Periodización de la Resistencia para el Mundo Real III: La Fase de Preparación Específica.


A medida que se deshiela la nieve y se acerca la primavera, pensé que podría ser oportuno si tiro una entrada de blog sobre la fase de entrenamiento Preparatoria Específica. La mayoría de las personas que apuntan a una carrera al final del verano, probablemente se estén preparando para entrar en esta muy importante fase del entrenamiento. 

Muchos de ustedes estarán familiarizados con una tabla similar a la de abajo que describe el proceso general de la periodización, como indica Tudor Bompa en su excelente libro, "Teoría y Metodología del Entrenamiento". 

Como puede ver, durante la fase de preparación específica del entrenamiento, la tendencia general es un aumento en la intensidad del entrenamiento, mientras que el volumen de entrenamiento es ligeramente aumentado o mantenido. Es importante señalar, que para los atletas de resistencia, no es hasta el final de la fase de preparación específica y la transición a la fase de preparación de la carrera que el volumen empieza a tomar el “asiento trasero” a la intensidad. Para atletas de ultra resistencia, esto es aún más pronunciado y para los atletas principiantes a intermedios de ultra resistencia puede que nunca sea apropiado sacrificar su desarrollo progresivo del volumen con el fin de resaltar la intensidad. 


Métodos de Entrenamiento:
 
* Mayor énfasis en la sobrecarga a través de la intensidad del entrenamiento (para atletas de resistencia, esto significa trabajo más intenso de resistencia – especialmente trabajo moderadamente duro dentro y alrededor de VT1).

* Mantenimiento o ligero aumento del volumen de entrenamiento.

Aquí es donde un montón de gente va mal con la parte de preparación específica de sus años de entrenamiento. 


Demasiadas Carreras “A”.

Tuve la suerte de crecer en el mundo de la natación de élite, donde “rasurar” para una carrera hace una diferencia grande para sus competencias semanales regulares de mitad de temporada. Esta diferencia de enfoque a menudo se equipara a una diferencia de 5-7% en el rendimiento del evento “C” del nadador frente a su “A”. ¿Por qué hacerlo de esta manera? Para que no sacrifiquen el volumen de entrenamiento o la intensidad en el nombre de las carreras importantes. ¿Qué significa esto para usted? Si usted no tiene el kahuna para manejar a su compañero de entrenamiento venciéndole por 10 minutos en una carrera a mitad de temporada, entonces es mejor no correr hasta importe.


Demasiada Intensidad. 

En mi experiencia, la norma para la mayoría de los atletas de los estados donde nieva es disminuir el volumen durante el invierno debido a las limitaciones de tiempo, seguido por un período de locura inducida por el sol cuando el tiempo mejora, que se caracteriza por rodadas largas, duras con su grupo de amigos de entrenamiento y / o los obligatorios intervalados funcionales de umbral para “ayudarle a prepararse” para su cronograma de carrera más ambicioso. En otras palabras, muchos atletas van directamente de una fase de temporada de descanso / transición a una fase pre-competitiva y saltan las 2 fases que son más esenciales para su desarrollo a largo plazo como atleta: Las fases de preparación general y específica. 

Es muy fácil para los atletas en este modelo desarrollar una racionalización de que poseen un tiempo limitado y por lo tanto necesitan sacar el máximo partido “a su inversión”, centrándose en la intensidad vs el volumen. Para algunos este es el caso. La mayoría, sin embargo, cuando realmente vamos manos a la obra tienen energía limitada, no tiempo limitado. Y cuando se hace un gran retiro de la cuenta del banco de energía con un viaje largo, intenso fin de semana, es muy fácil racionalizar saltarse el entrenamiento del lunes por encontrar algo “más importante” que hacer. 

Nunca deja de sorprenderme la cantidad de entrenamiento exitoso que los atletas del grupo de edad consiguen encajar en torno a su muy exitoso trabajo y su vida familiar. Sin embargo, un banco de crecimiento progresivo de la energía es requisito previo para esto. 

Por lo tanto, ¿cuál es un volumen e intensidad adecuada para la fase de preparación específica de entrenamiento para la mayoría de los atletas GE? 

Una simple regla de oro es, no sacrificar el volumen por la intensidad hasta que esté a 10-12 semanas de una CARRERA “A” muy importante. Esto significa que si usted trata de subir la apuesta en una de las sesiones clave, pero terminan cayendo el volumen de la semana, la sesión fue muy dura. No hay razones ni excusas, no hay “si yo hubiera podido dormir una hora más, creo que podría manejarlo”, tampoco “Creo que sentí un resfrío en esta semana, en una semana normal lo podría manejar”. Si realmente se preocupa por su desarrollo a largo plazo como atleta, sea muy cauteloso y deliberado en cuanto a los momentos en que decide abandonar el volumen por la intensidad. En cuanto a mí, estas son las situaciones en que estoy dispuesto a hacer lo siguiente:

Si mis datos de entrenamiento indican que tengo una oportunidad en la ranura de Kona 
"" "" "" "" "" "" que tengo una oportunidad de podio en el GE de una carrera importante 
"" "" "" "" "" "" que tengo una oportunidad de conseguir mi tarjeta de elite. 
"" "" "" "" "" "" que tengo una oportunidad de un podio en élite. 

Eso es todo. Aparte de eso, es hacia adelante y hacia arriba. El enfoque “pico máximo aquí, pico allí, pico en todas partes" no es el modo de alcanzar su pleno potencial en el deporte. 

Para ser justos, hay otra situación en la que puede ser apropiado bajar el volumen y aumentar la intensidad y es cuando existen mesetas de rendimiento aeróbico. Me resisto a incluir esta excepción por dos razones: 

La mayoría de los atletas con los que he trabajado subestiman significativamente cuánto tiempo pueden mejorar a partir de solamente hacer trabajo aeróbico. Estamos hablando aquí de una adaptación de varios años. No hay necesidad de la velocidad hasta que usted sea un atleta muy establecido. 

La mayoría de los atletas simplemente no tienen datos para determinar cuándo está ocurriendo una meseta. El “Me siento plano, así que creo que necesito algunos ejercicios de velocidad” no es suficiente. Muéstreme los números: una meseta de varios meses en los números aeróbicos de sus series de referencia. 

Aparte de eso, siga haciendo más, siga haciéndolo más rápido y se convertirá en un mejor atleta. Tan simple como eso.


Acerca del Autor.

¿Quién soy yo? Entrenador / atleta, pero eso ya lo sabe. Para las cosas importantes, creo que el legendario profesor Tim Noakes (sin saberlo) me describe mucho mejor de lo que yo jamás podría, cuando (hablando de sí mismo), dice: "He llegado a aceptar que, al igual que un buen número de corredores, comparto los rasgos emocionales y de personalidad que William Sheldon (1945) atribuye a los que llamó ectomorfos y cuyo cuerpo se asemeja a las de los corredores de fondo … un amor de la vida privada, un deseo abrumador de soledad, la incapacidad para relajarse y conversar en compañía , una preocupación excesiva por la salud física, patrones típicos de comportamiento mental que incluyen soñar despierto, distracción, indecisión e incapacidad para tomar decisiones… La eterna búsqueda del ectomorfo es comprender los enigmas de la vida". Si le pregunta a la gente más cercana a mí, le diría que esto lo resume bastante bien. Información adicional puede encontrarse en los tomos de la filosofía estoica o en la letra a la canción de Weezer "Pork and Beans";-)

http://alancouzens.blogspot.com/

http://www.endurancecorner.com


Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *