Evolución del Entrenamiento de Fuerza. Quinta Parte.

P5Las cosas comenzaron a cambiar rápidamente con la llegada del “Entrenador de Fuerza” profesional a tiempo completo. En los años setenta muy pocos colegios tenían entrenadores de fuerza y si los tenían, la mayor parte de su atención se centraba en el fútbol americano. En el deporte profesional había pocos entrenadores de fuerza de tiempo completo. En 1976 Bob Ward, quien fue entrenador de atletismo en Fullerton College en California, fue contratado por los Vaqueros de Dallas. Tenía un año a tiempo completo en torno a un programa que fue respaldado por la dirección y que el jugador tenía que cumplir. Esta fue la excepción, no la norma. El talento superior y la genética siguen prevaleciendo aún en la década de 1980. No todos los equipos de fútbol profesional tienen entrenadores de fuerza de tiempo completo. La llegada del entrenador de fuerza a la universidad y el deporte profesional era como el chiste de “tengo una buena y una mala noticia”. La buena noticia es que ahora habría alguien cuya única responsabilidad sería acondicionar a los atletas. La mala noticia era que, con excepción de los que tenían una base de pista y campo, rara vez se salían de la sala de pesas.

En 1985 comencé mi incursión en el deporte profesional con los Medias Blancas de Chicago y los Bulls como ayudante de Al Vermeil. Una vez más los mismos viejos mitos y conceptos erróneos, que me pareció que habían sido olvidados, se cultivaban en sus feas cabezas. Se podría pensar que para 1985 con el éxito que los atletas habían disfrutado por todo el mundo con un amplio programa de acondicionamiento, que los entrenadores y atletas habrían abrazado este entrenamiento como una oportunidad de mejorar su situación. Creo que debido a que había habido poco énfasis en el entrenamiento en el baloncesto profesional y el béisbol, la actitud por parte de los entrenadores era dejarlos jugar, los que son talentosos tendrán éxito y los que no se quedarán en el camino. Seguí escuchando que el baloncesto y el béisbol eran diferentes. “No levante pesado ya que hará daño a sus lanzamientos.” El entrenador me dijo que los lanzadores de béisbol no debían levantar por sobre la cabeza, ya que dañaría a sus hombros. Cuando pregunté si acaso no levantaban su brazo sobre la cabeza al lanzar, me dijeron que no entendía el juego.

En 1987 asumí el cargo de Director de Acondicionamiento para los Medias Blancas de Chicago, lo que me dio la oportunidad de armar un programa integral sistemático en el deporte profesional. Nadie en el béisbol profesional había organizado un año sistemático en torno a un programa. Con el fin de hacer que funcione decidí que teníamos que hacer el programa más específico a las demandas del deporte del béisbol. Era necesario incluir más trabajo en el equilibrio y la propiocepción, más trabajo en la rotación. Yo estaba muy influido por el Dr. Lois Klatt, jefe del Laboratorio de Rendimiento Humano de la Universidad de Concordia en River Forest, Illinois que me presentó el libro Total Body Training Bob Gajda y Robert Domínguez. En él se hacía hincapié en que el movimiento es multi – articular, multi-planar, se trata de equilibrio y propiocepción. Esto me hizo pensar más allá del músculo y mirar de cerca el movimiento. Me aparté del concepto de entrenamiento con pesas hacia el concepto de entrenamiento de fuerza. El entrenamiento con pesas es un método de entrenamiento de la fuerza; con el fin de entrenar a un atleta integral es necesario utilizar todos los métodos disponibles para lograr el objetivo deseado. Lo que surgió fue un programa de entrenamiento de fuerza funcional que se adaptaba a las demandas de múltiples planos del deporte del béisbol, así como a las demandas especiales de los puestos específicos. El programa se basó en un análisis biomecánico, de modo que los movimientos que se estaban entrenando eran más específicos. Los lanzadores tenían un programa específico; los catchers tenían un programa específico, en lugar de un programa para todos. Todos estos programas tenían todos los componentes vinculados de manera que lo que se hizo con el entrenamiento de la velocidad y la agilidad se relacionaba con el trabajo de equilibrio y la propiocepción, lo que a su vez se relacionaba con el trabajo de entrenamiento de fuerza. Mi objetivo con los Medias Blancas fue crear un modelo que funcione en cualquier deporte. Ttuve la suerte de ser capaz de utilizar los recursos disponibles para trabajar hacia el logro de esta tarea. Fuimos capaces de lograr buenos resultados con los Medias Blancas, tanto en términos de mejoras mensurables de velocidad y potencia, así como una reducción significativa de las lesiones.


Acerca del Autor.

Vern Gambetta es considerado uno de los fundadores del entrenamiento deportivo funcional. Actualmente es director de Gambetta Sports Training Systems. Ha sido entrenador de acondicionamiento para varios equipos en la Major League Soccer así como el consultor de acondicionamiento para el equipo de Fútbol de E.E.U.U. que fue a la copa del mundo. Vern fue director acondicionamiento para los Chicago White Sox y director de desarrollo atlético para los Nueva York Mets. Es reconocido internacionalmente como un experto en entrenamiento y acondicionamiento para el deporte y trabaja con atletas y equipos de nivel mundial en una gran variedad de ellos. Es un orador y escritor popular en temas de acondicionamiento, habiendo brindado conferencias y clínicas en Canadá, Japón, Australia y Europa. La experiencia de Vern como entrenador atraviesa 36 años en todos los niveles de competición. Ha sido autor de seis libros y cientos de artículos relacionados con el entrenamiento y el rendimiento deportivo en una variedad de deportes. Recibió sus BA de la Universidad del Estado de Fresno y sus credenciales de enseñanza con un título menor de entrenador de la Universidad de California Santa Barbara. Obtuvo su MA en la educación con un énfasis en la educación física de la Universidad de Stanford.

http://www.gambetta.com/


Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Imagen de Portada por Richard Ricciardi vía Flickr: https://www.flickr.com/photos/ricricciardi/8554927561

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *