Velocidad Parte 5: Fuerzas Para La Velocidad.

14356973010_421e8d6156_k
Imagen por Stephen Downes via Flickr

Asegúrese de revisar las 4 entregas anteriores de nuestra serie sobre velocidad:

1) Velocidad Parte1: ¿Qué Es?

2) Velocidad Parte 2: ¿Puedo Volverme Más Rápido?

3) Velocidad Parte 3: Fases de Sprint

4) Velocidad Parte 4: Las Influencias Olvidadas Sobre La Velocidad

Muy bien, ahora vayamos al tema de la sección 5: ¡Fuerzas Para La Velocidad!

Dentro de la comunidad de la velocidad hay mucho debate acerca de las fuerzas necesarias más importantes para alcanzar las más altas velocidades en el sprint.

¿Son las horizontales o las verticales?

¿Es alguna de ellas más importante durante ciertas fases de la aceleración vs fases de la velocidad final?

¿Por qué la confusión?

Echemos un vistazo tanto a las fuerzas horizontales como a las verticales y despejemos nuestras dudas sobre ambas.


Horizontal.

Investigaciones recientes han demostrado que altos niveles de aplicación de fuerza horizontal se relacionan con velocidades más altas de carreras de sprint, especialmente en la velocidad de aceleración. Las fuerzas horizontales se pueden ver bajo dos luces

  • Aquellas que nos impulsan
  • Aquellas que nos frenan

siendo esta última a menudo olvidada. Obviamente, las fuerzas horizontales positivas actuarán para impulsarnos hacia adelante, pero cada contacto con suelo es realizado con fricción y colocando el pie en relación con el CDM; esto, inherentemente, causa fuerzas horizontales de frenado.

Habiendo dicho esto, ha habido un aluvión de investigaciones recientes que muestran las contribuciones de las fuerzas e impulsos horizontales siendo los principales actores de la velocidad del sprint.

De hecho, sería seguro resumir que parece que las fuerzas horizontales son de mayor importancia para la velocidad del sprint que las fuerzas verticales: pero puede que existan algunas advertencias.


Vertical.

Hay algunas constantes en nuestra vida: los impuestos, la muerte y la GRAVEDAD por nombrar algunas.

La gravedad es la fuerza que no podemos evitar discutir, ya que siempre estará ahí y siempre jugará un papel muy importante en la velocidad del sprint. Nos guste o no, la gravedad actúa sobre todos nosotros a medida que corremos.

A medida que empujamos y nos despegamos del suelo, luchamos contra la gravedad.
A medida que nuestro centro de masa cae al suelo después de la fase de vuelo, hay que luchar contra la gravedad.
Al contactar con el suelo, tenemos que ser fuertes y resistir a plegarnos, mucho de ello tiene que ver con la gravedad.

El hecho de que nadie en la tierra pueda esconderse de la gravedad, hace que sea muy claro que durante el ciclo del sprint, hay que luchar contra las fuerzas de la gravedad y estas fuerzas son inherentemente verticales.

La popularidad de las fuerzas verticales se remonta al estudio más famoso en la historia de las carreras de velocidad: el estudio del sprint de Peter Weyand allá en el año 2000 en su famoso laboratorio SMU de sprint. Weyand y col (2000) observaron correlaciones entre las fuerzas verticales y la velocidad de sprint de 33 sujetos. Encontraron que las fuerzas verticales resultaron significativamente mayores en los corredores más rápidos que los más lentos (7).

Desde ahí en más, este estudio ha sido la columna vertebral para el lado de la fuerza vertical, pero también hay que darse cuenta de que el coeficiente de correlación entre la fuerza vertical y la velocidad de carrera sólo fue del (r = 0,39), lo que se considera bajo en la mayoría de los estándares. Además los investigadores NO testearon las fuerzas horizontales, así que no había medidas comparativas.

Sin embargo, es innegable que las fuerzas verticales juegan un papel en el rendimiento del sprint.


Velocidad de Aceleración vs Velocidad Final.

Parece que tanto las fuerzas horizontales como las verticales desempeñan un papel en la velocidad del sprint, ¿pero tienen las diferentes fases de las carreras de velocidad (aceleración vs velocidad final) diferentes niveles de importancia horizontal vs vertical?

Aceleración.

Vamos a desglosar algunos estudios y ver lo que dice la literatura…

Buchheit y col (5) analizaron las fuerzas horizontales de 86 jugadores jóvenes de fútbol de elite durante el sprint. Los investigadores encontraron que la fuerza horizontal se correlacionó significativamente con la velocidad de aceleración (10 m), pero no con la velocidad máxima de las carreras de velocidad, lo que sugiere que las fuerzas horizontales pueden ser más importantes para el desempeño del rendimiento en la aceleración que del rendimiento en la velocidad máxima.

Morin y col (4) observaron diferentes fases de un sprint de 40 metros. Los investigadores encontraron que el impulso horizontal neto y el impulso horizontal propulsor estuvieron fuertemente correlacionados con el rendimiento en carreras de velocidad en el sprint de 40m, mientras que los impulsos verticales no lo estuvieron (4). Ahora, el sprint de 40m es una combinación de aceleración y velocidad de punta, pero la mayoría argumentará que el rendimiento en la aceleración es probablemente más importante que el de la velocidad de punta.

Hace casi 30 años Mero (1988) analizó los sprints de los velocistas de élite finlandeses por más de 10m desde un comienzo de bloque. Mero encontró un par de importantes pepitas. En primer lugar, durante el primer contacto del pie, a pesar de que el pie aterrizó detrás del CDM en más de 10 cm, todavía quedaban fuerzas de frenado horizontales que superar. Así que incluso un ángulo positivo de contacto del pie por DETRÁS del CDM aún resultó en fuerzas horizontales de frenado, demostrando que sin importar lo que pase, habrá fuerzas horizontales para ser superadas.

Fricción = necesidad de superar las fuerzas horizontales = desaceleración.

En segundo lugar, Mero encontró una correlación entre las fuerzas horizontales en el primer paso y a los 10m de velocidad del sprint. Estas mismas correlaciones, sin embargo, no se encontraron en lo que respecta a las fuerzas verticales (3).

De Lacey y col. (2014) estudiaron a 39 jugadores de rugby de la Liga Nacional de Rugby. Observaron los sprints de 10m y 40m sobre una caminadora no motorizada y compararon las diferencias entre los backs y los forwards. Encontraron que los jugadores más rápidos producen significativamente mayor fuerza y potencia horizontal relativa. Los investigadores concluyeron que el desarrollo de la fuerza y la potencia en la dirección horizontal puede ser beneficiosa para mejorar el rendimiento del sprint de jugadores de la liga de rugby profesional (6).


Velocidad Final.

Morin y col (2) analizaron 13 sujetos masculinos con diferentes niveles de rendimiento de sprint que iban desde principiante hasta un rendimiento de clase mundial. Los investigadores encontraron que la velocidad pico en las carreras de velocidad se relaciona tanto con las fuerzas verticales como con las horizontales, pero la correlación con las horizontales fue más fuerte (r = 0,59 vs r = 0,79).

Ya revisamos a Weyand y col. (2000) y este sigue siendo el trabajo de investigación de referencia para el grupo de las fuerzas verticales.

Brughelli y col (1) observaron a 16 jugadores de fútbol australiano de alto nivel, que corrieron sobre una caminadora de fuerza Woodway a una velocidad que fue desde el 40 hasta el 100% de la velocidad máxima de sprint. Los investigadores encontraron que a medida que la velocidad se incrementaba del 40 al 60%, el pico de las fuerzas verticales y horizontales aumentó en un 14,3% y un 34,4%, respectivamente. Pero a medida que los sujetos aumentaron la velocidad de velocidad del 60 al 80%, los cambios en el pico de las fuerzas verticales y horizontales fueron del 1,0% y el 21,0% respectivamente. Por último, cuando los sujetos aumentaron la velocidad del sprint del 80 al 100%, los cambios en el pico de las fuerzas verticales y horizontales fueron del 2,0% y el 24,3%. En general, los investigadores concluyeron que parecería que el aumento de la velocidad máxima del sprint puede ser más dependiente de la producción de fuerza horizontal que de la producción de fuerza vertical (1)

Kale y col. (2009) estudiaron 21 velocistas masculinos haciendo correr a estos sujetos a través de una serie de pruebas. Ellos encontraron que la capacidad de producir fuerza vertical, en forma de un salto de profundidad, fue la prueba más fuertemente correlacionada con la prueba de velocidad de sprint en los 100m. En conclusión, la potencia vertical y la fuerza en la forma del salto en profundidad era una forma efectiva para reflejar la velocidad máxima de carrera. El proceso de pensamiento de los investigadores es que esta misma fuerza vertical en el salto de profundidad, es muy aplicable a la forma de aplicación de la fuerza durante la velocidad máxima. Pero, como sabemos, correlación no es igual a causalidad (8).


Pensamientos Generales.

Correr rápido no puede ser dividido en zonas con apenas una sola fuerza o factor, la velocidad es multi-dimensional con muchos aspectos diferentes que se entrelazan. Si alguien dice que sólo se trata de una sola fuerza o factor… ¡corra, corra rápido!

El otro factor que me parece evidente, es que la acción del cuerpo es muy similar en ambas etapas: la aceleración y la velocidad de punta, y la diferencia que se observa en las fuerzas es simplemente resultado de la posición del cuerpo.

Como ha dicho Mike Young: "La aceleración es solo la velocidad máxima dada vuelta".

Las acciones del cuerpo son similares / iguales, es sólo la orientación del cuerpo en relación con el suelo la que es diferente, y aquí es donde se ven los cambios en las fuerzas.

Eche un vistazo a la aceleración de Usain Bolt en la imagen siguiente.

sprinting

Ahora incline esa foto hacia la derecha, y obtendrá lo que se parece a una mecánica de velocidad final bastante sólida.

Acceleration Tilted to Top Speed

Ahora, podríamos criticar algunas diferencias menores entre esta imagen inclinada y la perfecta mecánica de la velocidad máxima final pero, en mi opinión, las diferencias que se ven en las fuerzas son en gran parte debido a la orientación del cuerpo y el resultado natural de estas posiciones, en lugar de algo en gran medida diferente en términos de intención o acciones musculares.

82478661_wide-519694e42602388ba34abaa882d836b9ad6aace1-s6-c30

Lo interesante ahora es el primer estudio de Weyand del año 2000, la mayor parte de los entrenadores de F&A interpretaron los resultados de ese estudio como: más fuerza vertical = más velocidad, como una necesidad de aumentar la fuerza en sentadilla y peso muerto del atleta para que eso aumente la velocidad.

Bueno, sabemos que en realidad no funciona de esa manera. Sabemos que el tiempo de contacto con el suelo está por debajo de los 0.20 para la aceleración y los 0.10 para la velocidad máxima final, ni siquiera cerca del tiempo suficiente para aplicar una fuerza muscular máxima en el suelo.

Además, yo no he visto un estudio hecho de esto, pero estaría muy interesado en ver si las ganancias de fuerza en la sentadilla por detrás o el peso muerto aumentan en realidad las fuerzas verticales y / o horizontales contra el suelo.

Realmente no creo que agregar kilos sobre la sentadilla o peso muerto de un atleta realmente se traslade a mayores fuerzas contra el suelo. Sería interesante ver una correlación hecha entre estos números de fuerza en la sala de pesas y las fuerzas contra el suelo (verticales y horizontales). Creo que en los novatos puede haber una ligera relación, pero dudo mucho que en los niveles más altos de habilidad usted encuentre cualquier relación.

Esto no quiere decir que el levantamiento no sea importante, siento que mejora las cualidades de otros reinos que se transfieren a las fuerzas contra el suelo. Cosas como la rigidez, la resistencia a la deformación, la composición corporal, el reclutamiento de unidades motoras, la tasa de codificación, y la coordinación / sincronización muscular. Estos ayudará a la velocidad de diferentes maneras, pero realmente creo que no es tan simple como que más fuerza en la sala de pesas = más fuerza aplicada durante las carreras de velocidad, de lo contrario las personas más fuertes podrían también ser las más rápidas.

Eso es todo por ahora. Estén atentos para nuestra próxima entrega de acciones / actividades musculares.

¡Vaya por ellos!

    

Referencias.

1)  Brughelli, M., Cronin, J., & Chaouachi, A. (2011). Effects of running velocity on running kinetics and kinematics. The Journal of Strength & Conditioning Research, 25(4), 933-939.

3) Morin, J. B., Bourdin, M., Edouard, P., Peyrot, N., Samozino, P., & Lacour, J. R. (2012). Mechanical determinants of 100-m sprint running performance. European journal of applied physiology, 112(11), 3921-3930.

3) Mero, A. (1988). Force-time characteristics and running velocity of male sprinters during the acceleration phase of sprinting. Research Quarterly for Exercise and Sport, 59(2), 94-98.

4) Morin, J. B., Slawinski, J., Dorel, S., Couturier, A., Samozino, P., Brughelli, M., & Rabita, G. (2015). Acceleration capability in elite sprinters and ground impulse: Push more, brake less?. Journal of biomechanics.

5) Buchheit, M., Samozino, P., Glynn, J. A., Michael, B. S., Al Haddad, H., Mendez-Villanueva, A., & Morin, J. B. (2014). Mechanical determinants of acceleration and maximal sprinting speed in highly trained young soccer players. Journal of sports sciences, 32(20), 1906-1913.

6) De Lacey, J., Brughelli, M. E., McGuigan, M. R., & Hansen, K. T. (2014). Strength, Speed and Power Characteristics of Elite Rugby League Players. The Journal of Strength & Conditioning Research, 28(8), 2372-2375.

7) Weyand, P. G., Sternlight, D. B., Bellizzi, M. J., & Wright, S. (2000). Faster top running speeds are achieved with greater ground forces not more rapid leg movements. Journal of applied physiology, 89(5), 1991-1999.

8)  Kale, M., Asçi, A., Bayrak, C., & Açikada, C. (2009). Relationships among jumping performances and sprint parameters during maximum speed phase in sprinters. The Journal of Strength & Conditioning Research, 23(8), 2272-2279.


Acerca del Autor.

Michael Zweifel es un Entrenador Especialista en Fuerza y Acondicionamiento certificado a través de la National Strength and Conditioning Association (NSCA).
 
Ha hecho una pasantía previa en la Universidad de Minnesota, en su programa de fuerza y acondicionamiento, y entrenado a muchos atletas en los últimos años, dirigiendo campamentos de rendimiento deportivo juvenil, y entrenado en baloncesto, fútbol americano y atletismo en distintos niveles durante los últimos 5 años. Actualmente lleva adelante el Sports Performance Programs at Bases Loaded Academy y el Clarke University Baseball Pitchers Strength and Conditioning Program. Jugó al fútbol en la universidad e incluso tuvo una prueba con los Empacadores de Green Bay.

Se lo puede encontrar en la red en http://bbaperformance.blogspot.co.at/.

Traducido por Juan Ignacio Arenillas con autorización del autor.

Imagen de Portada: por Stephen Downes vía Flickr: https://www.flickr.com/photos/stephen_downes/14356973010/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *