La Sabiduría de Gambetta VIII. Entrenamiento Funcional: ¿Método o Locura?


Primera Parte.

Como alguien que está considerado el padre del entrenamiento deportivo funcional, creo que es hora de revisar el concepto con el fin de entenderlo mejor: ¿De dónde viene, cómo evolucionó, dónde se encuentra actualmente y hacia dónde se dirige? El entrenamiento funcional es una etiqueta para un concepto. Al igual que cualquier etiqueta está sujeta a diversas interpretaciones. Originalmente lo concebí como un entrenamiento multilateral que integraba diversas modalidades de entrenamiento (balones medicinales, cuerda elástica, pesas, mancuernas, peso corporal, etc.) para producir una adaptación significativa en parámetros de rendimiento específicos. Se entrena a todos los sistemas del cuerpo, reconociendo y respetando la sabiduría del cuerpo. El resultado final es un atleta muy adaptable, que es capaz de rendir sin limitaciones en el entorno competitivo. Contraste esto con el entrenamiento parcial, unilateral que da lugar a atletas adaptados con un rendimiento inconsistente, y propensos a lesiones.

Para mí, los conceptos se unieron y solidificaron a finales de 1980. Me alarmé ante los regímenes de entrenamiento unilateral-basados que vi se imponían a los atletas. Estábamos atrapados en un enfoque reduccionista y mecanicista que segmentaba el cuerpo en partes y sistemas separados. Estábamos creando atletas robóticos que eran buenos en un ambiente de entrenamiento estéril, pero que tenían dificultades para transferir el entrenamiento en el deporte. También estaba ya claro que si usted estaba haciendo demasiado una cosa, entonces probablemente no estaba haciendo mucho de otra cosa, era una relación de suma cero. El resultado era un atleta totalmente adaptado a ese único componente de entrenamiento.

Prosperar en la arena del rendimiento exige el polo opuesto, un atleta muy versátil, adaptable, cuyo entrenamiento no es parcial, sino que refleja las exigencias del deporte y las necesidades del atleta individual. El problema era la falta de reconocimiento de que para el cuerpo ejecute movimiento, ya bien sea en una actividad sostenida de resistencia, en ráfagas explosivas o de habilidad motora fina, todas las piezas y sistemas tienen que trabajar juntos en armonía. El movimiento es una sinfonía, no un solo. Usted no puede hacer un entrenamiento “cardio”, al igual que no puede hacer una sesión de ejercicios “neuronales”. Sería mejor esperar que cada entrenamiento tenga un componente cardiovascular y uno neural, ya que todos los sistemas del cuerpo trabajan en todo momento con la demanda puesta sobre un determinado sistema que está definido por la intensidad de la actividad. Para continuar con la metáfora sinfónica, una sección de la orquesta se ofrece o se resalta, mientras que las otras partes de la orquesta siguen tocando, aunque en el fondo. También vamos a dar crédito al director: el cerebro, los músculos y todos los sistemas del cuerpo son esclavos del cerebro. Es el cerebro el que conduce, conecta y controla los movimientos que nos permiten realizar la tarea deseada. Para utilizar terminología de Tim Noakes, el cerebro es el “gobernador central”. Así que no podemos perder de vista el conjunto, el panorama, en el deseo de comprender las partes. Lo que evolucionó como entrenamiento funcional da crédito al cuerpo por su sabiduría inherente y su capacidad para aprender a unir, sincronizar, conectar y coordinar con el fin de reproducir la bella sinfonía de movimiento que llamamos rendimiento deportivo.

En ese momento había estado entrenando por cerca de veinte años y había estado expuesto a muchas ideas y métodos de entrenamiento, algunos de los cuales funcionaron y algunos de los cuales fracasaron. Estaba yo en una etapa de mi carrera en la que pensé que tenía que haber una manera mejor, me di cuenta de que una manera mejor era un enfoque ecléctico que combinase mi interpretación del deporte, la ciencia, la investigación, el estudio de los métodos y conceptos de rehabilitación, junto con mi experiencia práctica tanto como entrenador y atleta. Alguien lo etiquetó “entrenamiento funcional” y el nombre quedó, para mí es sólo entrenamiento de sentido común.


Segunda Parte.

Nunca he sido reacio a desafiar la sabiduría convencional y fue la creencia popular lo que hizo que nos estancáramos en el entrenamiento. Simplemente no estaba haciendo el trabajo. Sentí que había más que el V02 máx. y otras medidas artificiales de rendimiento, más que correr hacia adelante sin pensar, más que un excesivo énfasis en el trabajo pesado, más que máquinas de fantasía que aislaban las partes del cuerpo y más que el estiramiento estático. Me apoyé en gran medida el trabajo de Logan y McKinney y su texto clásico Kinesiología, Knott y Voss y su trabajo sobre la Facilitación Neuromuscular Propioceptiva y John Jesse y su enfoque del entrenamiento de rendimiento y prevención de lesiones. Fue un movimiento lejos de una visión reduccionista y lineal y una mirada segmentada del cuerpo, a un enfoque holístico, sinérgico cuántico. En muchos sentidos, lo que evolucionó como entrenamiento funcional derivó en los viejos, probados y verdaderos conceptos y métodos que alguna vez fueron la norma y luego cayeron en desgracia por varias razones. El dicho de que todo lo viejo es nuevo otra vez no podría ser más cierto.

Por desgracia, el concepto de entrenamiento funcional, al evolucionar y ser cooptado por la “industria del fitness” ha sido bastardeado y comprometido en una amalgama extraña de ejercicios locos sin progresión lógica o justificación. Es más que ejercicios, es un enfoque secuencial y progresivo sistemático del entrenamiento para los rigores de la competencia. No hay magia ni misterio, sólo la aplicación de los principios básicos que han sido demostrados y que han resistido la prueba del tiempo. Es algo más que un montón de ejercicios que son diferentes lanzados todos juntos, sino que es la variedad con un propósito. La clave de un buen y sólido programa de entrenamiento funcional es la progresión. Usted debe evaluar cuidadosamente dónde se encuentra en la actualidad y labrarse una progresión paso a paso para lograr objetivos específicos realistas de entrenamiento. Sepa dónde ha estado y hacia dónde va. A continuación, llene el vacío con una progresión lógica funcional que avance sólo cuando el paso anterior ha sido dominado.

En el mundo de alta tecnología de hoy en día a veces nos olvidamos de lo básico. Cuanto más lejos del cuerpo, menos funcionales nos convertimos. El cuerpo humano es un hermoso organismo, finamente sintonizado que supera con creces la máquina de alto rendimiento más afinada creada por el hombre. Es la máquina de alta tecnología final. A pesar de toda su complejidad, el cuerpo también es muy simple. Con el fin de tomar ventaja de la sabiduría del cuerpo hay que centrarse en cómo funciona realmente. Debemos entender los movimientos en el deporte con el fin de entender el entrenamiento funcional para los deportes. Una comprensión profunda de la función nos permitirá diseñar e implementar un programa de entrenamiento integral para cada deporte y deportista.

El cuerpo es un sistema de enlace; este sistema de enlace se conoce como cadena cinética. El entrenamiento funcional se trata de vincular: es cómo todas las partes de la cadena trabajan juntas en armonía para producir patrones suaves y eficientes de movimiento. La preparación académica convencional todavía se centra en el estudio de los músculos individuales basados en la anatomía clásica. Aquí es donde comienza la confusión sobre lo que es el movimiento funcional. Debemos recordar que no funcionamos en la posición anatómica. La posición anatómica es estática, sino que nos da la perspectiva de la comodidad mental para organizar todos los músculos individuales para facilitar su estudio y observación. Para comprender verdaderamente el entrenamiento funcional debemos escapar de la atención en los músculos y centrarnos en los movimientos. Es importante hacer hincapié en que el cerebro no reconoce los músculos individuales. Reconoce patrones de movimiento, que consisten en los músculos individuales trabajando en armonía para producir los movimientos requeridos por el deporte.

Para entender completamente la función, debemos entender el papel que la gravedad juega en el movimiento. El hecho de que vivimos, trabajamos y jugamos en un ambiente enriquecido por la gravedad no se puede negar. La gravedad tiene un efecto mínimo sobre el cuerpo en la posición anatómica, pero un máximo efecto en el cuerpo en movimiento. Nosotros simplemente no podemos ignorar la gravedad, que es esencial para el movimiento y se carga el sistema. Por lo tanto, debemos aprender a superar sus efectos, engañar, e incluso derrotarla ocasionalmente. La dependencia de las máquinas para el entrenamiento nos dará una falsa sensación de seguridad, ya que niegan algunos de los efectos de la gravedad. La gravedad y sus efectos deben ser una consideración primordial en el diseño e implementación de un programa de entrenamiento funcional para preparar el cuerpo para las fuerzas que tiene que superar.


Tercera Parte.

Todo movimiento es funcional, es sólo hasta qué punto es funcional. La función se integra en un movimiento multi-direccional. El movimiento funcional es un movimiento con significado, que es parte de una reacción en cadena, no de un acontecimiento aislado. El movimiento se produce en un continuo de la función. Algunos movimientos son más funcionales que otros en función del objeto final del entrenamiento.

Menos Funcional >>>>>> Más Funcional

Estéril – Artificial     No Estéril – Vida Real

Función Extranjera     Función Real

1       2       3       4       5       6       7       8       9       10

Para determinar la ubicación en el continuo de la función, hay criterios de evaluación básicos:

Plano(s) de Movimiento: Si el movimiento implica múltiples planos de movimiento en oposición al movimiento en un plano, entonces es más funcional.

Intervención Articular: Si el movimiento implica múltiples articulaciones en lugar de aislar una articulación, entonces es más funcional.

Velocidad de Movimiento: Si la velocidad y el ritmo de movimiento es tan rápido como puede ser en forma controlada, entonces está más arriba en el continuo de la función.

Demanda Propioceptiva: Si el movimiento es de gran demanda propioceptiva, entonces está más arriba en el continuo de la función.

Consciente: Si el movimiento es consciente, exige atención y concentración, entonces está más arriba en el continuo de la función, en lugar de poner la mente en piloto automático y no tener que concentrarse para ejecutar.

Observe cuidadosamente el movimiento que se está tratando de mejorar. ¿Cuáles son las fuerzas que participan? ¿Cuál es el plano dominante de movimiento? El movimiento se produce en los tres planos de movimiento simultáneamente: sagital, frontal y transversal. Por lo tanto es importante el entrenamiento del movimiento en los tres planos. Es imprescindible entender los movimientos y luego diseñar el programa de entrenamiento en consecuencia.

El rendimiento deportivo, sin importar el deporte es una actividad multidimensional. Se lleva a cabo en un entorno dinámico, que fuerza a que el movimiento que se produzca en todos los planos, utilizando múltiples movimientos articulares para producir la mecánica de movimiento deseada. ¡Nos movemos, punto! El rendimiento involucra a toda la cadena cinética (desde las uñas de las manos hasta las uñas de los pies) para reducir y producir fuerza. Este proceso asegura el control neuromuscular y la eficiencia óptima de movimiento.

El movimiento es un acto complejo que involucra sinergistas, estabilizadores, neutralizadores y antagonistas, todos trabajando juntos para reproducir movimientos triplanares eficientes. Por lo tanto, el principio fundacional básico del entrenamiento funcional es entrenar movimientos, no músculos. El científico del deporte Roger Enoka lo dijo mejor: “La función de un músculo depende del contexto en el que se activa”. Diferentes movimientos utilizan los músculos de manera diferente. Los músculos son esclavos del cerebro. El cerebro no reconoce músculos aislados individuales, sino que reconoce patrones de movimiento en respuesta a estímulos sensoriales. El sistema nervioso central es la estación de mando que controla y dirige todo movimiento. El SNC pide patrones de movimiento que se puedan modificar en un sinnúmero de formas para reaccionar adecuadamente a la gravedad, las fuerzas de reacción del suelo y el impulso. Cada actividad se somete a otros refinamientos y ajustes derivados de la retroalimentación proveniente de los propioceptores del cuerpo. Este proceso asegura el control neuromuscular y la eficiencia óptima de la función.

El entrenamiento funcional no se trata de fuerza medible. Cuánto puede levantar o cuántos kilográmetros de fuerza puede expresar en un dinamómetro son números sin sentido. En cambio la calidad del movimiento, el ritmo, la sincronización y las conexiones son lo importante. El objetivo siempre es la capacidad de aplicar la fuerza desarrollada en el rendimiento deportivo real. ¿Cómo se expresa la fuerza? ¿Se puede producir y reducir la fuerza? La producción de fuerza es todo acerca de la aceleración, pero a menudo la clave de la eficiencia del movimiento y de mantenerse libre de lesiones es la capacidad para desacelerar y estabilizar con el fin de posicionar el cuerpo para realizar el movimiento deseado. Un buen programa de entrenamiento funcional trabajará en la interacción entre la producción de fuerza, la reducción de fuerza y la estabilización de fuerza. El resultado final es la fuerza funcional.

Con los años he obtenido principios básicos para guiar el entrenamiento. Estos son los principios fundamentales del entrenamiento deportivo funcional. Utilice éstos como guía y tendrá usted resultados consistentes.

  • Principio del Desarrollo Atlético Funcional Número Uno: Entrene movimientos, nos músculos.
  • Principio del Desarrollo Atlético Funcional Número Dos: La alineación postural dinámica y el equilibrio dinámico son la base de todo el entrenamiento.
  • Principio del Desarrollo Atlético Funcional Número Tres: Entrene las habilidades básicas de movimiento antes que las habilidades deportivas específicas.
  • Principio del Desarrollo Atlético Funcional Número Cuatro: Entrene la fuerza del núcleo antes que la fuerza de las extremidades.
  • Principio del Desarrollo Atlético Funcional Número Cinco: Entrene con el propio peso corporal antes de entrenar con resistencia externa.
  • Principio del Desarrollo Atlético Funcional Número Seis: Entrene la integridad articular antes de la movilidad articular.
  • Principio del Desarrollo Atlético Funcional Número Siete: Entrene la fuerza antes de la fuerza resistencia, la potencia antes de la resistencia a la potencia.
  • Principio del Desarrollo Atlético Funcional Número Ocho: Entrene la velocidad, antes de la resistencia a la velocidad
  • Principio del Desarrollo Atlético Funcional Número Nueve: Entrene para construir la capacidad de trabajo apropiada para su deporte o evento.
  • Principio del Desarrollo Atlético Funcional Número Diez: Entrene de acuerdo al deporte: Usted es lo que está entrenando.

El cuerpo es increíblemente inteligente, es muy adaptable y se auto-organiza, lo que le da una capacidad asombrosa para adaptarse a extremos radicales en términos de medio ambiente y de los diversos factores de estrés que pueden colocarse sobre él. Mire a su alrededor y vea el movimiento con otros ojos. Reconocer que el cuerpo es inteligente le abrirá una visión completamente nueva en el entrenamiento y la rehabilitación. No hay límites más allá de su imaginación y creatividad como entrenador, profesor o especialista en rehabilitación. Busque las posibilidades, no las limitaciones y disfunciones, dé crédito al cuerpo por su sabiduría y luego entrene, enseñe y rehabilite en consecuencia. Disfrute del proceso y maravíllese con los descubrimientos.

Comprender y aplicar un enfoque funcional del entrenamiento es un proceso difícil. A menudo es contrario a la sabiduría convencional, como se representa en la corriente principal de investigación en las ciencias del deporte. Con el fin de avanzar, esto no nos debe limitar. Tenemos que usar la sabiduría convencional como punto de partida y avanzar a pensar y actuar fuera de estos límites. Siga sus instintos y permita que su creatividad se exprese a través del movimiento. Siga la vía del entrenamiento funcional para mejorar el rendimiento.


Acerca del Autor.

Vern Gambetta es considerado uno de los fundadores del entrenamiento deportivo funcional. Actualmente es director de Gambetta Sports Training Systems. Ha sido entrenador de acondicionamiento para varios equipos en la Major League Soccer así como el consultor de acondicionamiento para el equipo de Fútbol de E.E.U.U. que fue a la copa del mundo. Vern fue director acondicionamiento para los Chicago White Sox y director de desarrollo atlético para los Nueva York Mets. Es reconocido internacionalmente como un experto en entrenamiento y acondicionamiento para el deporte y trabaja con atletas y equipos de nivel mundial en una gran variedad de ellos. Es un orador y escritor popular en temas de acondicionamiento, habiendo brindado conferencias y clínicas en Canadá, Japón, Australia y Europa. La experiencia de Vern como entrenador atraviesa 36 años en todos los niveles de competición. Ha sido autor de seis libros y cientos de artículos relacionados con el entrenamiento y el rendimiento deportivo en una variedad de deportes. Recibió sus BA de la Universidad del Estado de Fresno y sus credenciales de enseñanza con un título menor de entrenador de la Universidad de California Santa Barbara. Obtuvo su MA en la educación con un énfasis en la educación física de la Universidad de Stanford.

http://www.gambetta.com/


Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Imagen de Portada: Por Gregor Stoermchen vía http://www.flickr.com/photos/stoermchen/9117246783/

This article has 6 Comments

  1. El Ferrari de Alonso y el Red bull de  Vettel  tienen motor Ferrari o sea el mismo motor pero Alonso dice: con el que yo lucho no es contra Vettel sino contra el jefe  de ingeniería (aerodinámica y equilibrio del chasis) de los Red bull o sea en deporte físico podríamos decir: contra el jefe del entrenamiento funcional. Es básico el buen equilibrio en el desplazamiento de un deportista y eso solo se consigue con ejercicios donde intervengan las cadenas musculares de forma natural y coordinada y eso se consigue con ejercicios libres, yo no digo que no hay que hacer pesas o ejercicios específicos de las diferentes especialidades deportivas, solo estoy diciendo que hay que crear una base estable de ejercicios primarios donde intervengan el conjunto de las cadenas musculares en movimiento . Si no es así, hay excesiva diferencia entre los músculos principales de la acción deportiva con los complementarios., la cadena muscular esta desequilibrada, rota.

    1. Hola Jaime!

      Es buena la comparación. Me gusta decir que hay muchos deportistas que están físicamente bien, pero motrizmente mal. Es decir: son fuertes, resistentes (tienen un buen motor: uno de Ferrari), pero no tienen cómo extraerle el máximo beneficio. Si como decís vos el chasis es malo, las ruedas están gastadas y desalineadas y la suspensión está dura, es solo cuestión de tiempo para que terminen en la banquina.

      Un abrazo.

  2. Hola Juan,

    Primero de todo felicitarte por la labor que estás haciendo de transmitir conocimientos de Ciencias de la Actividad Física, el motivo de mi escrito es para consultarte si lo que has escrito es texto literal de Gambetta traducido por ti o se trata de un texto tuyo. Estoy haciendo un trabajo de investigación y necesitaria saber esos datos de cara a la elaboración bibiliografica, ya que creo que tu texto es perfecto para poderlo incorporarlo debidamente citado. Si fueras tan amable de contestarme te lo agradeceria asñi como si me puedes recomendar algo de bibiliografia para complementar ya que quiero hacer un análisis teorico sobre la diferencia entre el entrenamamiento llamado funcional y el de maquinas isotónicas. Quedo a tu disposición.

    Miguel.

    1. Hola Miguel,

      gracias por tus palabras. Se tratan de textos de Vern Gambetta traducidos. Son algunas entradas escogidas de su web http://www.functionalpathtraining.typepad.com/. Creo que alguno de los libros de Gambetta como «Athletic Development Book: The Art and Science of Functional Sports Conditioning» o «Following the Functional Path: Building and Rebuilding the Athlete» podrían servirte como complemento.

      Saludos,

      Juan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *