Los Diez Peores Tipos de Entrenadores Personales.


En cualquier campo, encontrará una gran discrepancia entre los individuos más talentosos y competentes y los individuos menos talentosos y competentes. El mundo del entrenamiento personal no es la excepción. Los mejores y más eficaces entrenadores presentan características muy diferentes en comparación con los entrenadores menos eficaces. A continuación se enumeran los diez peores tipos de entrenadores personales.


1. El Entrenador Sobrecarga Progresiva a Cualquier Costo.

El entrenador sobrecarga progresiva a cualquier costo podría comenzar en el camino correcto, enseñando a los clientes la forma apropiada de los movimientos básicos compuestos como las sentadillas, bisagra de cadera, estocadas, puentes, empujes y tirones. Pero sus expectativas no son realistas y carece de un sólido conocimiento acerca de la forma técnica. Los clientes deben subir el peso hasta 2,5-5 kilos cada semana, independientemente de su sexo, edad o experiencia de entrenamiento. Esto es manejable por un tiempo, pero pronto se vuelve en contra del cliente. Después de varios meses de entrenamiento, verá clientes de este entrenador cuyas rodillas colapsan durante las sentadillas y cuyas espaldas se redondean en el peso muerto, que rebotan la barra del pecho durante el press de banca, que trampean, generando un impulso excesivo, y, finalmente, que se lesionan, todo en nombre de mover mayores cargas. Estos ejemplos de técnica pobre suelen ir acompañados de gritos y vítores del celoso entrenador.

Los buenos entrenadores saben que el progreso NUNCA es lineal, y que en el transcurso de un año, las ganancias de fuerza hacen zig-zag. Algunas semanas los levantadores ven ganancias enormes, otras semanas no establecen ningún récord personal, y algunas semanas su fuerza disminuye (o es enmascarada por una fatiga excesiva). Por supuesto que existe un margen de maniobra para algunas series y repeticiones descuidadas, especialmente cuando se está aprendiendo un nuevo ejercicio, o se utiliza una carga más pesada de lo normal, pero no demasiado, ya que es una pendiente resbaladiza. No se debe permitirse que la forma y la amplitud del movimiento se degraden en exceso por el simple hecho de un RP. Porque entonces, ¿qué hace el cliente la siguiente semana: degradar aún más? Esta es una receta para el desastre.

1¿A quién le importa si te redondeaste? ¡Hiciste un Récord Personal!


2. El Entrenador Sin Regresiones.

En el mundo del entrenador sin regresiones, todo el mundo comienza con una barra, incluso si no están preparados para ello. Usted normalmente es testigo de que los clientes de este entrenador hacen sentadillas con 45-60 kilos (dependiendo de si el cliente es hombre o mujer) durante su primera sesión, mediante una técnica de mala muerte y sólo bajando una cuarta parte del camino. Se supone que los entrenadores deben ser conscientes de las más simples regresiones, las que les permiten cargar correctamente a sus clientes al tiempo que lo hacen con una forma sólida. Las sentadillas con el peso corporal se pueden hacer a una caja alta, las flexiones de brazos se pueden hacer desde las rodillas o el torso puede ser elevado, el peso muerto se puede realizar con pesas o mancuernas o con un rango parcial de movimiento, es perfectamente posible programar tirones para el dorsal antes de intentar las dominadas, y se pueden utilizar mancuernas para empujes para la parte superior del cuerpo. Con el tiempo, la mayoría de los levantadores se graduaran para una barra, pero la barra no es adecuada para cada nuevo cliente. Ejercicios con el peso corporal basados en el suelo, de rango completo deben ser dominados antes de la introducción de carga. Una vez que se logra un RDM completo, una mancuerna se usa en la posición de cáliz, y luego una barra se agrega a la mezcla.
2

Definitivamente no necesitamos reducir el peso: ¡estás llegando a paralela como un maestro!


3. El Entrenador Excesivamente Funcional.

El entrenador excesivamente funcional tiene buenas intenciones, pero no consigue los máximos resultados. Este tipo de entrenador normalmente tiene varias certificaciones de "movimiento" diferentes y entrena a cada cliente de la misma manera. Los objetivos de los clientes son ignorados, y la percepción del entrenador del "entrenamiento funcional" se basa en una lógica armada que está lleno de prejuicios. Al final, los grandes ejercicios son evitados, y los clientes no siempre ven resultados importantes en función de sus objetivos. Por ejemplo, consideremos una clienta típica que viene a un entrenador que buscan de un mejor físico y mejor desarrollo de sus glúteos. El entrenador excesivamente funcional puede que prescriba sólo ejercicios de pie y evite cualquier movimiento de puente / empuje. Considere al típico cliente hombre que busca un mejor desarrollo del pectoral. El entrenador excesivamente funcional podría evitar el press de banca y atenerse únicamente a los empujes por sobre la cabeza. Claro, el cliente verá buenos incrementos en la aptitud y la fuerza, pero mejores resultados podrían haberse dado si el entrenador hubiese prescripto movimientos no estando de pie, como los dos movimientos supinos que he mencionado antes (empujes de cadera y press de banca).

Lo que es más, los entrenadores excesivamente funcionales típicamente serán incompatibles con su lógica. Le dirán que ciertos ejercicios que no se ejecutan de pie son funcionales, como el curl nórdico de isquios, los remos invertidos, las planchas laterales o las lagartijas, pero luego ellos ridiculizarán otros movimientos no ejecutados de pie, tales como los empujes de cadera y el press de banca. A menudo asumen que ejecutar un movimiento en posición de rodillas o medio arrodillado, con perturbaciones sobre una banda, o sobre una superficie inestable, automáticamente hace que sea más funcional y, por lo general, confunden "nuevo" con "mejor". Los buenos entrenadores no tienen tontas reglas inventadas y sus programas se basan en ayudar a sus clientes a alcanzar sus objetivos de la manera más segura y eficiente posible.
3

No hay necesidad del press de banca, jefe. Con este movimiento funcional, estamos construyendo, fuerza de empuje utilizable en la vida real.


4. El Entrenador Sólo Máquinas.

Seamos realistas: es muy fácil sentar a un cliente en una máquina y hacer que bombee. Un entrenador no necesita un amplio conocimiento de biomecánica o de la técnica de los ejercicios al prescribir únicamente movimientos basados en máquinas. Por lo tanto, verá que sus clientes realizan exclusivamente máquina de press de banca, máquina de press militar, tirones en máquinas, remos en máquina, máquina de prensa de piernas, extensiones de piernas  en máquina y curls de piernas en máquina. Usted no verá ningún movimiento de peso libre, de peso corporal, o de bandas de resistencia, por lo que los clientes de estos instructores no suelen ver grandes resultados. Sin duda las máquinas tienen su lugar en un programa de entrenamiento adecuado en función de los objetivos del cliente. A mí mismo me encantan algunas prensas de piernas Cybex, remos Hammer Strength, y varias otras máquinas. Sin embargo, hay una razón por la cual los culturistas, los levantadores de potencia, los levantadores olímpicos y los hombres fuertes, todos por igual, predican constantemente los méritos del entrenamiento básico con barra: ¡porque funciona! Los buenos entrenadores utilizan todas las formas de resistencia en sus programas, lo que les permite maximizar los resultados de sus clientes.

4¡Sólo agregamos la máquina de press de banca, extensiones de pierna y curl de piernas, y tú obtienes un entrenamiento perfecto de cuerpo completo!


5. El Entrenador Pseudocientífico.

Usted nunca, nunca oirá al entrenador pseudocientífico decir: "No lo sé". Este tipo de entrenadores se sienten obligados a fingir que saben las respuestas a todas las preguntas y, por lo general, construyen su propia "ciencia" sobre la marcha. Hay mucho que no sabemos sobre el entrenamiento de fuerza, la biomecánica y la fisiología del ejercicio. Ningún entrenador en el mundo lo sabe todo. Tenga cuidado con los entrenadores que pretenden ser expertos en todas las áreas sobre la fuerza y el acondicionamiento. Los buenos entrenadores son conscientes de las limitaciones y lagunas en sus conocimientos, pero no tienen miedo de agarrar los libros e investigar con el fin de mejorar su comprensión sobre un tema en particular.

5¡Por supuesto que puedo responder a esa pregunta, es muy sencilla!


6. El Entrenador Vomitar o Morir.

El entrenador vomitar o morir cree que un cliente no tiene una buena sesión de entrenamiento a menos que él o ella vomite o se desmaye durante el entrenamiento. Este tipo de entrenador normalmente busca hacer que el cliente tenga también tanto dolor como sea posible. Vomitar es innecesario, desmayarse es innecesario y el dolor paralizante está sobrevalorado. Es cierto que entrenar es duro, no se puede negar eso. Pero no tiene que ser demasiado extenuante. Descargar cada mes o dos es un buen consejo, algunas sesiones pueden centrarse en la técnica, manteniéndose alejado de calificaciones elevadas de esfuerzo percibido, y no cada entrenamiento debe incluir alcanzar un máximo o llevar las series al fallo. Los buenos entrenadores saben que lo que más importa es la buena forma y las ganancias consistentes de fuerza, y que ganar fuerza en el largo plazo requiere de articulaciones sanas, de energía, de adecuada recuperación y de una actitud positiva sobre el programa de entrenamiento.

6Sin dolor no hay ganancia: ¡el vómito es debilidad saliendo del cuerpo!


7. El Entrenador de Solo Un Método.

Piense en la primera vez en que aprendió algo nuevo. Usted probablemente exageró acerca de ello y quería que todos sus amigos y familiares salten a bordo y lo aprendan también. Esta es una tendencia natural. En las comunidades de entrenamiento de fuerza, verá este fenómeno todo el tiempo. Los levantadores de potencia, los levantadores olímpicos, los CrossFitters, los Kettlebellers, los practicantes de yoga y los profesionales de Pilates por igual, comúnmente le dicen que su forma de entrenamiento es superior en todos los ámbitos, no importa cuál sea el objetivo.

Uno podría pensar que cualquier persona con un cerebro podía prever que el Yoga no es, probablemente, la mejor forma de entrenamiento para maximizar el acondicionamiento, teniendo en cuenta que se lleva a cabo en el lugar, en tempos lentos. Usted podría pensar que habría que consultar a los culturistas, o que sus métodos de entrenamiento deberían ser considerados si maximizar la hipertrofia fuese el objetivo. Sin embargo, este no es siempre el caso, y los fanáticos de yoga a menudo dicen que el yoga lo pondrá más delgado que cualquier otra cosa, y los fanáticos del Powerlifting a menudo dicen que todo lo que usted necesita son los tres grandes levantamientos: sentadilla, banca, y peso muerto (y que cualquier otro levantamiento es tonto e innecesario). Si bien esta forma de pensar es predecible y es esperable en los levantadores en general, no es aceptable en los entrenadores personales. Los buenos entrenadores valoran todas las formas de entrenamiento y eligen las mejores herramientas para el trabajo que se tiene a mano. Piden prestado métodos de cada campo (incluidos los mencionados en este párrafo) y los mezclan para obtener óptimos resultados.

7No te preocupes hermano, cada cliente que entreno hace este ejercicio.


8. El Entrenador Enfermizamente Inseguro.

El entrenador increíblemente inseguro niega a todos y todo y se ve amenazado por la falta de familiaridad. ¿Un nuevo ejercicio? Tiene que ser tonto. ¿Un nuevo tipo de entrenamiento está ganando popularidad? Tiene que ser absurdo. ¿Una forma extranjera de periodización de las sesiones de entrenamiento? No hay manera de que pueda ser eficaz. ¿Un compañero entrenador logra notoriedad? Este entrenador debe caer. Los buenos entrenadores no están amenazados por las tendencias y van a experimentar (primero en sí mismos y luego con los clientes) con un ejercicio o forma de entrenamiento antes de formar sus opiniones.

8

¿Qué demonios estás haciendo idiota? ¡Los empujes cadera no pueden conducir a ninguna mejora en absoluto! Sólo las sentadillas.


9. El Entrenador de Diagnóstico Erróneo.

Es natural tender a sobreestimar nuestro conocimiento y talentos. Por lo tanto, los entrenadores deben mantenerse en jaque permanente, cuestionando sus creencias y continuando su educación. Hay una zona en la que los instructores deben ser muy cautelosos, y esta es el área que rodea el diagnóstico del dolor o lesión. Aunque algunos entrenadores poseen un conocimiento profundo de los conceptos de terapia física y biomecánica en relación con las lesiones, pero el dolor tiene su propia ciencia. En particular, es importante entender el modelo biopsicosocial en lo que respecta al dolor. Muchos entrenadores sólo saben del modelo biomecánico-postural-estructural, por lo que atribuyen todos los incidentes de dolor a cosas como discrepancias en la longitud de las piernas, núcleos débiles, incorrecta activación de ciertos músculos como los glúteos, transverso del abdomen, multifidus, trapecio inferior, serrato anterior, o vasto medial oblicuo, músculos tensos como el psoas, el recto femoral, los isquiotibiales, el gastrosoleo, o pectoral menor, la mala postura, columnas que necesitan ajustes, y patrones pobres de respiración. Si todo lo que uno tiene es un martillo, todo parecerá un clavo.

Por lo general, los entrenadores de diagnóstico erróneo no entienden las complejidades del dolor o la biomecánica y terminan el diagnóstico de cada cliente con una disfunción respiratoria o cualquier otro patrón disfuncional popular que aprendieron en un curso el pasado fin de semana. Los entrenadores deben dejar el diagnóstico a los médicos deportivos y fisioterapeutas y deben atenerse a su área de práctica, que debería estar en escribir programas bien redondeados, en la enseñanza de una excelente forma técnica, la prescripción de ejercicios gradualmente adecuados que se adapten a la persona, en motivar a los clientes y hacerlos responsables, en educar a los clientes y señalarles la dirección correcta para profundizar su estudio y referirlos a expertos cuando sea necesario. El diagnóstico erróneo puede conducir a efectos nocebo que pueden hacer un daño considerable evitando que los clientes alcancen su pleno potencial.

9¡He encontrado el culpable! ¿Acaso tu TVA siquiera se contrae?

De hecho, a continuación hay un video (en inglés) que hicimos hace un tiempo que ejemplifica perfectamente este tipo de entrenador.


10. El Entrenador Patéticamente Vago.

Al entrenador patéticamente vago le encanta estar cruzado de brazos. Estos tipos de entrenadores no demuestran la técnica antes de prescribir un movimiento, no explican adecuadamente, ni brindan indicaciones antes de un ejercicio, son complacientes con la falta de forma, no cuentan las repeticiones ni registran los entrenamientos del cliente en un diario de entrenamiento , no se excitan, ni muestran emociones, ni motivan o animan a sus clientes, no personalizan los programas para el individuo: reutilizan los mismos programas para todo el mundo, independientemente de las diferencias en los niveles de aptitud y las metas. No consideran progresiones ni estrategias de periodización para despertar ganancias continuas y evitar el aburrimiento y el estancamiento, no autorregulan las sesiones de entrenamiento ni hacen ningún ajuste importantes sobre la marcha y, francamente no les importan mucho sus clientes o sus resultados (lo que quieren es que les paguen). Una sesión de entrenamiento apropiado requiere una cantidad significativa de gasto energético por parte del entrenador. Los buenos entrenadores trabajan duro en todos los frentes para proporcionar el mejor servicio posible para sus clientes.

10Oye nena, echa un vistazo a estos caños.


Conclusión.

Ninguno de nosotros somos perfectos como entrenadores personales. Yo soy el primero en admitir que he cometido mi justa parte de errores como entrenador, pero he mejorado en los últimos años (esperemos que usted también lo haya hecho). Si usted es entrenador personal y es culpable de haber cometido algunos de estos actos, entonces de un paso hacia adelante. Sus clientes verán mejores resultados, su clientela aumentará y, en definitiva mejorará su disposición financiera. Si usted es un levantador en busca de la ayuda de un entrenador personal, esté atento a los pésimos. Los resultados que logrará con la ayuda de un entrenador muy competente estarán pasos agigantados por delante de los que logrará con un entrenador inepto.


Acerca del Autor.

Bret Contreras es un Especialista en Fuerza y Acondicionamiento certificado por la Asociación Nacional de Fuerza y Acondicionamiento de los EE.UU y Experto Certificado en Análisis Funcional de Movimiento. Cuenta con más de 13 años de experiencia trabajando como entrenador personal certificado.

Contreras obtuvo su licenciatura de la Northern Arizona University y se graduó Summa Cum Laude con su tesis de maestría en la Universidad Estatal de Arizona. En la actualidad se encuentra tras la consecución de su doctorado en la Universidad Tecnológica de Auckland, donde también tiene previsto impartir cursos de Biomecánica.

Ha estudiado en Biomecánica con el experto Richard Hinrichs e Investigación Deportiva con John Cronin. A lo largo de su investigación, Contreras llevó a cabo cientos de horas de experimentos electromiográficos. Con este conocimiento, creó y popularizó muchas nuevos ejercicios de fortalecimiento de cadera, incluyendo el impulso de cadera, un ejercicio que ha influido mucho en los protocolos de entrenamiento de entrenadores de fuerza y entrenadores personales. Además, ha introducido un nuevo concepto de entrenamiento específico direccional acuñado “Entrenamiento de Carga Vectorial”.

Contreras es orador distinguido de fuerza y acondicionamiento, en la presentación de la Fitness Summit, la YMCA Build Conference, la Get NZ Active Conference, y la SPRINZ Conference. También fue nombrado como “Experto en Glúteos” por la Revista Oxygen en la edición de glúteos de 2010.

Más recientemente, Contreras ha puesto en marcha una carrera como escritor e investigador. Fue el autor de la obra completa en la entrenamiento avanzado de glúteos titulado Advanced Techniques in Glutei Maximi Strengthening. Es autor de artículos revisados por otros profesionales y colaborador habitual de conocidas publicaciones de la industria que incluyen a Men’s Health, Men’s Fitness, Oxygen, y MuscleMag.

http://bretcontreras.com/

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

This article has 6 Comments

  1. Tengo 28 anos trabajando como entrenador en gimnasios y he entrenado en mas de 50 gimnasios diferentes… soy graduado universitario y soy certificado entrenador en diferentes disciplinas…es uno de los articulos mas correctos y acertados que he leido sobre este tema.. 100%…DE RESPALDO….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *