Periodización de la Resistencia para el Mundo Real I: Patrones de Carga.


Después de chocar contra un muro en mi rodada de mantenimiento de hoy, luego de un fin de semana bastante agotador (6 horas el sábado con 2.5hrs de carrera extensiva estable-moderada y 02:20 el domingo, con 1:30 estable), me hizo pensar acerca de con que poca frecuencia he experimentado este nivel de fatiga esta temporada frente a mis años anteriores + de 10 en el deporte. Sentir este nivel de fatiga se ha convertido en una rareza para mí, ya que he empezado a adoptar plenamente el principio fundamental de Gordo que la moderación (es decir, dejar siempre algo en el tanque) conduce a la coherencia. 

Una cuestión interesante relacionada con lo anterior: Estoy en 17 ceros (días sin entrenamiento) en lo que va del año (8 meses). El año pasado tuve un gran total de 87 para 12 meses. ¡Hay algo de moderación en esto! 

Siento, en base a mi propia experiencia tanto como entrenador y atleta, que el nivel de fatiga que estoy sintiendo en este momento es casi “la norma” para los atletas que entrenan en serio. Este es un gran error y en mi opinión es uno de los factores clave que separan a los buenos atletas del grupo de edad y neo-profesionales de los mejores en el deporte. Como en la mayoría de las cosas, hay un tiempo y una época para ponerse a prueba. Sin embargo, hacerlo cada semana limitará seriamente su desarrollo como deportista. Pensé que podría ser útil para los atletas que se entrenan a sí mismos de por ahí si les indico el método que uso con mis propios atletas en el desarrollo de un protocolo sensible, de carga progresiva.

Aquellos que estén familiarizados con el patrón de carga semanal tradicional de Bompa, reconocerán la siguiente tabla: 

La carga de trabajo (volumen o intensidad) se incrementa progresivamente durante 3 semanas seguidas de 1 semana de descarga. 

En mi opinión, para todos, a excepción de la mayoría de los atletas consistentes de la élite, es un error utilizar cualquier protocolo de carga durante principios del período preparatorio, ya que la fatiga acumulada de repetir la semana básica es un estímulo suficiente para provocar la mejora en el comienzo de la temporada. Por esta razón, normalmente utilizo con mis atletas un protocolo de carga plana 2:1 o 3:1 en el comienzo de la temporada: 

DESPUÉS que el atleta tiene su semana básica marcada (y varios ciclos repetidos, sin poner en peligro su mantenimiento aeróbico / sesiones de testeo durante sus semanas de recuperación), es posible incluir una sesión más difícil durante la última semana de carga. 

En la parte media de la temporada, estas “sesiones reto” serán un desafío desde la perspectiva de la resistencia, por lo tanto el patrón de volumen en el transcurso del mesociclo se verá así: 

En la última parte de la temporada, estas sesiones serán más difíciles desde la perspectiva de la intensidad (con respecto a la intensidad de carrera del atleta). Así, mientras que el volumen (y el patrón de la semana) pueden permanecer constantes, la adición de series más duras a la sesión principal del fin de semana, puede dar lugar a un patrón de carga del mesociclo que se parece más a: 

Es importante señalar que, aunque estas sesiones pueden ser un poco más difíciles que la sesión más dura de la semana básica actual, no son tan arduas como para comprometer la semana de recuperación. En la semana de recuperación, me gusta probar una sesión de mantenimiento a media semana y una sesión de testeo a finales de la semana. Si la sesión de mantenimiento se ha completado sin incidentes, voy a considerar la posibilidad de la “sesión de desafío” una “sesión clave” normal para la semana básica del atleta en el próximo ciclo. Si la sesión de mantenimiento a mediados de semana se ve comprometida (como lo fue para mí esta semana), esto proporciona información clara de que la sesión fue demasiado. En cualquier caso, es imperativo que el atleta esté lo suficientemente fresco como para su sesión de testeo a finales de la semana. 

Esta forma de “periodización del mundo real” no requiere ninguna predicción matemática complicada de lo que el atleta “debería” ser capaz de tolerar en una fecha determinada. Por el contrario, se encuentra con el atleta en donde está y le pide que intente un poco más. He encontrado esto muy razonable, un enfoque realista que, lo que es más importante aún, funciona a largo plazo.


Acerca del Autor.

¿Quién soy yo? Entrenador / atleta, pero eso ya lo sabe. Para las cosas importantes, creo que el legendario profesor Tim Noakes (sin saberlo) me describe mucho mejor de lo que yo jamás podría, cuando (hablando de sí mismo), dice: "He llegado a aceptar que, al igual que un buen número de corredores, comparto los rasgos emocionales y de personalidad que William Sheldon (1945) atribuye a los que llamó ectomorfos y cuyo cuerpo se asemeja a las de los corredores de fondo … un amor de la vida privada, un deseo abrumador de soledad, la incapacidad para relajarse y conversar en compañía , una preocupación excesiva por la salud física, patrones típicos de comportamiento mental que incluyen soñar despierto, distracción, indecisión e incapacidad para tomar decisiones… La eterna búsqueda del ectomorfo es comprender los enigmas de la vida". Si le pregunta a la gente más cercana a mí, le diría que esto lo resume bastante bien. Información adicional puede encontrarse en los tomos de la filosofía estoica o en la letra a la canción de Weezer "Pork and Beans";-)

http://alancouzens.blogspot.com/

http://www.endurancecorner.com


Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

This article has 2 Comments

    1. Hola Antonio! Sí, disculpas. Al cambiar el sitio web de servidor, algunas imágenes perdieron el link. De este artículo y de la parte 2 ya está solucionado. Si encontrás otros artículos viejos sin imágenes, no tenés más que avisarme.

      Saludos,

      Juan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *