Fisiología de la Carrera. Parte 2: Desafíos al VO2máx.

5643885792_9ea25378d2_b
Para leer la Parte 1 haga clic aquí.

Si alguien le ofreciera una manera garantizada de aumentar su VO2máx en un 25%, ¿le saltaría de lleno a la oportunidad? Si es así, ¿qué efecto cree que tendría en su rendimiento? ¿Es su programa actual de entrenamiento diseñado para aumentar su VO2 máx. (y, si está utilizando un monitor de ritmo cardíaco o carreras de tempo, construcción de base aeróbica, umbral lactato o de otro tipo de carreras, entonces su programa se basa en la teoría de la VO2 máx.)?

En nuestro mundo de la carrera de resistencia, el VO2máx. es, con mucho, la teoría dominante del rendimiento de resistencia. En la Parte 1 de esta serie explicamos lo que el VO2máx. es, de dónde viene, y el efecto que está teniendo en los programas de entrenamiento en todo el mundo. Ahora vamos a explorar los desafíos a la teoría del VO2 máx.

Hay 4 retos importantes para la teoría de la VO2 máx. El primero es la falta de prueba de que el VO2 máx. exista, el segundo es la falta de evidencia de que el VO2 máx. sea el factor limitante en el rendimiento, el tercero es el pobre poder de predicción del VO2 máx., y el cuarto es el hecho de que los corredores de fondo corren a ritmos más lentos que el ritmo de VO2 máx. Vamos a explorarlos en orden.

En primer lugar, aunque el concepto de VO2 máx. es ampliamente promocionado, impera una duda importante en cuanto a si realmente existe un verdadero VO2 máx.

"Estudios recientes sugieren que sólo aproximadamente la mitad de todos los sujetos testeados muestran verdaderas mesetas en el consumo de oxígeno durante el ejercicio máximo; en el resto, tales mesetas no están presentes "(1).

Si la mitad de los sujetos sometidos a prueba, no presentan un VO2 máx. es difícil confirmar que realmente exista el VO2 máx. Incluso los fisiólogos no pueden ponerse de acuerdo sobre la existencia del VO2 máx.

En segundo lugar, los fisiólogos que aceptan la teoría del VO2máx. han asumido, pero no han demostrado, que el VO2máx. resulte el factor limitante en aquellos sujetos que muestran una meseta en el consumo de oxígeno. No hay estudios definitivos que demuestren que el VO2máx. limita la capacidad de resistencia; simplemente se presume. ¡Esta es una gran suposición!

¿Qué pasa con aquellos sujetos que no muestran una meseta en el consumo de oxígeno? ¿Qué es lo que está limitando su rendimiento? A pesar de los esfuerzos de muchos fisiólogos eminentes, la cuestión de si el VO2máx. es el factor limitante en el rendimiento de resistencia sigue abierta y es poco probable que sea probada en el corto plazo. Siendo ese el caso, basar un programa de entrenamiento en un concepto que nunca se ha demostrado de manera adecuada, a pesar de años de esfuerzo e investigación es, cuanto menos cuestionable.

El tercer desafío es la poca capacidad del VO2máx para predecir el rendimiento en la carrera. Si el límite del rendimiento es la capacidad de procesar el oxígeno, entonces, los que tienen el VO2máx.más alto también serían los corredores más rápidos. Este, sin embargo, no es el caso. Por ejemplo, Steve Prefontaine tenía un VO2máx. 16% más alto que el de Frank Shorter. Si el VO2máx. fuese el único determinante del rendimiento de la carrera entonces esperaríamos que Steve haya sido un 16% más rápido que Frank. Sin embargo, sus mejores tiempos en la 1 milla diferían solamente por 8 segundos, y su mejor tiempo en las 3 millas difería por 0.2 segundos: mucho menos que el 16% del valor predicho por el VO2máx. Otros ejemplos y numerosos estudios que comparan el rendimiento real de VO2máx. han mostrado la misma cosa: el VO2máx. no predice con fiabilidad cuál será el corredor más rápido.

El cuarto desafío ha sido mayormente ignorado por los defensores del VO2máx. A distancias de 5K y más allá, los corredores no compiten a su ritmo de VO2máx. Corren a un ritmo menor que el VO2máx. ¿Cómo es posible decir que el VO2máx. limita el rendimiento cuando usted incluso no está corriendo a VO2 máx? Si el VO2máx. limita realmente el rendimiento, entonces usted debería ser capaz de correr cualquier distancia igual o sólo ligeramente más lento que el ritmo de VO2máx. Todos sabemos que este no es el caso, sin embargo.

Ahora usted conoce los principales retos para la teoría del VO2máx. No se ha demostrado en forma definitiva la existencia del VO2máx  y, además, si existe, no se ha demostrado que sea el factor limitante en el rendimiento de resistencia. Además, si el VO2máx. existe y es el factor limitante en el rendimiento, entonces, los que tienen el VO2máx. más alto serán los corredores más rápidos. Numerosos estudios muestran que este no es el caso. Por último, los corredores de fondo ni siquiera alcanzan el VO2máx. durante las carreras de 5K y más allá. Algún otro factor aún no identificado es, obviamente, lo que limita su rendimiento.

Ahora llegamos al punto más importante. Usted ya sabe que casi todos los programas de entrenamiento de resistencia se basan en la teoría del VO2máx. Recuerde, si utiliza un monitor del ritmo cardíaco de modo de correr en algún % de su frecuencia cardíaca máxima, o su programa incluye corridas en tempo, desarrollo de la base aeróbica, umbral de lactato u otras carreras, usted está siguiendo la teoría del VO2máx. Sin embargo, si la teoría es errónea, tal como yo y otros han sugerido, ¿tiene realmente sentido basar su programa de entrenamiento en ella? ¿Si la teoría está viciada, no serán entonces los programas de entrenamiento basados en esta teoría igualmente defectuosos?

Por último, si el VO2máx. no es el factor limitante, entonces, ¿cuál es? Son los músculos. Exacto; la contractilidad muscular es el factor limitante, no la capacidad de oxígeno. Sé que esto va en contra de todo lo que ha leído o aprendido, así que voy a construir brevemente un caso a favor de los músculos como factor limitante más adelante en esta serie y voy a analizarla a fondo en una serie futura. Mientras tanto, ya que la contractilidad del músculo es el factor limitante, un importante cambio en su entrenamiento es una obligación.

Hasta entonces, siga corriendo.


Referencias:

  • Noakes, T (1991). The Lore of Running, 19.


Acerca del Autor.

Richard Gibbens vive en Austin, Texas, y ha sido corredor desde 1981.

A principios de 1980, se unió a las Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos (boinas verdes). Siempre ha sido una persona activa, pero al incorporarse a las Fuerzas Especiales se dio cuenta de que su vida podría muy bien depender de su nivel de condición física. A medida que se esforzaba para mejorar al máximo su nivel de condición física y de rendimiento personal, se empezó a interesar mucho en aprender tanto como es posible acerca de la fisiología del ejercicio.

Durante años probó con diferentes métodos y modelos, de Lydiard a Bannister de Galloway a Hidgon. Luego de mucho tiempo de rendimientos insatisfactorios y lesiones comenzó a cuestionar seriamente la sabiduría de los programas de entrenamiento actuales. Así fue que empezó a leer sobre investigación que respaldase esa sabiduría. Fue entonces cuando descubrió que el modelo fisiológico actualmente aceptado, es decir, el modelo Cardiovascular / anaeróbico, tenía algunos defectos graves.

Si el modelo cardiovascular / anaeróbico está mal, entonces ¿qué es lo que realmente limita el rendimiento? Esa era la pregunta que quería responder. Mucha investigación se ha hecho sobre el ejercicio de resistencia, pero la mayoría realmente no apoya el modelo cardiovascular / anaeróbico. Gran parte de esta investigación había sido ignorado por la sabiduría convencional porque no encajaba en el modelo anaeróbico / cardiovascular actualmente aceptado. Peor aún, los resultados de algunos estudios de investigación fueron interpretados de una manera que se ajusta al modelo cardiovascular / anaeróbico.

Después de mucho estudio y reflexión encontró, delante de sus ojos, la que creía era la respuesta correcta. Usando la investigación y su experiencia fisiología, formuló el modelo de "potencia muscular" de la fisiología de la resistencia. Básicamente, su creencia es, que los músculos, y no su sistema aeróbico son, en última instancia, el factor limitante en el rendimiento. De esa creencia formuló el programa de entrenamiento que llama “Power Running”.

Actualmente difunde sus ideas a través de su web: http://www.trainingscience.net/

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Imagen de Portada por mgthompson vía Flickr: https://www.flickr.com/photos/mgthompson/5643885792/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *