Odisea al Espacio.

PortadaEl año pasado estuve muy abocado a la lectura de la Ciencia Ficción, un género al que no le había prestado demasiada atención antes. Herbert, Dick, Bradbury, Asimov, Clark y algunos otros desfilaron con sus entelequias ante mis ojos: la especie humana ante el cambio, ante el “qué pasaría si”, mundos posibles, problemas y soluciones siempre con una escritura que sin ser real, resulta verosímil.

La humanidad, está “avanzando” hacia un futuro que se presenta bastante gris. Una maquinaria productiva que fomenta un crecimiento sin límites, con recursos (los de nuestro planeta) que son finitos. Esto no parece resistir el menor análisis lógico. Si en un futuro algo lejano, esto no cambia y todo pasa de gris a negro, la conquista del espacio podría llegar a resultar la única solución a esta falta de recursos. Pero bueno, me estoy desviando, y no es este el lugar para hacerlo. Esta es una web sobre ejercicio físico y deporte y la curiosa nota de este artículo es sobre el ejercicio físico en el espacio.


¿Por Qué es Importante el Ejercicio en el Espacio?

En la Tierra, la gravedad opera en contra de nuestros músculos y huesos cada vez que nos movemos. Esto hace que nuestro cuerpo mantenga la suficiente masa muscular y ósea para sostener nuestro propio peso. En el entorno de ingravidez del espacio, donde la fuerza relativa de la gravedad es insignificante, los astronautas pierden masa muscular y densidad ósea, ya que no la requieren para soportar su peso.

El doctor Robert Fitts de la Universidad de Marquette determinó que, luego de 6 meses en el espacio, la capacidad de trabajo se puede reducir hasta en un 40%, lo que disminuiría temporalmente la capacidad de un astronauta al regresar a la tierra a la de una persona de 80 años.

Efectos de la Ingravidez en el Espacio:

http://mundo.sputniknews.com/infografia/20110416/148724312.html

Si bien los astronautas recuperan al regresar gradualmente esa masa muscular y ósea, es importante que mantengan lo más posible sus capacidades físicas en el espacio, para ser capaces de realizar actividades en él, tales como caminatas espaciales y procedimientos de emergencia durante el aterrizaje.

Esto solo es posible a través de un programa regular de ejercicios en el espacio.

Este programa es como cualquier programa de ejercicios en el Planeta Tierra, pero debido a la ingravidez espacial, no con muchos de los medios que se usan en un gimnasio convencional, sino con aparatos adaptados o diseñados para sortear este problema.

El aparato estrella de la NASA para el entrenamiento físico en el espacio es el ARED (Aparato Avanzado de Ejercicio de Resistencia). El ARED emplea cilindros de vacío para aplicar una carga de hasta 272 kilos a un bar, para que los astronautas puedan realizar elevación de talones, sentadillas, peso muerto y otros ejercicios para fortalecer los músculos en el espacio. Este dispositivo imita con bastante precisión el levantamiento de pesas en la Tierra.

Sentadillas Con Las Piernas Hacia Arriba y la Cabeza Hacia Abajo, un gran ejercicio (para hacer en el espacio)

Además del ARED, para el trabajo cardiovascular se utiliza también un cicloergómetro, en el que el astronauta utiliza pedales de clip, un soporte para la espalda y unos manubrios al costado para asegurarse a la máquina. Asiento no necesita, ya que el astronauta flota.

También para el trabajo orientado a lo cardiovascular se utiliza una cinta de correr, que está provista de un sistema de bungee y arnés para asegurar al astronauta a la misma. Amortiguadores auxiliares unidos a cada lado de la cinta y al arnés, aplican una carga a los hombros y las caderas, basada en el peso corporal del astronauta. Esta carga va variando a lo largo de la misión, comenzando en alrededor del 60% del peso corporal del astronauta y luego elevándose al 80% y al 100% a medida que pasan los días en el espacio.

La versión de entrenamiento “bajo costo” rusa implica el uso de bandas elásticas, como lo muestra el siguiente video del cosmonauta Yuri Usachev:


¿Sabías?

La astronauta Sunita Williams de la NASA completó el primer triatlón en el espacio el 16 de septiembre 2012. Por supuesto con Récord Mundial, perdón Récord Espacial ;).


Acerca del Autor.

Juan Ignacio Arenillas, nacido en Buenos Aires en 1970, es uno de los secretos mejor guardados del deporte argentino (no lo conoce nadie). Recibido de Profesor de Educación Física en el INEF Romero Brest, se dedicó de inmediato a cualquier tipo de trabajo (siempre dentro de los límites de la decencia) que garantizara su subsistencia: dio clases de natación, animó fiestas infantiles, fue suplente en escuelas y monitor en viajes estudiantiles, entre otras muchas cosas para el olvido.

Continuó con estudios exageradamente variados en cursos, profesiones y oficios: Entrenador de Atletismo, Taller de Literatura, Investigación Científico Deportiva, Dirección de Cine, Entrenador de Triatlón, Carpintería, Computación, Timonel a Vela, etc.

Durante 15 años trabajó en la Secretaría de Deporte de la Nación, aunque jamás pisó la sede central y siempre (y por el bien del deporte nacional) fue mantenido en la filial de Ezeiza, en donde también se dedicó a hacer más o menos lo que se le mandase con más voluntad que ingenio. De esos años de gloria queda apenas el recuerdo de haber ser sido el ideólogo del Programa Nacer, tal y como hoy se lo conoce, como programa de entrenamiento en pruebas de fondo para personas con discapacidad mental.

Paralelamente durante esos años se dedicó a entrenar triatletas y fondistas, la gran mayoría amigos dispuestos a aceptar un mal plan a cambio de un magro pago.

En el año 2000 y, recomendado por un amigo (cuando no), le llega la primera gran oportunidad como Preparador Físico en el profesionalismo: una liga metropolitana en un deporte hasta entonces para él casi desconocido: el voleibol. Cinco años le llevó alcanzar un nivel de Liga Nacional y apenas unos pocos meses para irse al descenso en ese mismo 2005 con el Club Monteros de Tucumán.

A mediados del año 2008 y cansado ya de la falta de éxitos en su país, decide aceptar una oferta para continuar su derrotero (nunca mejor empleado el juego de palabras) en Europa, más precisamente en Austria como Preparador Físico del hotVolleys de Viena y de la Selección Nacional. El Voleibol le insistía. Allí continúa hasta el día de hoy, como Preparador Físico en la Selección, habiéndose ganado un reconocimiento excesivo a base de todo tipo de imposturas.

Por lo demás, es dueño, redactor y traductor del sitio entrenamiento-total, web que tiene como objetivos exclusivos la autopromoción y el narcisismo. Pero de esto ustedes ya se habrán dado cuenta…

Imagen de Portada por NASA's Marshall Space Flight Center vía Flickr: https://www.flickr.com/photos/nasamarshall/5809939090

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.