Excelsior Sports y tiene más de dos décadas de experiencia en Rendimiento Deportivo y Fuerza y Acondicionamiento en los niveles universitarios y olímpicos, así como en el sector privado. Obtuvo su Licenciatura en Ejercicio y Ciencias del Deporte en SUNY Buffalo y su Maestría en Kinesiología en la Universidad de Colorado. Steve presidió el proyecto de Normas Profesionales y Directrices en Fuerza y Acondicionamiento y es un prolífico autor y presentador frecuente en conferencias y simposios profesionales.

excelsiorsports.blogspot.com

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

 

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.