La Sabiduría de Gambetta II. Entrenamiento Funcional.

 

Vista Atrás al Entrenamiento Funcional.

Ayer, cuando estaba nadando tuve este profundo pensamiento. Antes de compartir el pensamiento déjame decirte lo que pienso que lo ha disparado. Me he estado preparando para la GAIN Apprentorship que comienza el próximo jueves, la que junto con mi visita a Nort Thornton la semana pasada me ha tenido revisando por encima un poco de material viejo de mis primeros años de entrenamiento y un poco de material de la universidad (1964-68). La idea es que entrenamiento para la función y funcional fue lo que todos hicimos antes de que supiéramos hacer nada mejor, antes de volvernos inteligentes. Los programas eran equilibrados y todos los componentes y capacidades biomotoras eran entrenadas. Se utilizaba el propio cuerpo, cuerdas de escalada, se hacían dominadas, lagartijas, se usaban escaleras, clavas, espaldares y pelotas medicinales. ¿Por qué nos alejamos de todo esto? ¿Por qué?: debido a la tecnología y al reduccionismo de los estudios científicos citados fuera de contexto. Nos volvimos más sólidos "científicamente" y menos pedagógicamente. Dejamos de entrenar a los profesores y entrenadores, hemos eliminado la educación física real y nos tornamos demasiado preocupados por la autoestima de los niños. Nos mudamos al Gimnasio Universal y luego al Nautilus porque era más fácil y "seguro" para su uso. Ciertamente no soy anti ciencia, pero las ciencias del deporte se desarrollaron fuera de la educación física y ahora usted tiene toda una generación de científicos del deporte que crecieron en el laboratorio y nunca fueron entrenados primero como educadores físicos, por lo que muchos de ellos no quieren ensuciarse las manos. Vuelva atrás y vea la investigación de Franklin Henry en carreras de velocidad, hecha en Cal Berkeley, busque el trabajo de Benke sobre composición corporal, esos tipos bajaron y se ensuciaron. Vea a Pavo Komi que abrió su tendón de Aquiles y le colocó un transductor de fuerza para estudiar las fuerzas in vivo, o a Dave Costill que era sujeto en muchos de sus estudios. ¿Por qué nos hemos alejado de eso? En el deporte nos hemos especializado en exceso. Hace cuarenta años los entrenadores entrenaban más de un deporte. Necesitamos más generalistas que puedan entender el panorama. Para mí, es por eso que nos hemos vuelto menos funcionales, nos hemos convertido en demasiado estrechos, demasiado centrados, hasta el punto en que no podemos ver el bosque debido a los árboles. Sin duda, tenemos que entender la función, que yo sostengo que la entendemos. Sólo tenemos que ampliar nuestros horizontes, abrir los ojos. Entrenamiento funcional es ver jugar a los niños. Sin inhibiciones, movimientos de gran amplitud, brincar, saltar, girar y cambiar de dirección.


Entrenamiento Tradicional o Funcional: ¿Cuál es la diferencia?

Me enviaron un artículo escrito por Ken Mannie, entrenador de Fuerza y Acondicionamiento en la Michigan State titulado Tradicional vs Funcional: Equilibrando la Balanza. ¿Cuál es la diferencia entre el entrenamiento tradicional y el entrenamiento funcional o la diferencia entre el entrenamiento de fuerza tradicional y el entrenamiento de fuerza funcional? ¿Hay alguna diferencia? ¿Qué escalas estamos tratando de equilibrar? Vamos a comenzar con una definición: El entrenamiento funcional incorpora una gama completa de métodos de entrenamiento, diseñados para obtener una respuesta óptima de adaptación apropiada para la práctica del deporte o actividad para la que se está entrenado. No es una elección entre lo tradicional y funcional, ni tampoco es un balance. Por alguna razón a la gente le encanta clasificar y encasillar las ideas y conceptos, bien sea para justificar o refutar ciertas ideas.

Todo el entrenamiento es funcional, es sólo una cuestión de qué tan funcional es en relación con la preparación para el deporte o actividad para la que se entrena. Existen pasos muy sencillos de seguir 1) Determinar las exigencias del deporte para el que se está entrenando 2) Determinar las demandas de la posición o evento en el deporte 3) Determinar las cualidades individuales del atleta 4) Atender a la prevención de lesiones mediante la comprensión de los patrones de lesiones que se producen en ese deporte. Usando este simple algoritmo como punto de partida no se deja mucho al azar. A continuación, aplique estos criterios a su entrenamiento de la fuerza en la selección de los ejercicios y movimientos: 1) múltiples articulaciones, 2) múltiples planos, 3) propioceptivamente exigentes. Posteriormente, asegúrese de que dentro de un ciclo de siete días de entrenamiento tiene una distribución de tirar, empujar, sentadillas (sentadillas y derivados) y movimientos de rotación. Todo el entrenamiento se basa en los principios, si éstos principios básicos se observan, el modo de entrenamiento de la fuerza puede ser adaptado para preparar a los atletas para las exigencias de ese deporte. Si tiene que mover a alguien o mover un objeto pesado, entonces, es necesaria resistencia externa más pesada y debe agregar masa. (La foto de abajo es un mariscal de campo, si fuera un liniero ofensivo entonces el movimiento sería probablemente con una barra y mucho más pesado) Un programa como este debe verse y sentirse diferente de un programa para jugar al voleibol o al béisbol.

Mannie sugiere que "los movimientos funcionales" tienen un lugar como relleno durante un entrenamiento, o de acabado al terminar una sesión de ejercicios. Lo que me preocupa es que muestra una falta de comprensión del panorama del entrenamiento. Quiero que mis atletas se concentren: un buen entrenamiento no tiene " ejercicios de relleno" o “ejercicios de acabado” Cada ejercicio tiene un objetivo específico y el propósito de preparar al atleta para la competencia Usted debe elegir cuidadosamente los ejercicios, la secuencia y el orden. Cada ejercicio tiene un tema que encaja en el tema de la semana. Quiero que el atleta conecte los movimientos en el entrenamiento de la fuerza a su rendimiento en el campo, la cancha o en la piscina. Esto hace que sea consciente, con el atleta participando plenamente en el proceso. He visto este trabajo en todos los deportes incluyendo fútbol americano. Tal vez el mejor ejemplo de este enfoque fue el entrenamiento de los Brisbane Broncos, equipo de rugby de la liga. Observé su entrenamiento durante dos semanas. Se reunieron todos los criterios que esbozo, al tiempo que levantaban pesado y se movían rápidamente. (Foto de abajo es un jugador de los Broncos trabajando en el fortalecimiento de un movimiento específico en el que tenía que trabajar). Su entrenador de fuerza Dan Baker y su director de rendimiento Dean Benton lo entendieron. Conozco programas de fútbol que están utilizando este método con gran éxito. Exige una gran cantidad de planificación y supervisión, pero ¿qué buen programa de entrenamiento no lo exige? Muchos caminos conducen a Roma, algunos son más directos que otros.


Mejorando el Movimiento.

Todo entrenamiento se trata de mejorar el movimiento. Entrenar movimientos y no músculos no es una idea mía, proviene de la literatura, neurológicamente el cerebro no reconoce los músculos individuales, reconoce patrones de movimiento. Creo que el error que cometemos es pensar que el entrenamiento es un fin en sí mismo, el entrenamiento es SIEMPRE un medio para un fin. Tenemos que centrarnos en el hecho de que estamos preparando al atleta para prosperar en el ámbito competitivo, para ser altamente adaptable y eficiente en todos los aspectos del rendimiento. Esto exige un programa de entrenamiento multifacético que desafíe al atleta a resolver problemas de movimiento cada vez más complejos. No hay nada malo con testear la fuerza, o el rendimiento en el salto o cualquier otra cualidad física que se pueda medir, pero las medidas deben ponerse dentro del contexto. Sólo porque usted haga press de banca con “X” cantidad y salte “Y” en alto, no necesariamente significa que será un mejor jugador. El problema es que es fácil quedar atrapado persiguiendo un número como este y dejarse engañar. Esencialmente se trata de números aleatorios a menos que se ubiquen dentro de un contexto. Hay que recordar también que la mayoría de los test clásicos de rendimiento miden una parte del paradigma de rendimiento: la producción de fuerza. Sabemos a partir del análisis biomecánico y la experiencia, que la reducción de la fuerza es un gran factor limitante y que la propiocepción presta a la calidad del movimiento. Ambos son más difíciles de medir, por lo que a menudo se ignoran. El entrenamiento racional debería equilibrar todos los elementos y reconocer que no se entrenan varios sistemas del cuerpo de forma independiente, el sistema endocrino, hormonal, nervioso, muscular y cardiovascular trabajan todos juntos en sinergia para producir resultados.


Reglas para Robots.

  • No levantar por sobre la cabeza: Peligroso para los hombros.
  • No hacer sentadillas o estocadas con la rodilla más allá de la punta del pie: Peligroso para la rodilla.
  • Mantenga su columna en posición neutral: Peligroso para la columna vertebral.
  • Aspirar para activar TA – Protege la columna vertebral.

Y así sucesivamente hasta la náusea. Estas son reglas que se hicieron para romperse. Cuando usted sigue reglas como éstas, parte del supuesto de que el cuerpo vive, trabaja y juega en una cabina telefónica. Estas reglas son reglas artificiales que no funcionan. Vivimos, trabajamos y jugamos en un ambiente propioceptivamente exigente que siempre está cambiando. No somos robots, somos la solución de problemas humanos y sujetos auto organizados con una capacidad asombrosa para adaptarse. Tenemos que darle crédito al cuerpo de la sabiduría que posee. Piensa, conecta y enlaza para mejorar la calidad de movimiento. El movimiento es rítmico y como la danza, no segmentado y robótico. La regla por la que vivo es armonizar, no roboticizar.


Entrenamiento Funcional: Por Dónde Empezar.

El entrenamiento funcional es entrenamiento. Todo entrenamiento es funcional, es solo que algunos tipos de entrenamiento califican mejor en un continuo de la función que otros. Si no está seguro de cómo hacer su entrenamiento más funcional, aquí hay algunos consejos que deben guiarlo. Esto no es ciencia espacial, creo que usted verá al analizar programas de desarrollo deportivo a largo plazo exitosos, que todos estos elementos aparecen de alguna manera o forma. Incorporar los movimientos fundamentales y trabajar sobre ellos. Caminar, trotar, correr, sprint en todas las direcciones desde variadas posiciones de partida y con ritmos variados. Tirar y empujar. Balancear y alcanzar. Levantar y soltar. Gatear y arrastrarse. Arrancar y detenerse. Botar, saltar y rebotar. Lanzar y tirar. Rodar y caerse. Haga todos estos movimientos en todos los planos de movimiento, cambie de velocidad y ritmo, agregue o disminuya la resistencia y sistemáticamente varíe el modo de resistencia. Explore todas las dimensiones del movimiento de una manera consciente. Domine cada elemento. Aumente gradualmente la complejidad de los problemas de movimiento que el cuerpo debe resolver. Combine todo esto en un enfoque sistemático que tenga una progresión clara hacia un objetivo específico: la excelencia en el ámbito competitivo.


¿Qué es la Vía Funcional?

El otro día alguien me preguntó cuál era la vía funcional. Buena pregunta y, ciertamente, una pregunta legítima. La vía funcional es un viaje metafórico en la búsqueda del conocimiento, la sabiduría y la comprensión de las verdades fundamentales del entrenamiento de un atleta para un rendimiento óptimo. El viaje comenzó a principios de 1960, de hecho bastante antes de empezar a entrenar gente, tan pronto como empecé a entrenar como un atleta a la edad de 16 años. Empecé a buscar la mejor manera de entrenar, no tenía mucha orientación aparte de algo de coaching en las técnicas y tácticas en el deporte de ese momento, pero no había ayuda sobre el desarrollo de la velocidad, el entrenamiento de la fuerza, la flexibilidad, etc., Así que para mejorar mi estado atlético tenía que ir por mi cuenta. Estaba decidido a averiguar todo lo que pudiese para mejorar. Cuanto más aprendí más determinado me volví.

Cuando empecé a entrenar gente en 1969 me había movido hacia la vía funcional. Sinceramente, en ese momento, parecía bastante claro para mí que tenía todas las respuestas que necesitaba. Iba a ser directo y franco, amplio y rápido como una autopista. Había hecho más lectura e investigación, algunos de mis clases en la universidad me ayudaron y había estado experimentando en mí mismo durante unos años y había mejorado mi velocidad, fuerza y flexibilidad. Lo que yo había hecho en realidad era cometer un montón de errores (no sabía que eran errores en ese momento), pero he trabajado muy duro y he mejorado. Lamentablemente, en lugar de aprender de estos errores continué repitiéndolos en mis primeros años de entrenamiento. Los atletas mejoraban, pero ciertamente no a una velocidad y magnitud acorde con el trabajo. Esta fue la primera salida de vía funcional. No tenía ni hoja de ruta, mi brújula se orientó hacia el norte magnético y terminé en un callejón sin salida. Necesitaba volver a la carretera principal. Cuando lo hice me puse en el carril lento, compré una hoja de ruta actual y reorienté la brújula hacia el norte geográfico. Yo también tengo algunos buenos guías (mentores) y los escuchaba. Así que, con más investigación, más observación a los grandes entrenadores y grandes atletas volví otra vez al camino principal.

Parece que esto ha sido un proceso continuo, un viaje constante para aprender y mejorar como entrenador. A medida que he adquirido más experiencia, cometí más errores y aprendí de ellos, el camino se abrió y el rumbo se volvió más claro. Han habido muchos carreteras bloqueadas y desvíos y ha habido momentos en los que he tenido que abrir un nuevo camino, porque nadie había estado allí antes. En otras ocasiones me encontré con que muchos habían explorado y abierto el camino delante de mí y todo lo que tenía que hacer era aprender lo que habían hecho y aplicarlo.
 
Estando hoy más adelante, en las últimas etapas de mi carrera, presto atención a las sabias palabras de Ralph Waldo Emerson: "No vaya a donde el camino puede conducir, vaya en su lugar donde no hay camino y deje su rastro". Hay nuevos mundos para explorar e ideas para aprender, eso es lo que hace viajar en el camino funcional tan estimulante y motivador. Espero tener la oportunidad de compartir mis viajes en la vía funcional y abrir algunos senderos.


Acerca del Autor.

Vern Gambetta es considerado uno de los fundadores del entrenamiento deportivo funcional. Actualmente es director de Gambetta Sports Training Systems. Ha sido entrenador de acondicionamiento para varios equipos en la Major League Soccer así como el consultor de acondicionamiento para el equipo de Fútbol de E.E.U.U. que fue a la copa del mundo. Vern fue director acondicionamiento para los Chicago White Sox y director de desarrollo atlético para los Nueva York Mets. Es reconocido internacionalmente como un experto en entrenamiento y acondicionamiento para el deporte y trabaja con atletas y equipos de nivel mundial en una gran variedad de ellos. Es un orador y escritor popular en temas de acondicionamiento, habiendo brindado conferencias y clínicas en Canadá, Japón, Australia y Europa. La experiencia de Vern como entrenador atraviesa 36 años en todos los niveles de competición. Ha sido autor de seis libros y cientos de artículos relacionados con el entrenamiento y el rendimiento deportivo en una variedad de deportes. Recibió sus BA de la Universidad del Estado de Fresno y sus credenciales de enseñanza con un título menor de entrenador de la Universidad de California Santa Barbara. Obtuvo su MA en la educación con un énfasis en la educación física de la Universidad de Stanford.

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.