Modelo Fisiológico de Entrenamiento: ¿Por Qué Él y el “Entrenamiento en Zonas” Son Anticuados.

640px-Men_1500_m_French_Athletics_Championships_2013_t165648El Modelo Fisiológico vs el de Conexión.

(Esto va a ser largo… estese atento…)

Odio el entrenamiento por zonas. Es una manía mía. No me gusta la idea y el concepto detrás de él. Pero muchos entrenadores por ahí lo utilizan y, en realidad todos tienden a clasificar los entrenamientos en diferentes zonas. He luchado por tratar de explicar mi odio por las zonas de entrenamiento y lo que yo llamaría el método alternativo durante un tiempo, pero es una cosa difícil para hacerse comprender. Sabía que lo odiaba, pero no podía explicar efectivamente por qué a los forasteros. Danzaba alrededor de los porqués, pero nunca tenía una respuesta satisfactoria. Parte de la razón era que no tenía una forma sencilla de explicar la alternativa. Podía tirar un montón de información y ejemplos para describirla, pero no existía un descriptor fácil. Antes de entrar en cuál es la alternativa, veamos qué es exactamente el modelo fisiológico y cómo llegamos allí.


Definiendo un modelo:

El modelo fisiológico de entrenamiento es aquel que se basa en la premisa de que hay algunos parámetros fisiológicos importantes que gobiernan el rendimiento. Los más importantes que se mencionan en la investigación y la literatura son el VO2máx, la Economía de la Carrera (EC), el Umbral de Lactato (UL) y, a veces, la tolerancia al lactato o la capacidad / tolerancia anaeróbica, dependiendo de quién lo publique. La idea es que estas cuatro cosas se combinan para crear el rendimiento.

La premisa central del modelo fisiológico es que si mejoramos uno de estos parámetros, el rendimiento mejora.

Pero, ¿cómo se relaciona esto con el entrenamiento? El modelo da un paso más y dice que hay ciertas intensidades o zonas que mejoraran un parámetro X.

Así que el modelo completo realmente afirma que si hacemos X entrenamiento, el parámetro Y mejorará y por lo tanto mejorará el rendimiento.

Si esto fuera una clase de lógica se vería como algo parecido a esto: X-> Y = ↑ P

¿Suena razonable? Bueno, no se apure…


Adhesión Estricta:

Antes de zambullirse plenamente en lo que está mal con este modelo es importante, entenderlo completamente, de modo que no se vea como si estuviera creando un argumento de hombre de paja. Como con cualquier cosa, no hay un concepto estricto del modelo fisiológico, sino muchas pequeñas variaciones que cubren el espectro. Me gustaría dar un ejemplo de eso y mostrar los límites de un modelo fisiológico normal.

No significa meterse con el Dr. Jack Daniels, pero sus cambios entre su 1ra y 2da edición del libro Daniels’ Running Formula ilustran perfectamente esto. En su primera edición, esbozó lo que ahora se han convertido en las zonas clásicas utilizadas en muchos programas. Lo que es interesante, y lo que es típico de un estricto sistema de modelo fisiológico, es que en entre estas zonas estaba lo que se conoce como entrenamiento en “tierra de nadie”.


nomandland(Gracias al blog http://sisyphusrunning.blogspot.com/2011/08/no-mans-land.html por esto)

En su libro, define estas zonas de tierra de nadie como:

"Entrenamiento en tierra de nadie. Las intensidades de entrenamiento que caen en 'tierra de nadie', son demasiado fáciles o demasiado difíciles, como para cosechar los beneficios que desea. Usted no está, como a veces puede ser asumido, obteniendo el objetivo de entrenar los dos sistemas a cada lado de la intensidad elegida. Lo que está haciendo podría denominarse, como entrenamiento de "calidad-basura". Como poco, es un entrenamiento dirigido a lograr un objetivo imposible de identificar. Tenga siempre un propósito para cada sesión de entrenamiento; hágase las siguientes preguntas: '¿Qué sistema espero mejorar al hacer esta sesión de entrenamiento?' y '¿Qué estoy realmente tratando de lograr?'”

Esto es lo que yo llamaría una estricta adhesión. Si entrena demasiado rápido o demasiado lento de la zona es "basura", ya que no se dirige a la zona especial que debería apuntar hacia algún parámetro. Esto suena bien, pero el problema es que el entrenamiento no se produce de forma aislada y como pronto descubriremos esas zonas de entrenamiento ni siquiera atacan esos parámetros tan terriblemente bien. Ha desaparecido el punto central del entrenamiento, que es el estímulo. Sí, diferentes estímulos darán lugar a diferentes resultados, pero todo es un estímulo en un cierto grado. Que usted vaya demasiado rápido o demasiado lento, no niega las adaptaciones, sólo las cambia ligeramente. En segundo lugar, hay que recordar que este pensamiento está con el modelo detrás de él. No hay un propósito para el entrenamiento de la zona "tierra de nadie" EN ESTE MODELO. Qué tan exacto es depende de lo bien que el modelo refleje lo que realmente está pasando. Porque cada modelo tiene agujeros y no refleja perfectamente lo que está pasando. En este caso, el modelo no refleja con exactitud lo que está pasando, como pronto veremos.

Lo que es interesante (y muy astuto de Daniels) es que en su segunda edición del libro brinda lo que yo llamaría una interpretación más flexible del modelo. ¿Por qué? Porque expande, por decir, su sección UL / tempo del libro, en la que a diferencia de la primera edición, los tempos pueden ser más lentos y más largos que la zona UL y aun así obtener grandes beneficios.

Ahora que tenemos lo que es el modelo, ¿qué tiene de malo?

(La sección anterior podría parecer dura contra Daniels, pero no es esa mi intención. En su lugar creo que es genial que Daniels se diera cuenta del potencial de otras zonas de entrenamiento y modificara sus pensamientos. ¡Un entrenador inteligente!)


¿Qué está mal con el modelo?

Como recordatorio rápido el modelo fisiológico se basa en la siguiente lógica:

1. Hay ciertos parámetros que definen el rendimiento.

2. Entrenar cada uno de estos parámetros mejora el rendimiento.

3. Para entrenar estos parámetros usted trabaja a una intensidad X.

Esperemos que haya notado algunos agujeros en esta lógica. Vamos a ir a través de ellos.

En primer lugar, esos grandes parámetros realmente no hacen un buen trabajo al ser correlacionados con el rendimiento individual. Sí, algunos estudios muestran una fuerte correlación con una mezcla de ellos, pero realmente no puede separar buenos corredores de grandes corredores. La investigación muestra que la combinación de los 3 grandes: EC, VO2máx, y UL explica alrededor del 70% de la variación en el rendimiento (Di Prampero, 1986). Así que, bueno, ¿pero no genial? El VO2máx en particular, hace un trabajo relativamente pobre. Puede comprobar mi artículo La Falacia VO2máx si desea más detalles. Por ahora voy a citar brevemente una sección correspondiente:

“Mostrando la separación entre VO2máx y rendimiento, un estudio de Vollaard y col. encontró que el cambio en el VO2máx no se relaciona con el cambio en el rendimiento contrarreloj (2009). Los estudios demuestran mejoras de rendimiento sin cambios en el VO2máx (Daniels y col. 1978). Además, los estudios muestran que el VO2máx puede mejorar sin cambios en el rendimiento, lo que se ve en un estudio realizado por Smith y col. que mostraron mejorías en un 5,0% en el VO2máx, sin una mejora en el rendimiento, o bien en los 3.000m o en los 5.000m (2003). Además, en un estudio de los cambios a largo plazo en el rendimiento en atletas de élite, se produjeron cambios en el rendimiento sin cambios subsecuentes en el VO2máx.”

En cuanto a los otros parámetros, sí, todos ellos se correlacionan con el rendimiento en cierto grado cuando se mira a grupos. Así que eso es válido. La cuestión es si los cambios en estos parámetros se correlacionan con las mejoras en el rendimiento. La respuesta es depende. En varios estudios se verá un aumento en el UL, EC, o VO2máx, así como un aumento en el rendimiento. En otros, como los mencionados anteriormente con el VO2máx no se encontrará ningún cambio a pesar de un parámetro mejorado. Otro ejemplo rápido es un estudio realizado por Vollaard y col (2009) que encontró que los cambios en la EC y el VO2 no explicaron las mejoras de rendimiento, o en sus palabras: “Este estudio demuestra que las mejoras en el rendimiento aeróbico de alta intensidad en los seres humanos no están relacionadas con una capacidad máxima alterada de transporte de oxígeno”.

Del mismo modo, con el umbral de lactato. Un incremento del umbral, es a veces ligado a una disminución en el rendimiento, como se ha demostrado en el mundo por Jan Olbrecht. Este es generalmente el resultado de que el umbral de lactato está aumentando mientras que la capacidad anaeróbica está disminuyendo. Para más información sobre este concepto ver el trabajo de Jan.

Lo que nos lleva al punto de que el entrenamiento no ocurre de manera aislada. No podemos intentar de forma independiente mejorar estos parámetros en todos los corredores y esperar que el rendimiento aumente. Hay una interacción entre los tipos de entrenamiento. Por ejemplo, hay una fuerte batalla de guerra de cinchada entre el trabajo de UL y el llamado trabajo de tolerancia al lactato. Este efecto de interacción es de algún modo abordado por la periodización, pero cuando el entrenamiento se considera en forma aislada, como haga X y mejore el parámetro Y, a menudo se pierde.

Así, no es sorprendente que partimos de una premisa bastante decente y se pone un poco más inestable medida que nos alejamos de ella. Pero donde las cosas realmente se deshacen es en el siguiente paso, que es el más importante, ya que traduce el trabajo de laboratorio al mundo real, que es de lo que todos estamos preocupados de todos modos.


¿Las Zonas de Entrenamiento en Realidad no Funcionan?

Quizás lo más importante entonces, es que las zonas de entrenamiento en realidad no se corresponden con la mejora de los parámetros. E incluso si lo hacen hasta cierto punto, hay varias formas de mejorar el parámetro. Echemos un vistazo a estas zonas de forma individual para tener una idea.

VO2máx.

En esta nueva búsqueda de mejorar el VO2 máx., se SUPUSO al principio que el entrenamiento en VO2máx era la mejor manera de mejorarlo. La lógica era simple. Pase tanto tiempo en consumo máximo de oxígeno como le sea posible y debería aumentar, ¿verdad? Suena bastante lógico… Así que el siguiente paso era averiguar qué ritmos estimularían el VO2 máx.

¿Por qué nos entrenamos a un áspero ritmo de 3k para mejorar el VO2 máx.? Bueno, llegamos a ese punto porque un grupo de investigadores asumió el reto de ver cuál era la velocidad más lenta que mantendría VO2máx durante un tiempo relativamente prolongado. Dependiendo de qué artículo de investigación se mire, por lo general llegó a ser algo que dura unos 7-10 minutos. O alrededor del tiempo que se tarda en correr un 3k. Por lo tanto, el ritmo de 3k se convirtió en ritmo de VO2 máx. Sí; correr más rápido también estimula el VO2 máx., pero no es la velocidad más baja. Tenemos la intensidad. Vamos al siguiente paso.

Un grupo de investigadores hizo más estudios viendo diferentes intervalados que permitirían a pasar la mayor parte del tiempo en el VO2 máx. durante el entrenamiento. Ahí es donde tenemos el famoso entrenamiento 30-30 de Billat y un montón de otros. Después de esto, tuvimos nuestras velocidades, longitudes y la recuperación óptimas para los intervalados.

Así quedó todo listo. Haga estos ejercicios a la velocidad X con esta recuperación y ya está. ¿El problema?

Bueno, la investigación no respaldó exactamente la idea de que para mejorar el VO2 máx. (incluso si importara lo suficiente…) debemos hacer eso. Podría seguir y seguir, pero un pequeño repaso amable de entrenamiento para mejorar el VO2 máx. por Midgley (2006) lo resume muy bien:

“El entrenamiento a intensidades del 40-50% VO2 máx. puede aumentar el VO2 máx. en individuos no entrenados. La intensidad del entrenamiento mínimo que provoca el aumento de la VO2 máx. es altamente dependiente del VO2 máx. inicial, sin embargo, los corredores de distancia altamente entrenados probablemente tendrán que entrenar en porcentajes relativos altos del VO2 máx. para provocar nuevos incrementos. Algunos autores han sugerido que los entrenamientos al 70-80% del VO2 máx. resultan óptimos. Muchos estudios han investigado la máxima cantidad de tiempo que pueden mantener los corredores al 95-100% VO2 máx. con la afirmación de que esta intensidad es óptima para la mejora del VO2 máx. En la actualidad, no se han realizado estudios de entrenamiento bien controlados para apoyar esta premisa”.

Así que ahí vamos. No sabemos si esa es la mejor intensidad, o no, para aumentar el VO2 máx. Toneladas de investigación, pero ni idea.

También me gusta una de sus otras declaraciones:

“Los efectos sinérgicos y de interferencia entre los protocolos de entrenamiento optimizados diseñados para apuntar a los determinantes específicos de rendimiento fisiológico y, a continuación, a la influencia de la individualidad deben establecerse antes de que los científicos del deporte puedan hacer recomendaciones, con un alto nivel de confianza a los corredores y entrenadores de pedestrismo, sobre los componentes de una programa eficaz de entrenamiento”.

Individualidad. Interacción. IMPORTANTE.

Así que lo que nos queda con esto es una zona mágica que no estamos seguros si siquiera ataca a lo que se supone debe atacar (¿y es que acaso eso incluso importa?)

¿Adónde nos lleva este tipo de pensamiento? Bueno, un ejemplo rápido es ciertos estudios salieron hace mucho tiempo que dijeron que después de una cantidad de 80-96kps de kilometraje, el VO2máx no mejora, así que ¿por qué habríamos de correr más kilómetros si eso es cierto?, ya que el VO2 máx. es la razón de ser final de todo (Berg , 2003). Este enfoque aislacionista descuida la complejidad del rendimiento, así que terminamos con un montón de entrenadores que piensan que para correr no es necesario un kilometraje alto… ¡ups!


UL:

El umbral de lactato es uno de mis temas favoritos, ya que me gusta hacer pruebas de lactato, pero en el camino inspirado por Jan Olbrecht, no de la manera tradicional. He cubierto esto en mi blog en otros lugares, pero hay algunas lecciones importantes en esa distinción. Por ejemplo, el propio umbral real está influenciado por factores que van más allá de la capacidad “aeróbica”. Así que la parte anaeróbica o la parte de la producción de lactato también lo influencia. Así que es perfectamente posible obtener una curva de UL mejorada, mientras en realidad hay una disminución en las capacidades aeróbicas (si se disminuye la capacidad anaeróbica…). Así que una vez más, la interacción es la clave, pero ¿qué pasa con el entrenamiento en UL para mejorar el UL, y por lo tanto el rendimiento?

Bueno, si nos fijamos en la investigación, entrenar en el UL puede mejorar el UL. Eso es bueno saberlo. Pero lo mismo ocurre con el entrenamiento en varios otros ritmos. Una vez más no hay ninguna zona de entrenamiento mágica. De hecho, si nos fijamos en el único estudio en corredores bien entrenados, si aumentaban su volumen de su entrenamiento a cerca del UL a 103%, no hacía nada al umbral actual (Lehmann y col. 1991).

En otros estudios, con corredores recreativos, se vieron grandes aumentos en el UL después de 2-3 meses de entrenamiento en el umbral y luego no más mejora en UL después con  entrenamiento continuo. Lo que esto me dice es que si querían seguir mejorando el umbral, el estímulo tenía que cambiar. Tenían que hacer algo de trabajo por encima del UL, algunos intervalados mixtos, intervalados aeróbicos, o alternancias. Cualquier cosa que ellos eligieran, el estímulo tenía que cambiar

En una revisión sobre el entrenamiento para mejorar el umbral, Midgley y col. (2007), declaró:

“En resumen, hemos encontrado sólo un estudio que investigó los efectos de un aumento en el volumen de vUL o entrenamiento del vUL en el umbral de lactato de corredores de fondo. [25] Este estudio informó un no significativo aumento del umbral de lactato. Varios estudios de entrenamiento han reportado un aumento significativo del umbral de lactato de corredores de fondo en respuesta a la inclusión de velocidades de entrenamiento supra-vUL, [15, 29,39], aunque estos resultados no han sido consistentes. [34,36]”

Una vez más, estamos viendo, si entrenar a UL lo mejora, pero también lo hace un montón de otras cosas. Y depende del tipo de atleta en qué es lo mejor a hacer.


Economía de Carrera.

Pero ¿qué hay de la economía de carrera? ¿Corra rápido y se volverá más económico? Esa es la zona mágica para mejorar la EC, ¿verdad? Bueno, algo así. Si nos fijamos en la investigación, de nuevo dependiendo del grupo estudiado, correr rápido, a VO2 máx. y a UL mejoraron la economía en varios estudios. Espere, también lo ha hecho el levantamiento de pesas, los ejercicios pliométricos, las vibraciones de cuerpo entero, la altitud, el entrenamiento en ambientes calurosos y además y además (Berg 2003, Foster 2007). Obviamente algunos la mejoran más que otros, pero el punto es que al igual que con todos los demás parámetros, existen numerosas formas de mejorarla. No es alguna zona mágica la que mejor la encara.

Haciendo caso omiso de si es, o no, realmente la EC una buena medida (eso es un tema para otro momento), me parece una tontería asignar una zona para mejorar esto, cuando la verdad es que la gente todavía está discutiendo acerca de qué diablos la mejora.

El punto de esta pequeña diatriba no es decir que el entrenamiento en estas intensidades es malo. Es bueno. El punto es que por adherirse estrictamente a este concepto de zonificación, ignoramos tanto la individualidad del deportista como de la respuesta al entrenamiento. En este sistema se supone que una corrida a UL hace lo mismo con independencia de si el deportista es un corredor de contracción rápida o de contracción lenta. Si bien, sabemos que el efecto puede ser muy diferente porque su fisiología es diferente. Lo mismo sucede con el entrenamiento de VO2máx o cualquiera de las otras zonas.


El clavo en el ataúd:

Para mi último clavo en el ataúd de por qué el modelo es una mierda, echemos un vistazo a un estudio de entrenamiento en personas sedentarias que tenían que entrenar todos ellos al 70% del VO2 máx. Así que todos ellos entrenados exactamente en la misma “zona”. ¿Qué pasó? Vamos a ver los datos (de Vollaard y col 2009.):

vollaardLo que sucedió fue simple. Una tonelada de reacciones individuales, diferentes exactamente en la misma zona de entrenamiento y carga de entrenamiento. Todo el camino del panorama cambia desde el rendimiento, el VO2 máx. y VE hasta los cambios enzimáticos. Muchas cosas estaban pasando y hubo una amplia variedad de respuestas. Lo que esto me dice es que el estímulo importa. Para algunas personas la misma "zona" de entrenamiento brindará un estímulo diferente.

Lo mismo se encontró en un estudio más reciente sobre individuos no entrenados. Se les dio seguimiento durante un período prolongado y se les hizo hacer todo el ejercicio al 60% de reserva de FC. ¿Qué pasó? Pues una gran variación en la mejora de las grandes variables, a pesar de que todos estaban entrenando con la misma intensidad y el mismo volumen (ver el estudio completo aquí: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1600-0838.2010.01139.x/full)

Si bien se podría decir que esto era con individuos no entrenados, así que cuál es el punto, yo diría que ¡con individuos no entrenados cabría esperar que casi cualquier cosa funcione! Quiero decir que usted va de nada a algo, por lo que el hecho de que haya una enorme variación lo hace interesante.

Y, por último, si queremos ir todo el camino hasta el nivel genético, esto es lo que le pasa a la gente que de nuevo está entrenando con la misma intensidad. Observe la variación en la alta respuesta de algunos genes frente a la baja respuesta a una gran cantidad de genes diferentes: http://jap.physiology.org/content/110/1/46/T2.expansion.htm.


¿Por qué hacemos esto?

La respuesta es simple. En el libro de Daniel Kahnemann “Thinking Fast and Slow”, describe esencialmente la forma de pensamiento del ser humano. Allí habla sobre el concepto de cómo cuando tenemos una pregunta difícil, a menudo a veces la reemplazamos con una pregunta más fácil y respondemos a eso. Es subconsciente, de modo que no sabemos que estamos haciendo eso. Pero eso es básicamente lo que hemos hecho aquí.

Tenemos una pregunta difícil: ¿Cómo mejorar la compleja noción de rendimiento?

Y la hemos reemplazado con “¿Cómo podemos mejorar estos parámetros?”

La segunda cuestión es mucho más fácil de hacerle entender a nuestras cabezas que la primera. Está bien simplificar y reducir, pero en este caso tenemos que preguntarnos si la segunda pregunta realmente responde a la primera. Mi argumento es que no es así.


¿Cómo hemos llegado hasta aquí? La versión de la historia:

Allá en los viejos tiempos, el entrenamiento era casi puramente de ensayo y error. Usted aprendía de los que habían llegado antes e intentaba sus propias manipulaciones. Si algo funcionaba, se mantenía por un tiempo. Los grandes entrenadores rápidamente fueron emulados hasta que la próxima nueva idea o fase se hacía cargo. El ejemplo clásico es Arthur Lydiard experimentando en sí mismo en términos de kilometraje antes de asignar el entrenamiento a su ilustre tripulación. El ensayo y error funciona. Solo se necesita un poco de tiempo y, ocasionalmente, una gran cantidad de errores.

Eso nos lleva casi todo el camino hacia los conceptos modernos de entrenamiento, pero algo sucedió a partir de finales de los 70, principios de 1980 y continuó hasta la década de 1990. Las Ciencias del Ejercicio se convirtieron en realidad en un campo más definido de la investigación actual sobre el rendimiento. Empezamos a ser capaces de medir fácilmente parámetros como el VO2máx, el lactato, etc. en corredores bien entrenados. Además, empezamos a conceptualizar lo que puede afectar al rendimiento. Este fue el surgimiento del paradigma del VO2 máx. Todos esos interesantes resultados que mostraban los mejores tenían muy altos VO2máx empezaron a salir a la luz y para aquellos atletas que no tenían valores enloquecedoramente altos de VO2 máx., el concepto de EC fue desarrollado y explicaba el resto. Pronto surgieron analizadores de lactato portátiles y pudimos medir ese componente de fatiga mal llamada lactato. Más pruebas, más variables.

Un poco de avance rápido y tenemos los 3 grandes: el VO2máx, UL, y EC y luego algunas otras variables que se arrojaron ocasionalmente para determinar el rendimiento. Esto quedó traducido a entrenadores intrépidos en busca de una ventaja. Fue el comienzo de la era de la Ciencia. Fue muy interesante hacer cosas “cienci”, y nos ofreció un mundo de posibilidades. Todo el mundo estaba buscando el siguiente límite, por lo que la ciencia se convirtió en eso.

Fue entonces cuando se tradujo al mundo de los entrenadores. Con el libro de Coe y de Martin en la década de 1980, Con Daniels 'Oxygen Power' siguiéndolo, y muchos otros, se convirtió en lo que había que hacer. La promesa de explicar el rendimiento en una fórmula ordenada y ser capaz de hacer al entrenamiento casi un modelo matemático era demasiado tentadora como para dejarla pasar.

El modelo es, pues, parte de nuestra noción humana de querer compartimentar, nuestra necesidad de estructura, y nuestra visión de la Ciencia como el paso próximo y final para resolver todos nuestros problemas. El fundamento básico y la premisa de los modelos se rompen sin embargo.


Divagando, ¿y qué?

No es que los entrenamientos sean malos. No es que no debemos correr en el umbral o a ritmo de 3k, o más rápido. Es que el modelo es malo. El modelo está roto. Y si se sigue estrictamente el modelo, se pierden un montón de dulces estímulos que necesitan ser tocados. También pierde una cosa que es esencial para el entrenamiento: la creatividad. En su lugar, se convierte en un sistema “enchufar y tocar” que desalienta la creatividad y la innovación.

Espero que a través de este incoherente lío usted obtenga un par de cosas. Si todo falla, espero que eso le lleve a dar un paso atrás, pensar, y preguntarse.

¿Pero qué diablos hacemos con ello, si hago esta afirmación de que el modelo está roto? Después de todo no puedo sentarme aquí y romper algo abajo sin sugerir una alternativa.

Esa es la parte 2…


Acerca del Autor.

Steve Magness es actualmente Entrenador en Jefe en Carrera a Campo Traviesa en la Universidad de Houston, tanto para hombres como mujeres. Además, entrena a los corredores profesionales Jackie Areson (4:12-1500,15:14-5 k), Hall Sara, y Tommy Schmitz (1:49 / 3:39).

A partir de 2011 y hasta los Juegos Olímpicos de 2012 fue entrenador asistente para el Proyecto Nike Oregon, donde ayudó con corredores como Mo Farah, quien fue doble campeón olímpico en 5 k y 10k. Mientras estuvo allí, quedó a cargo de entrenar a la corredora de obstáculos Lindsay Allen, el corredor de milla irlandés Ciaran O'Lionaird (1:48 y 3:54 en la milla indoor) y la corredora de 5k Jackie Areson.

Terminó su maestría en Ciencias del Ejercicio de la Universidad de George Mason en 2010. También incursionó en la escritura, como se puede ver en este blog. Ha escrito artículos para la revista Running Times, Competitor magazine, New Studies in Athletics y varias revistas científicas con crítica de pares, entre ellas el International Journal of Athletic Training & Therapy. Ha publicado artículos en Runners World y la revista Outside.

Su web: http://www.scienceofrunning.com/


Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Imagen de Portada: por © Marie-Lan Nguyen / Wikimedia Commons / CC-BY 3.0, via Wikimedia Commons, http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Men_1500_m_French_Athletics_Championships_2013_t165648.jpg

This article has 8 Comments

  1. Muy interesante el artículo. Espero que pronto publiques la segunda parte, porque su razonamiento tiene sentido si da una alternativa. Un saludo

    1. Jaja! Sí Pedro, es algo así. Creo que la opción va por el lado de pensar menos en los aspectos fisiológicos y un poco más en los distintos ritmos de entrenamiento. De todos modos subiré otros artículos en los que Magness toca este tema, sin ser especificamente la segunda parte de este.

  2. También deciros que es la mejor web que conozco sobre los diferentes métodos de entrenamientos. Gracias a vosotros he aprendido mucho.

    Un saludo

  3. El tema que propone Magness es de mucha lógica. En estos momentos estoy modificando mi método de entrenamiento con algún fondista (de 10.000m) que entreno….. "estímulos" o sea no insistir hasta la saciedad con entrenos largos sino provocar varios estímulos durante el ciclo semanal mezclado con la sesión propiamente dicha de fondista,  por ejemplo una sesión  intervalo de 12x 200m o 10x300m o 8x400m incluso de 25x100m ( variar cada semana) como veis no son muchas repeticiones porque si no seria muy parecido a un entrenamiento largo sino simplemente crear un estimulo. Otra sesión 18 km entre 4' y 4'10'' el km. este ya es una sesión mas especifica de fondista, otra sesión  8 x 150 m subidas este es otro "estimulo" . Otra sesión especifica:  2 x 5000m. Otra sesión de estimulo: 1x2000m y 1x1000m al 90% . Lo que estoy viendo en el transcurso de un par de semanas introduciendo estímulos no fatigantes, compruebo que el atleta se desenvuelve con mas frescura, con mejor animo, es como si los estímulos alegraran su estética de atleta. En verdad lo que si es cierto y no cabe duda es que hay mucha variabilidad de zancada y de marchas porque en los estímulos no pretendes resistencia sino simplemente estimular variar la actividad del cuerpo de su perenne entrenamiento de fondista.

    1. Interesante Jaime! Después contanos cómo te fue, qué resultados consigieron.

      A propósito qué tiempos competitivos tiene tu atleta en los 10km? Porque para pasar a 4′ y 4’10» el km en una sesión de 18 km debe andar fuerte! Te felicito!

      Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *